Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Sudamérica » Brasil » Rio de Janeiro » Brasil, infinitas sensaciones.

Relato de viaje a Rio de Janeiro - Brasil, infinitas sensaciones.

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Rio de Janeiro. Si estás pensando irte de vacaciones a Rio de Janeiro, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Rio de Janeiro sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [2'5] [4] [5]

Accede para valorar

2,4 / 5 (6 votos)
Usuario  
Enviado por: pana36 (2230 lecturas)


Verano del 2.007, rumbo a Buenos Aires. Durante más de un mes viajaré por Argentina, desde las regiones de Salta y Jujuy en el Norte hasta Tierra del Fuego en el extremo Sur. Ushuaia, la mítica y soñada Ushuaia, por ser la ciudad más austral del mundo y el fin de la Patagonia, será mi último destino. Mientras sueño en los días que me aguardan en Argentina, empieza a sonar en mi ipod “Minha Galera” de Manu Chao. Es una de mis canciones preferidas y me transporta al universo emocional de Brasil. Así que me olvido rápidamente de Argentina y mi subconsciente empieza a fluir por Brasil.

Brasil, diecisiete veces la extensión de España, es immenso, desigual y camaleónico. Pero hay rasgos que marcan a sus gentes, a los brasileños. Y esto es independiente de que sean blancos, negros o mestizos. Palabras como la saudade (próxima a la melancolía), el jeitinho (buscar un “chollo” para salvar el papeleo) o el candomblé (ritual equivalente al vudú en Haití o la santería en Cuba) forman parte de su cultura diaria. Y sus relaciones sociales más bien inestables, su pasión por la música y el baile, sus playas infinitas, sus cuerpos sensuales, sus frutas tropicales, su fútbol-samba o su propensión a la extroversión también los delatan.

Precisamente este verano se cumplen siete años que estuve en Brasil, recorriendo su Nordeste, desde Salvador de Bahía a Natal. Y ahora regresaré a Brasil desde Argentina, ni que sea por un sólo día para admirar desde el Parque Nacional de Foz de Iguazú sus famosas cataratas de Iguazú desde el lado brasileño. Esto me llena de alegría pues volveré a pisar de nuevo el país que me abrió las puertas a Sudamérica, después vino Venezuela y en camino está Argentina.

Vuelvo a escuchar la canción. Y otra vez. Y otra. Mis sentidos huyen a Brasil. Recuerdan que me enamoré del mestizaje de Salvador de Bahía, que en Morro de Sao Paulo disfruté sin ruidos ni tecnologías de la simplicidad de la vida, que en Pipa la naturaleza salvaje y su ritmo bohemio me atraparon, que en Porto de Galhinas disfruté de fiestas y amaneceres infinitos, que en Natal sus buggeiros me hicieron sentir la libertad como nunca…aquí empezó mi particular idilio con Sudamérica del cuál todavía hoy, siete años después, no he podido sustraerme. Y no creo que en el futuro tampoco pueda, sería como perder mi capacidad para continuar sintiéndome niño aún con 35 primaveras.

Llego a Buenos Aires aún soñando en mis días por Brasil. Después de tres días en la capital argentina, vuelo a Puerto Iguazú. Visito las cataratas de Iguazú desde el lado argentino y al día siguiente cruzo la frontera en bus para visitarlas desde el lado brasileño. Ya estoy por fin en Brasil para admirar su joya natural más preciada que aún tenía pendiente: las cataratas de Iguazú, que en indio significan “Grandes Aguas”. Leí en una guía, no me acuerdo cual, que Eleanor Roosevelt dijo una vez que a su lado las cataratas del Niágara parecían un chorrillo de agua. Y en verdad no le faltaba ni un ápice de razón.

Sigue leyendo :

Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por Rio de JaneiroViajes a Rio de Janeiro

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela