Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Oriente medio » Jordania » Qasr ‘Amrah » Quseir Amra

Relato de viaje a Qasr ‘Amrah - Quseir Amra

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Qasr ‘Amrah. Si estás pensando irte de vacaciones a Qasr ‘Amrah, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Qasr ‘Amrah sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [5]

Accede para valorar

5 / 5 (1 votos)
Usuario  
Enviado por: Dunia (428 lecturas)

Cuenta una leyenda que la favorita de Abd al-Malik (684-705), el quinto califa omeya, se llamaba Maysun y era una “cristiana-siria” beduina del desierto, que odiaba la vida de la corte. Maysun se llevaba a menudo a su hijo al desierto, en dirección a Palmira, y allí ella se recuperaba de la nostalgia de su anterior vida.

Guarecidos a la sombra de las jaimas recitaban versos melancólicos de la vida nómada, y salían a cazar y a montar a caballo. Cuando el pequeño niño creció, el desierto había penetrado en lo más hondo de su corazón e incluso en su forma de hablar, ya que el príncipe recuperó el lenguaje beduino y olvidó la contaminación aramea que sufrían los omeyas en aquella época.

A partir de entonces, los califas se construyeron residencias en el desierto, que destinaban para descansar, reunirse, participar en carreras de caballos, o bien escapar de la corte y la vida sedentaria en la ciudad. Aquí nació la idea y el motivo de construcción de los Castillos del Desierto.

Situado en la Carretera de Azraq a Ammán, a 100 kilómetros al este de la capital jordana, se encuentra Quseir Amra . Fue un oasis en mitad del desierto para todos aquellos peregrinos que viajaban a La Meca desde Constantinopla. Aquí encontraban descanso y abundante caza que aseguraba exuberantes banquetes. Los califas, muy dados a las celebraciones, invitaban a los jefes beduinos, que se encargarían de vigilar y proteger de saqueos su al-badiyah (residencia del desierto).

El valor de Quseir Amra se entiende cuando contemplamos las pinturas murales que decoran el hammam (baños de vapor) y la Sala de Audiencias. Estos interesantes frescos muestran distintas figuras humanas dentro de lo que se ha descrito como “escenas festivas”, en las que aparecen campesinos, músicos, danzantes y animales. El complejo de Quseir Amra sirvió como palacete, pabellón de caza y caravasar (albergue para peregrinos y caravanas de comercio). Es uno de los más importantes también por su tamaño; originalmente estaba compuesto de un edificio principal -el único que se ha conservado- de veinte metros de largo por trece metros de ancho, junto con otros edificios menores.

Sigue leyendo :

Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por Qasr ‘AmrahViajes a Qasr ‘Amrah

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela