Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Oriente medio » Jordania » Petra » Petra y el pueblo nabateo

Relato de viaje a Petra - Petra y el pueblo nabateo

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Petra. Si estás pensando irte de vacaciones a Petra, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Petra sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [5]

Accede para valorar

5 / 5 (1 votos)
Usuario  
Enviado por: Dunia (357 lecturas)

En el Museo Arqueológico de Ammán se expone un relieve nabateo del siglo I hallado en Petra, la capital de aquel reino. Se trata de una cabeza de gorgona que conserva intactos sus rasgos: unos grandes ojos y una nariz plana y ancha destacan sobre una boca pequeña de labios carnosos. Se entrevé ligeramente el perfil de unas cejas delgadas y un mentón prominente. Su expresión decidida se ve engalanada por una abundante melena de cabellos rizados que caen en cascada. Al contemplar el arte nabateo descubrimos la delicada mezcla de estilos árabe y helenístico que llegó hasta Petra gracias a las caravanas.

El historiador griego Diodoro de Sicilia (siglo I a.C.) describió por primera vez a los nabateos como un pueblo nómada de procedencia árabe -probablemente del Yemen- que vivían de la cría de ganado y de la venta de incienso, mirra, plantas aromáticas, especias y betún del Mar Muerto (imprescindible para calafatear los barcos).

El paso de los siglos transformó el primer asentamiento beduino en un auténtico reino, con casas construidas en piedra, tierras de cultivo y grandes rebaños de ovejas, bueyes y dromedarios. Petra creció como ciudad hasta llegar a controlar todas las rutas caravaneras que atravesaban el mundo conocido desde Oriente a Occidente y que convirtieron a Petra en un estratégico lugar de paso.

Imaginaos la multitud de comerciantes llegados hasta aquí desde los más remotos lugares de la tierra; rebaños de dromedarios dispuestos para cargar con grandes cantidades de variedades exuberantes de especias, y el bullicio de los mercados que aprovisionaban de alimentos y agua a las caravanas que se adentraban en el desierto. Mercaderes, banqueros, esclavos y mujeres, provenientes de India, Yemen o el Golfo Pérsico. La algarabía de multitud de lenguas y dialectos se mezclaba en el aire con los aromas de la pimienta, la canela, el cinamomo y el áloe.

Petra fue una gran Torre de Babel, un gran mercado que mezcló pueblos y civilizaciones y que, en la actualidad, sigue ofreciendo al visitante el placer de saberse en una de las ciudades más fascinantes del planeta.

Petra y el pueblo nabateo
Petra y el pueblo nabateo
Petra y el pueblo nabateo
Petra y el pueblo nabateo
Petra y el pueblo nabateo
Petra y el pueblo nabateo
Petra y el pueblo nabateo
Petra y el pueblo nabateo
Petra y el pueblo nabateo
Tesoro de Petra
Petra
Petra y el pueblo nabateo
Petra y el pueblo nabateo
Petra y el pueblo nabateo
Petra y el pueblo nabateo
Petra y el pueblo nabateo
Petra
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela