Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Sudamérica » Argentina » San Carlos de Bariloche » Y de repente... Bariloche

Relato de viaje a San Carlos de Bariloche - Y de repente... Bariloche

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a San Carlos de Bariloche. Si estás pensando irte de vacaciones a San Carlos de Bariloche, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a San Carlos de Bariloche sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [4'5]

Accede para valorar

4,92778 / 5 (15 votos)
Usuario  
Enviado por: vayamundos (1386 lecturas)

"En estas latitudes todo excita la emoción, unas veces la triste aridez de las planicies, otras el aspecto caótico de las montañas y, con frecuencia, entre las grandiosas escenas de la naturaleza, la majestad de las noches serenas nos conmueve hondamente". Lo decía Ramón Lista 1856-1897, en Barridos por el Viento, y no le faltaba ni un ápice de razón.

Bariloche, ubicada en la zona de transición de la estepa al bosque, se alza a los pies de la Cordillera de los Andes, lo que permite observar, en pocos kilómetros, ambientes realmente variados. El espectacular Lago Nahuel Huapi, 'isla del tigre', embellece la ciudad. Ocupa 560 kilómetros cuadrados y su profundidad máxima conocida asciende a 454 metros. Nada más llegar a esta villa turística, las ofertas se multiplican. ¿Quieres navegar ahora mismo por el Lago? La invitación era tentadora. El primer destino sería la Isla Victoria , una lonja alargada cubierta de bosques y acantilados en medio de un lago de 97 kilómetros de longitud, que atrae por su encanto ya desde la propia ciudad.

Pero antes, un recorrido de 25 kilómetros en la línea 20, sin perder de vista el Nahuel Huapi, para disfrutar y saborear la belleza del paisaje que te acompaña a izquierda y a derecha. Es ideal para recorrerlo, conocerlo y vivirlo plenamente. En primavera se muestra serpenteante a través de una ruta asfáltica encajonada en paredones amarillos de retamas. Las pintorescas casas de madera, hoy la gran mayoría reconvertidas en alojamientos turísticos de toda gama, conviven a la perfección con el paisaje y otorgan a la pequeña villa un encanto particular. El final del viaje en autobús concluye cerca del archiconocido Hotel Llao Llao , un nombre que se debe a un hongo muy común en la región que crece adherido al ñire o al cohiue, y que se traduce como dulce dulce, porque los aborígenes no conocían el adverbio muy.

El paseo en el catamarán Modesta Victoria comienza en Puerto Pañuelo , a orillas de la pintoresca y exclusiva península Llao Llao, y por un precio de 76 pesos más los correspondientes 12 pesos de entrada al Parque Nacional Nahuel Huapi. Las gaviotas ya están preparadas sobre la embarcación y así seguirán durante toda la travesía alrededor del catamarán. Esperan que algún intrépido turista les convide a una galleta sujeta con cierto temor en la mano. Es un juego repetido una y otra vez. Mayores y pequeños. Todos se divierten con el aleteo fatigoso de estas pequeñas aves que deben hacer frente a la velocidad de la embarcación y de los vientos que, en ocasiones, las hace retroceder o avanzar de forma vigorosa. Parece que no quieren despedirse de los pasajeros que parten hacia el maravilloso mundo de la Isla Victoria . Y mientras algunos juguetean con las gaviotas lanzándoles trozos de galletas, o se afanaban en sacar la mejor instantánea, otros se dirigen a proa a observar el veloz avance sobre el Nahuel Huapi o a popa para dejarse seducir por la huella de espuma y remolinos que deja la nave sobre el agua cristalina, resultado de los glaciares milenarios que esboza una secuencia permanente de sorpresas paisajísticas.

Las aguas azules del Nahuel Huapi, el verdor de la vegetación que crece en la costa y los picos nevados del cordón montañoso que sobresalen en el horizonte, deleitan la vista durante la media hora de navegación. A la distancia, la Isla Victoria rompe el espejo azul y emerge como una tentación y una promesa. Es un clásico que merece disfrutarse con delectación y no como una mera estación de paso. Es como una isla soñada, donde los bosques de arrayanes y los caminos que la dibujan realzan un paisaje ilusorio.

Sigue leyendo :

Bariloche Isla Victoria
Bariloche Isla Victoria
Bariloche Isla Victoria
Bariloche Isla Victoria
Bariloche Isla Victoria
Bariloche Isla Victoria
Bariloche Isla Victoria
Bariloche Bosque de Arrayanes
Bariloche Isla Victoria
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Comentarios

  • Avatar de entropia domingo, 11 de abril de 2010 entropia dice:

    Bariloche es como una Suiza en Argentina. Desde siempre este lugar privilegiado por su entorno natural, donde conviven montañas, ríos, bosques y esos lagos que como grandes espejos reflejan la claridad del día soleado tornándose de un azul intenso o se vuelven grises si el día así lo marca. Un lugar de una belleza inigualable, donde cuesta creer que se esta en este país tan maravilloso como es Argentina.

  • Avatar de entropia domingo, 11 de abril de 2010 entropia dice:

    Bariloche es como una Suiza en Argentina. Desde siempre este lugar privilegiado por su entorno natural, donde conviven montañas, ríos, bosques y esos lagos que como grandes espejos reflejan la claridad del día soleado tornándose de un azul intenso o se vuelven grises si el día así lo marca. Un lugar de una belleza inigualable, donde cuesta creer que se esta en este país tan maravilloso como es Argentina.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por San Carlos de BarilocheViajes a San Carlos de Bariloche

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela