Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Sudamérica » Chile » Valparaíso » Subiendo y viajando por Valparaíso

Relato de viaje a Valparaíso - Subiendo y viajando por Valparaíso

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Valparaíso. Si estás pensando irte de vacaciones a Valparaíso, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Valparaíso sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [5]

Accede para valorar

4 / 5 (8 votos)
Usuario  
Enviado por: Huevo72 (2690 lecturas)

Valparaíso, ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es célebre por sus casa en los cerros que se levantan junto al mar, por su alocada arquitectura, por sus estrechos callejones y escaleras, por su agitada bohemia, por ser refugio de marineros, poetas e intelectuales, pero su postal más característica son sus ascensores trepando sus cerros. Estos históricos funiculares además de facilitar el ascenso a las partes altas de la ciudad y entregar magníficas vistas de la bahía de Valparaíso también cuentan la historia de la urbe de modo que al visitarlos uno a uno se puede ir descubriendo cada rincón de este puerto que “no se puede vivir sin conocerlo”. 

Quince son los ascensores funiculares distribuidos a lo largo del anfiteatro natural que constituyen los cerros de Valparaíso, todo ellos declarados monumentos nacionales (MN). Doce se encuentran actualmente en funcionamiento y existen planes de recuperación patrimonial sobre los otros tres, algunos permiten el acceso a zonas de interés arquitectónico, hermosas iglesias y casonas del siglo XIX, otros nos llevan a espectaculares miradores de la bahía y otros sencillamente nos dan la posibilidad de conocer la vida cotidiana en los cerros porteños.

El valor del ascenso o descenso fluctúa entre los $ 100 y $ 280 pesos (aproximadamente entre 20 y 50 centavos de dólar), así que con un presupuesto de no más de diez dólares es posible recorrerlos todos. De esta forma tomé mi cámara fotográfica y me entregué a la tarea de descubrir Valparaíso desde sus ascensores o más bien dejé que los ascensores me mostraran la ciudad. De norte a sur el primero de ellos esAscensor Barón (imperdible). Se encuentra ubicado detrás del centro comercial Portal Valparaíso al inicio de la avda. Argentina, calle que cierra por el norte el plan de la ciudad sobre el curso del antiguo estero Las Delicias, actualmente canalizado en forma subterránea. Es sin lugar a dudas uno de los mejor conservados en cuanto a lo estructural (aunque al día de hoy no se encuentra en funcionamiento) y se ha convertido en una verdadera postal de la ciudad. Es, por decirlo de alguna forma, uno de los más fotogénicos pues desde los estacionamientos del centro comercial contiguo se pueden obtener magníficas imágenes de sus carros y su estación de altura.Desde su base vasta caminar doscientos metros para acceder al Muelle Barón, donde se pueden practicar deportes náuticos como kayaks de mar y velerismo.

También a un par de calles se encuentra el magnífico edificio de la Universidad Católica de Valparaíso y el pintoresco Mercado Cardonal donde se puede degustar los mejores platos de la comida tradicional porteña.Su parte alta esta contigua al magnífico mirador Barón con una sorprendente vista de la ciudad, recomendable por sobre todo a primeras horas de la mañana, y junto a este el edificio del Hospital Ferroviario que pareciera colgar de las laderas. A no más de cinco minutos de caminata ascendiendo el cerro se llega a la impresionante Iglesia San Francisco, uno de los símbolos de la ciudad construido hace ya un par de siglos con ladrillo pegado con claras de huevo.Desde el ascensor Barón recorriendo unos doscientos metros al poniente por una callejuela paralela a la avda. Argentina se llega al Ascensor Lecheros y Ascensor Larraín. Ambos están ubicados a no más de cien metros uno de otro en su parte baja, distancia que en su estación de altura aumenta a unos quinientos metros debido a la barranca que corre entre ambos cerros.
Una excelente opción de conocer la vida cotidiana porteña es ascender por el ascensor Lecheros y desde allí caminar por las escaleras y pasajes contiguos hasta alcanzar la estación de altura del vecino ascensor Larraín. En estos no más de quince minutos de caminata se pueden obtener magníficas fotografías de sus desordenadas casas colgando de los cerros.Al descender por el ascensor Larraín se accede inmediatamente a la hermosa Iglesia del Corazón de Jesús (MN) y desde allí a dos calles se encuentra el imponente edificio del Congreso Nacional, junto a este último se encuentran la Iglesia de los Doce Apóstoles (MN), el Teatro Municipal y la Plaza O’Higgins en donde los días domingo se emplaza una colorida feria de antigüedades.Avanzando unos cuatrocientos metros al poniente casi al llegar al final de la avda. Argentina se puede acceder alAscensor Polanco (único en su tipo). Polanco en es el único ascensor porteño de recorrido netamente vertical, los demás ascienden en diagonal siguiendo la gradiente del cerro, también es el único que es alzado en forma exclusivamente mecánica, en los demás el carro que asciende es jalado por el carro que desciende por el carril contrario, y además es el único con tres detenciones: en su parte baja, al medio del cerro y en una espigada torre de altura. Para subir por él se debe avanzar por un túnel que se interna al menos unos cien metros en el subsuelo del Cerro Polanco y allí tomar el ascensor que avanza entre la roca viva y sale a la superficie en lo alto de la colina.Desde la torre en su parte alta se pueden obtener estupendas imágenes de la ciudad por sobre todo luego de la puesta de sol con los cerros iluminados por las luces de sus millares de casas además de las que aportan los barcos reposando en el telón que forma el mar de fondo.Una vez hecho el recorrido por Polanco lo óptimo es regresar a la avda. Argentina y allí tomar un trolebús que vaya por avda. Colón para bajarse de este en avda. Francia. Estos trolebuses son antiguas micros de mediados del siglo pasado que funcionan como tranvías impulsados por energía eléctrica, junto a los ascensores es uno de los medios de locomoción característicos de la ciudad, su uso se encuentra ampliamente difundido por su alto valor patrimonial y por no ser contaminantes. Viajar en estos es casi como volver por un instante a los años cincuenta.Ya en la esquina de avda. Colón con avda.

Francia es necesario caminar por esta última unas dos cuadras hacia el cerro para llegar a la base del Ascensor Monjas. Dos elementos hacen a este ascensor sumamente especial. Primero sus carriles pasan literalmente por los jardines y patios de algunas casas, cuyos habitantes ya han hecho al ascensor monjas un integrante más de su familia, y en segundo lugar su estación de altura está sobre una torre separada unos veinte metros de la pared del cerro y para alcanzarla de debe cruzar una delgada pasarela peatonal.La parte alta del cerro Monjas no cuenta con miradores o edificios de interés patrimonial pero permite conocer la típica arquitectura de los cerros porteños rica en escalinatas, angostos pasajes y casa multicolores.Avanzando por entre callejones y escaleras unos trescientos metros al sur, y preguntando continuamente a los vecinos por dónde ir, se llega a la parte alta delAscensor Mariposas. Muy similar al vecino ascensor Monjas, su originalidad radica en que una parte de su trayecto pasa por debajo de la avda. Baquedano, en este sentido y para los amantes de la fotografía una excelente opción es instalarse en esta última y desde allí obtener espléndidas fotos del ascensor en el curso medio de su recorrido. Lamentablemente debo recomendar tomar ciertas precauciones por sobre todo hacia el atardecer porque en este sector abundan los grupos de muchachos bebiendo en las esquinas, en mi caso ha sido la única vez que he sentido temor de ser asaltado en Valparaíso. Debo aclarar eso si que prácticamente todos los sitios de interés patrimonial son lugares tranquilos y seguros que además cuentan con adecuada vigilancia policial.Desde la parte baja del ascensor Mariposas vasta caminar un par de cuadras al sur hasta llegar a la calle Las Heras para encontrar la estación del Ascensor Florida (Puerta de acceso a la Sebastiana ).

Sigue leyendo :

Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Subiendo y viajando por Valparaíso
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por ValparaísoViajes a Valparaíso

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela