Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Oriente medio » Siria » Aleppo » Aleppo, la frontera de las mil y una noche

Relato de viaje a Aleppo - Aleppo, la frontera de las mil y una noche

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Aleppo. Si estás pensando irte de vacaciones a Aleppo, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Aleppo sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [5]

Accede para valorar

4 / 5 (1 votos)
Usuario  
Enviado por: Rodríguez (1184 lecturas)

Estamos llegando a Antioquía, una de esas regiones romanas que siempre quise situar en el mapa. Una región sorprendentemente verde y donde el camino se abre a través de suaves valles y colinas. La frontera está repleta de camiones pero hay muy pocos turismos con lo que los trámites son rápidos. Ojo que las visas ya se pueden tramitar aquí directamente y apenas se tarda nada. El bus continua un poco mas de la frontera y en un cruce nos deja. Desde allí nos recoge un dolmus bien cargadito de gente y sin dejar de pisar el acelerador llegamos hasta Aleppo. El cambio con Turquía es evidente desde la frontera y en Aleppo uno tiene esa sensación de estar ya en Oriente Medio. Taxis, ruidos, gente que te da la bienvenida, vendedores ambulantes, calles sin asfaltar llenas de gente, edificios que han pasado por mejores épocas y esa mezcla de olor de las parrillas que ya están en marcha y de las shishas que empiezan a funcionar.

Es viernes o sea que la ciudad está casi paralizada. Seguimos a la gente como autómatas hasta la mezquita. No pasamos pero desde fuera se ve el patio central repleto de gente. Nos acercamos a los bazares interiores, según dicen algunos, los mejores de todo Oriente Medio, que ya es mucho decir. Están vacíos. Resulta muy curioso pasear por estos pasadizos que han visto tanta actividad a lo largo de los siglos. El intricado laberinto de calles desérticas se rompe fugazmente por algún transeúnte de camino a la mezquita. Decidimos dejar el resto para mañana. Seguro que será completamente diferente.

Desde la Gran Mezquita caminamos hasta el barrio cristiano de Al-Jdeida . Un bonito entramado de calles estrechas que recorrer esta parte de la ciudad. Conviene perderse por sus calles y visitar algunas de sus iglesias ortodoxas como la Iglesia de los 40 mártires.

El Sol se cuela por la deteriorada ventana del hostal y los primero ruidos de la vida en la calle de Aleppo se meten en nuestra habitación. Desayunamos a pie de calle, unos zumos naturales y un pasta rellena de queso y nos ponemos en marcha. Se nota que no es viernes y hay bastante mas movimiento. Hoy queremos perdernos en la ciudad antigua de Aleppo, dicen que la mejor conservada de Oriente Medio. Y empezamos entrando en el Zoco. El Zoco es un conjunto de calles cubiertas donde se concentra la actividad comercial desde hace siglos. Es un enorme Bazar lleno de tiendas que se agrupan por gremios, de preciosas puertas que abren el camino hacia tiempos lejanos y de luces que se cuelan por alguna de las bóvedas que inundan los pasillos. Perderse por este laberinto es literalmente y sin caer en el tópico retroceder a otra época. Pero quizás lo que mas me haya gustado es que no esta todavía tan contaminado por los turistas y la gente de Aleppo sigue viniendo aquí a comprar. La calle principal del Zoco es la Al-Alttarine que era antiguamente la calle principal de la ciudad de Aleppo. Se puede ir, volver, retroceder y desviarse. Y lo mejor perderse.

Y seguro que en algun momento daremos con la Gran Mezquita de Aleppo. No tan impresionante como otras de Estambul o El Cairo pero con un patio que respira algo muy especial. Hay que sentarse en el suelo y dejar que el calor del sol golpeando la piedra nos sumerge en un profundo letargo. En este patio uno se mezcla con la gente y simplemente pasa el rato mientras los fieles entran y salen. Hay muchos visitantes sirios que aprovechan para acercarse a esta gran mezquita y al menos hoy no he tenido esa sensación de ser un voyager en territorio comanche.

Sigue leyendo :

Aleppo, la frontera de las mil y una noche
Aleppo, la frontera de las mil y una noche
Aleppo, la frontera de las mil y una noche
Aleppo, la frontera de las mil y una noche
Aleppo, la frontera de las mil y una noche
Aleppo, la frontera de las mil y una noche
Aleppo, la frontera de las mil y una noche

Videos

Mezquita de Aleppo
Zoco ciudad antigua Aleppo
Zoco de Aleppo
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Comentarios

  • Avatar de Dunia jueves, 25 de marzo de 2010 Dunia dice:

    Bonito relato, Siria sigue siendo una desconocida para muchos pero los que hemos tenido suerte de rozarla con nuestros pasos, llevamos muy dentro el recuerdo de sus maravillas. Gracias Rodríguez por traer de vuelta a mi memoria, ese zoco entrañable de sillas delante del puesto de venta y la magnífica ciudadela iluminada de noche.

  • Avatar de Gortxu y Ra viernes, 26 de marzo de 2010 Gortxu y Ra dice:

    ¡Habrá que apurarse para poder verlo virgen! Y es que a veces nos sentimos como bacterias. Llegamos dos solos y nuestras huellas que fueron únicas en un breve espacio de tiempo, se multiplican y terminan tomando la ciudad y contaminándolo todo. ¡Maldito principio de indeterminación de Heisenberg!

  • Avatar de Rodríguez domingo, 28 de marzo de 2010 Rodríguez dice:

    Gracias por los comentarios! Siria todav'ia conserva esa magia que muchos viajeros buscamos aunque veremos por cuanto tiempo...

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por AleppoViajes a Aleppo

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela