Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Sudamérica » Argentina » Ushuaia » TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA

Relato de viaje a Ushuaia - TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Ushuaia. Si estás pensando irte de vacaciones a Ushuaia, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Ushuaia sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [4'5]

Accede para valorar

4,5 / 5 (2 votos)
Usuario  
Enviado por: vinsen (1233 lecturas)

MÁS AVENTURAS EN www.vinsen.es mi blog, sin publicidad ni cosas raras je je je.

TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA. Lunes 15 de diciembre de 2008
La emoción se refleja en nuestras caras al embarcar en el rompehielos Profesor Molchanov, la pequeña embarcación rusa que nos trasladará a la península Antártica. Partimos desde la ciudad más austral del planeta, llamada ciudad del fin del mundo, Ushuaia, justo después de realizar un simulacro de emergencia dadas las complicaciones que pueden surgir al navegar por estas latitudes. Inmediatamente zarpamos y recorremos el histórico canal de Beagle rumbo este con poca visibilidad por la niebla y la lluvia. Una vez cruzado el canal ponemos rumbo al sur; en estos momentos estamos en el famoso pasaje de Drake, llamado así en memoria del pirata que surcó estos mares y que se considera el segundo mar más peligroso del planeta. La travesía está siendo mucho más tranquila de lo que esperábamos, por lo menos de momento, aunque el barco no para de moverse y tenemos que recurrir a nuestra gran aliada la biodramina; gracias a ese fármaco podemos disfrutar de la observación de aves, como petreles, gaviotas, albatros y algún que otro pingüino, además de tomar el sol, que hoy se ha dejado ver.

El ambiente a bordo es muy bueno. La impresión que me da es la misma de estar en un refugio de montaña pero con muchísimas más comodidades. La comida es excelente y disponemos de barra libre las veinticuatro horas del día en el bar, donde podemos tomar infusiones, café, sopas instantáneas y fruta. La tripulación está compuesta por gente joven y con ganas de agradar, y lo consiguen. Los pasajeros somos una mezcla muy variopinta, pero con un toque especial; mis compañeros de viaje son también la mar de interesantes, todos viajeros y alguno de ellos profesores, como Demetrio que es biólogo y muestra una verdadera pasión por este viaje que seguro lo ayudara en su proyecto con los chavales de su instituto dedicado a estas tierras. También tenemos a Pilar, que, como dice ella, es la abuela del grupo y tiene tanto mundo recorrido que no sé si le quedara algo por conocer. El resto de los integrantes del grupo son, más o menos, del mismo tipo de personas; en resumen, gente muy agradable con la que se pueden compartir buenos momentos y seguro que harán que el viaje sea más ameno.

Después de cenar, acaban de confirmarnos que mañana, por fin, tras recorrer 1.000 km, desembarcaremos y aprovecharemos los largos días de luz para ver las primeras colonias de pingüinos y es posible que alguna ballena. Mañana por la tarde también podremos observar los primeros icebergs, que nos indicaran la ya pronta y esperada llegada a la península Antártica. Hoy terminamos el día viendo una película y un par de documentales, todos en inglés, ¡qué le vamos hacer!

Martes 16 de diciembre de 2008
Nos separan del puerto de Ushuaia 958 km y 41 horas de viaje. Algo más de 12 nudos, que equivalen a unos 24 km/h es la velocidad constante a la que navegamos. La tripulación nos confirma la suerte que estamos teniendo en el cruce del paso de Drake, y parece ser que las aguas seguirán estando igual de tranquilas y podremos seguir disfrutando de la travesía a pesar de la lluvia, no muy intensa, y la poca visibilidad.La vida a bordo sigue siendo relajada y amena, con numerosas visitas al bar y al puente de mando, conferencias sobre la fauna y paseos por cubierta. Todo ello nos ayuda a pasar las largas horas, y, como no, las reuniones con los compañeros acompañadas de té y café siguen siendo la tónica diaria; como dice Pilar, nos levantamos y lo tenemos todo hecho.

Sigue leyendo :

TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
TRAVESÍA PENÍNSULA ANTÁRTICA
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por UshuaiaViajes a Ushuaia

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela