Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Sudamérica » Chile » Valdivia » Salar de Atacama en el norte de Chile: un desierto muy lleno

Relato de viaje a Valdivia - Salar de Atacama en el norte de Chile: un desierto muy lleno

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Valdivia. Si estás pensando irte de vacaciones a Valdivia, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Valdivia sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [5]

Accede para valorar

3 / 5 (3 votos)
Usuario  
Enviado por: Maria Eugenia (2806 lecturas)

Salar de Atacama en el norte de Chile

Un desierto muy lleno.......

Así es, ya que a pesar de tratarse de un desierto está lleno de atractivos; para todos los gustos: arqueología, gastronomía, ecología, riqueza étnica, paisajes deslumbrantes, en otras palabras un mundo donde el asombro no lo dejará tranquilo.
¿Cómo llegar a este paraíso?. Muy fácil, muchas aerolíneas llegan hasta Santiago, la capital de Chile y desde allí hay vuelos locales, que en dos horas lo pondrán en la ciudad de Calama, desde allí, hay sólo 100 kilómetros hasta llegar al oasis de San Pedro de Atacama, la puerta de entrada a los encantos de uno de los salares más bellos del mundo, ubicado a los pies de la Cordillera de Los Andes. Si el presupuesto es más ajustado hay varias líneas de buses que cubren el trayecto entre Santiago y Calama, aproximadamente 18 a 20 horas de viaje, atravesando el desierto. El viaje en bus otorga además la posibilidad de observar las salitreras abandonadas.
Administrativamente, el territorio atacameño forma parte de la II Región de Antofagasta, exactamente en la Línea del Trópico de Capricornio. Caracteriza a esta región, además de sus hermosas playas, el paisaje de desierto con diversas variedades climáticas y la compleja configuración de su relieve.
En esta zona la Cordillera de Los Andes se caracteriza por su relieve volcánico, cuyo rasgo más distintivo son los conos volcánicos que se elevan a más de cinco mil metros, destacando entre ellos, el Licancabur, Llullaillaco, Miño, Paniri, Ollague, San Pedro y San Pablo y Láscar, este último en plena actividad y de ello da cuenta una fumarola que siempre lo distingue de los demás volcanes.
Para los amantes de la ascensión a este tipo de cumbres, hay en San Pedro de Atacama, varias agencias que lo pueden ayudar a organizar con seguridad su ascensión.
La ausencia de precipitaciones hace que la falta de humedad se note por lo que se recomienda el uso de protectores solares, sobre todo en las horas de exposición al sol.
El pueblo de San Pedro de Atacama, representa la cima para muchos deportistas de aventura, que desde esta localidad pueden emprender diversas travesías, en bicicleta, a caballo o a pie hacia atractivos tan disímiles como el Valle de la Luna, las Termas de Puritama, las lagunas que se ubican desde los 3 mil a mas de 4 mil metros de altura, los geisers del Tatio, los sitios arqueológicos. Los coleccionistas de piedras volcánicas acá no tendrán ningún problema para encontrar bellos trozos para sus colecciones.
Impresionantes dunas de arena, hacen del sunboard, el deporte recurrente especialmente de los más jóvenes.
Pero ¿cómo es que San Pedro de Atacama se transformó en el santuario del turismo no tradicional?. Para muchos este es un milagro que tiene un nombre propio: el jesuita belga Gustavo le Paige, fundador en 1963, del Museo Arqueológico. Con un tesón a toda prueba, Le Paige, ayudado por algunos vecinos se dedicó a desentrañar los misterios de la cultura atacameña, poniendo en valor el rico patriomonio arqueológico que existía bajo el subsuelo atacameño.
El Museo, dependiente de la Universidada Católica del Norte, exhibe el patrimonio recogido por el padre Le Paige y por otros arqueólogos que le sucedieron en esta tarea.
Conocida así como la capital arqueológica del Chile, San Pedro atrajo inicialmente a un turismo más científico que masivo.
Sin embargo en los últimos 25 años, la llegada de adelantos al pueblo, como la luz eléctrica, el teléfono y la banda ancha sumado a la pavimentación de la ruta que lo unen a Calama, permitió transformar a esta localidad atacameña en la representación más evidente del fenómeno de la globalización.
Actualmente los nativos luchan por mantener vivas sus tradiciones. Para la Semana Santa, con ocasión de la procesión de Via Crucis, los pubs, restaurantes y cyber café, debieron cerrar sus puertas por unos instantes y bajar la música, para que los fieles pudieran tener para su procesión a lo menos un poco de solemnidad.
¿Qué hacer en San Pedro de Atacama?. La oferta es variada, dependiendo las áreas de interés de los visitantes. Hay circuitos de deporte de aventura, con distintos niveles de adrenalina.
Para los que gustan del turismo cultural hay visitas a sitios arqueológicos, tours astrónomicos, visitas a lugares con flora y fauna nativa.
La cercanía con los países vecinos, Argentina y Bolivia, permite además hacer tours combinados. Y si es enemigo de los tours organizados puede hacer excursiones por libre.
Por ejemplo si se cuenta con coche se puede hacer un recorrido hasta la frontera chileno-argentina o chileno-boliviana, observando en ambos casos, lagunas y salares que muestran la flora y fauna típica del altiplano.
Para alojar, San Pedro de Atacama ofrece una gama desde los lujosos hoteles cinco estrellas, con habitaciones de varios cientos de dólares hasta una oferta masiva con precios de 20 a 90 dólares para los bolsillos mas exigentes. Y para aquellos que optan por el turismo de mochila hay campings con distintas habilitaciones y servicios y a precios módicos. Para la diversiòn nocturna, hay locales para escuchar música tìpica, jazz o simplemente bailar para eliminar las tensiones de las largas caminatas.
Para comunicarse no hay ningún problema, ya que una potente antena ofrece comunicación telefónica fija y móvil. Para quienes desean contactos electrónicos, el pueblo ofrece una decena de cabinas públicas para Internet y varios hoteles dan también este servicio a sus huéspedes.
Ahora si usted es de aquellos que no se les da este tipo de tecnologías y prefieren la comunicación estelar, las noches sanpedrinas proporcionan el mejor cielo estrellado del mundo. Además en la calle Caracoles, la principal del pueblo, hay astrónomos aficionados que le ayudaran, telescopio de por medio, a identificar sus estrellas favoritas, podrá ver la Cruz del Sur o las Tres Marias y usarlas como mensajeras. Pero si su interés por las estrellas es más científico, desde Antofagasta podrà tomar un tour para conocer el observatorio de Cerro Paranal administrado por la ESO.
La gastronomía merece un apunte especial. Es posible encontrar aquí una amplia carta de productos del mar, que ni siquiera se encuentra en las grandes ciudades, acompañada de una carta de vinos que proporciona los clásicos de la industria nacional. Pero si a usted lo que le va es lo autóctono, hay restauranes que ofrecen una carta que incluye platos sobre la base de llamo, con cereales nativos como la quínoa y especialidades con salsas típicas de productos andinos como el algarrobo y el chañar. Un plato muy recurrido en la zona es la "patasca". Una cena de estas características puede costar unos 6 a 10 dólares por persona. Mientras que en los restauranes con cartas internacionales se puede cenar a la luz de las velas con música andina en vivo por 15 a 20 dólares por persona.
Después de una ajetreada jornada de varios días de recorrer lagunas, salares y sitios arqueológicos, el cuerpo está aclimatado para el plato fuerte: los Geisers del Tatio.
La visita requiere un madrugón, ya que hay que partir como a las 4 de la mañana para estar allí bordeando las 6 cuando empieza la máxima expresión de las fumarolas de vapor y agua con temperaturas que alcanzan los 85 grados y se elevan en alturas de hasta 8 metros. Durante el viaje de regreso si hay suerte podrá observar guanacos, ñandúes, llamas y vizcachas y para reponerse, se tiene que dirigir hasta la Termas de Puritama que en sólo un par de horas dejarán su cuerpo como nuevo.
Los atractivos son tantos, que se requiere para disfrutarlos todos como mínimo una semana, Y si el objetivo es allegarse hasta Bolivia o Argentina, se necesitan a lo menos dos semanas, aunque el ideal es destinarle al menos un mes, para poder ver todo lo que aquí espera.
Respecto a la fecha más apropiada para visitar esta localidad, puede ser a lo largo de todo el año, solo que si es invierno hay que proveerse de ropa gruesa. En todo caso, si en su mochila o maleta no cupo un buen jersey de lana de guanaco o alpaca, no hay problemas ya que el mercado local, ofrece ropa de abrigo para los olvidadizos o para los que quieren llevar un recuerdo abrigadito para sus seres queridos.
Pero si de regalos se trata hay dos ferias de artesanía que ofrecen productos para todos los gustos. Y para quienes están más holgados de presupuesto, pueden detenerse algunos minutos en la orfebrería local o en el mercado del arte y llevarse muy buenos productos a precios bastante atractivos, y de manufactura ùnica.
Y no hay que olvidar a aquellos que no se consideran turistas, sino simplemente viajeros, como los miembros de este sitio. Para ellos el pueblo ofrece la posibilidad de adentrarse de lleno en la cultura atacameña. Para ello solo necesitan algo de tiempo y amabilidad para sentarse a conversar con la población nativa y escuchar como es que la etnia atacameña ha podido sobrevivir, enfrentando diversas invasiones, de ellas dan testimonio obras colosales como el Pukará de Quitor, donde los nativos en 1540 libraron una feroz batalla contra los hombres del conquistador español Pedro de Valdivia. Los soldados españoles comandados por Francisco de Aguirre, se dieron a la tarea de ocupar el Pukará de Quitor el mayor baluarte de la resistencia atacameña a las huestes españolas. La superiodidad numérica, permitieron a los españoles dar una demostración de su poderío, mandando a degollar a los vencidos.
El Museo Arqueològico es otra forma de ver como ha ido evolucionando la cultura atacameña, debe destinarle a lo menos una media mañana o una media tarde.
Hoy las invasiones resultan menos traumáticas, ya que se trata sólo de turistas, sin embargo no está demás recordar a todos los que visiten este atractivo pueblo, hacerlo en una actitud de respeto hacia la naturaleza y hacia las personas que durante miles de año han podido convivir en armonía con un medio ambiente hostil, pero de belleza y riqueza sobrecogedora.
San Pedro es el lugar apropiado para aquellos que buscan respuestas, el contacto con la tierra, la "pachamama" para los atacemños, le ayudará a ver que muchas veces la solución a los problemas es mas simple que lo que se piensa.
En suma San Pedro de Atacama, le darà la oportunidad de descubrir el Salar, sus riquezas mineras, su gente y sus paisajes inigualables.

Para mayores antecedentes visitar el sitio: www.sanpedroatacama.cl
O escribirme a buvarcl@yahoo.com

Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por ValdiviaViajes a Valdivia

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela