Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Sudamérica » Argentina » San Carlos de Bariloche » Bariloche de lago a lago

Relato de viaje a San Carlos de Bariloche - Bariloche de lago a lago

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a San Carlos de Bariloche. Si estás pensando irte de vacaciones a San Carlos de Bariloche, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a San Carlos de Bariloche sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [4'5]

Accede para valorar

4,91608 / 5 (13 votos)
Usuario  
Enviado por: vayamundos (2135 lecturas)

El día nos iba a ofrecer uno de los paseos más bellos del país: El camino de los Siete Lagos, de majestuosos lagos de dimensiones considerables pero escasa profundidad. Y deslumbra. Y lo hace por los sucesivos paisajes que se abren a izquierda y derecha de la carretera. Es primavera y la naturaleza revive y florece como un milagro que ha estado oculto bajo la nieve. El bosque despierta lleno de colores, toda la belleza del paisaje de bosques y lagos está allí, esperando, enmarcada en el camino que enlaza Villa La Angostura con San Martín de los Andes. 400 kilómetros, la gran mayoría de ripio, de ida y vuelta, a caballo entre el Parque Nacional Nahuel Huapi y el de Lanín.

Guiados por la locución inagotable de Juan Carlos, emprendimos viaje atravesando el espectacular Nahuel Huapi. Sin perder de vista la estampa que deja este gran lago, aparece Villa La Angostura , una aldea típica de montaña tan agradable como turística. Pero lo que realmente ofrece el recorrido es naturaleza. Siguiendo la ruta, rasgan el horizonte los dos primeros lagos. Son el Correntoso, ideal para la pesca de truchas -y qué truchas-, y el Espejo, que hace honor a su nombre por la transparencia de sus aguas. Desde el perfectamente ubicado mirador panorámico se tiene la posibilidad de deleitarse con el azul de unas aguas que contrasta con la tupida vegetación que le abriga, montañas imponentes, el naranja de algunas flores y toda una paleta de colores que brinda esta naturaleza salvaje. No hay duda. La contaminación en esta latitud es inexistente. Así lo indican los termómetros del bosque, 'las barbas del diablo', una especie de musgo verde claro que se adosa a los árboles. Y está todo lleno.

Pero existe otro componente que dota a la región de una riqueza sin igual: la presencia de sus pobladores primitivos, forjadores indiscutibles de gran parte de su historia, su cultura e identidad. Son los mapuches que llegaron del Sur de Chile huyendo del miedo a que los españoles les utilizaran como esclavos. Se asentaron en ese lugar antes también de que las tierras se convirtieran en Parque Nacional. La familia Quintupuray, desde su Hostería de los Siete Lagos, ofrece a todo aquel que se detiene unas tortas fritas. No hay constancia de su historia real, ya que la lengua mapuche no tiene lengua, se basa única y exclusivamente en la fonética, lo que dificulta reconstruir sus pasos. Hoy es un pueblo que para muchos argentinos resulta conflictivo. Lástima que en un viaje de estas características, netamente turístico, sea imposible conocer el trasfondo de esta realidad.

La ruta avanza en su tramo más solitario y más auténtico hasta Traful. Las laderas que rodean el camino están pobladas por un espeso y mágico bosque milenario de coihues (árbol de lugar de agua) que compiten en altura. Las obras emprendidas para arreglar el 'carretero' en ese tramo harán más cómodo el viaje, pero perderá en encanto y hará retroceder por el impacto sonoro, aún más, a todas esas 60 especies de aves que habitan este territorio. Como el Tero-tero, que rompe el silencio con su singular canto.

Siguiendo el itinerario, después de cruzar el puente sobre el río, el camino asciende por el bosque en una cuesta pronunciada. Unos cinco kilómetros más adelante se pasa a la derecha del pequeño Lago Escondido, que también hace honor a su calificativo. A esta altura el camino ingresa en los valles de los Lagos Villarino y Falkner, separados por un angosto istmo, convirtiéndolos en los más hermosos de este trayecto. El camino permite ver el Lago Villarino desde la altura, luego desciende por el istmo y cruza el río hasta depositar a unos expectantes viajeros a los pies del lago Falkner. Es el paraíso de los pescadores; también de cualquier persona que disfrute de la naturaleza. ¡Cómo no hacerlo en ese lugar, en ese lago, en ese bosquecito!

Sigue leyendo :

Paso de Córdoba
Lagos Bariloche a San Martín de los Andes
Lagos Bariloche a San Martín de los Andes
Lagos Bariloche a San Martín de los Andes
Lagos Bariloche a San Martín de los Andes
Lagos Bariloche a San Martín de los Andes
Tortas en San Martín de los Andes
Adopción en San Martín de los Andes
Lagos Bariloche a San Martín de los Andes
Lagos Bariloche a San Martín de los Andes
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por San Carlos de BarilocheViajes a San Carlos de Bariloche

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela