Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Sudamérica » Uruguay » Montevideo » Uruguay, país pequeño, corazón grande

Relato de viaje a Montevideo - Uruguay, país pequeño, corazón grande

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Montevideo. Si estás pensando irte de vacaciones a Montevideo, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Montevideo sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [4'5]

Accede para valorar

4,66667 / 5 (10 votos)
Usuario  
Enviado por: Nelisa (1411 lecturas)

Uruguay rima con “guay” que aquí, en España,  significa “genial, super, fantástico”. Lo digo porque para muchos, este pequeño país suramericano no evoca otra cosa que lejanas tierras de ganadería, un lindo monte que dio su nombre a la capital Montevideo, y un famoso balneario que anuncia “Prohibido no disfrutar, está Ud. En Punta del Este”. A priori, poca cosa más. Pero los uruguayos exiliados – vecinos nostálgicos y amigos entrañables – se encargan de pulir el encanto casi mítico de su tierra.             

No se cansan de hablar del nivel social y cultural de la Suiza de América (obviamente han heredado el espíritu orgulloso de los Charrúas nativos (que por cierto ya no existen). Sus recuerdos transforman Piriápolis, Punta del Diablo, Colonia del Sacramento o la fortaleza de San Miguel en lugares de ensueño que huelen a eucaliptos y saben a yerba mate. Su emoción al escuchar un tango, aunque diga que les importa un carajo, suele resultar contagiosa.              

Al final, el viaje se hace necesidad. Hay que verlo todo y probarlo todo para que la magia de las sensaciones y de las imágenes arme poquito a poquito el puzzle de los recuerdos. Aquí un beso robado entre las fachadas multicolores del barrio Reus en Montevideo, aquá una comilona en una estancia donde el europeo descubre el sabor de la carne asada, un puestito con agua caliente para rellenar el termo del mate.             

El viajero almacena en su memoria la singularidad los paisajes naturales, urbanos y humanos. Una, dos tres, miles de palmeras ondulando en un mar de prados en el departamento de Rocha (las mismas palmeras que reaparecen en los cuadros del pintor Jorge Paéz Vilaró); el mundo onírico de Casapueblo creado por Carlos Paéz Vilaró, el hermano del pintor previamente citado. En el pueblo blanco instalado sobre el lomo de Punta Ballena, se entrelazan las curvas femeninas de las terrazas y las siluetas fálicas de las chimeneas erguidas. 

Hay que mencionar también el espejismo de la Playa de los Botes en La Paloma donde los pescadores vuelven a tierra cargados con pequeños tiburones que no asusten a nadie. Sobretodo, están las pinturas murales de San Gregorio de Polanco donde el arte ha sellado con éxito el nuevo destino turístico de un pueblo económicamente deprimido. Si sólo hay tiempo para una excursión, es la que os recomiendo a todos. Aquí va una dirección electrónica con algunas fotos nuestras para que os deis cuenta de lo sensacional que es: http://www.nelsonsouto.com/145san_gregorio_de_polanco.htm ).             

Sigue leyendo :

Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Comentarios

  • Avatar de gerardosil lunes, 14 de diciembre de 2009 gerardosil dice:

    Este diario es como un poema disfrazado de narración, gracias por decir tantas cosas lindas de mi tierra querida, un abrazo!

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por MontevideoViajes a Montevideo

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela