Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Europa » Turquía » Göreme » Capadocia, más allá de las hadas

Relato de viaje a Göreme - Capadocia, más allá de las hadas

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Göreme. Si estás pensando irte de vacaciones a Göreme, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Göreme sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [5]

Accede para valorar

5 / 5 (1 votos)
Usuario  
Enviado por: Gortxu y Ra (4217 lecturas)

Góreme, 24 de febrero de 2009
Habiamos insistido hasta la saciedad preguntando si el autobús nocturno nos dejaba directamente en Góreme o no. Y la respuesta siempre había sido afirmativa. Pero nuestros temores se hicieron realidad cuando una vez llegamos a Neveshir nos dijeron que bajáramos del autobús que un "servis" nos llevaría a Góreme. No nos molestaba el transbordo sino el engaño que como viajeros siempre nos vemos sometidos allá donde vayamos. El transporte hasta Góreme no iba a ser gratuito y por eso antes tuvimos que entrar a una agencia de viajes "hasta que llegara el transporte" y mientras "aprovechamos el tiempo mostrandoos las excursiones y hoteles que podeis contratar a través de nosotros". Todas las sonrisas, amabilidad y parabienes se transformatos en ceños fruncidos y hostilidad cuando les dijimos que no queríamos contratar nada. Así que nos apartaron en una esquina mientras centraban todos sus esfuerzos en un coreano que parecía más dispuesto que nosotros. Cuando a éste le endosaron todo lo que pudieron apareció el taxista que nos llevaría a Göreme. Traslado al coreano al hotel indicado y luego nos pregunto que si teníamos algún hostal apalabrado. Como no era así, el taxista se transformó en gerente de hotel y nos ofreció enseñarnos el suyo. Resultó  ser un hotel de reciente construcción donde sólo el salón común estaba excavado en la roca. El hotel estaba limpio, las habitaciones eran amplias y el precio ajustado, 40LT, así que decidimos aceptar aunque sólo por una noche.
El señor, siempre extremadamente servicial, se prestó a ayudarnos en nuestra planificacion. Nos comentó que la ruta de los valles cercanos a Góreme podíamos realizarla por nuestra cuenta y que solo la del valle de Ihlara era necesario contratar alguna agencia por su lejanía. Lo tendríamos en cuenta. Así que sin más dilación salimos para visitar el museo al aire libre de Göreme.

Apenas eran las ocho de la mañana y los locales de comida no habían abierto por lo que no pudimos desayunar. El museo se encuentra a excasos 2 kilometros del centro y se llega fácilmente siguiendo las indicaciones. La temporada baja mantenía cerrados más de la mitad de las tiendas de recuerdos. A pesar de la fama, el precio de la entrada (15LT) se mantenía por debajo de la media, aunque para visitar la joya de la corona, la iglesia oscura, debía abonarse un suplemento de 8LT. Decían que con la intención de disminuir el número de visitas y disminuir el estres de los frescos. El museo se encuentra perfectamente señalizado y unos paneles explicativos, en la entrada de las iglesias más importantes, ayudan a que la visita sea más pedagógica. Aunque nublado la temperatura no era excesivamente baja, en torno a 3 grados. Apenas había turismo. Todas y cada una de las iglesias y viviendas habían sido excavadas en la roca. Sobre las paredes y techos habian quedado de forma perpétua las marcas de los millones de golpes que se debieron dar para oradar la roca. En su conjuto parecia más bien que las paredes habían sido mancilladas de forma decorativa pero detrás de cada marca había el esfuerzo de toda una sociedad por crear una cultura. Las cuevas dedicadas a la vida en común estaban enegrecidas por el humo de los hogares que se situaban en el centro de la misma. Todo en ellas había sido excvado. En sus paredes varios nichos de mayor o menor tamaño habían acogido a familias en su descanso nocturno. En un lado de la cavidad el suelo no había sido excavado en su totalidad, sino que dejaba una elipse de piedra. Oradaban parte de esta elipse de tan forna que la parte externa hacia de bacada, la zona oradada donde meter las piernas y la zona central de mesa. Las iglesias estaban decoradas con mayor o menor profusión. Las más sencillas tenías simples dibujos cristianos como cruces, peces o serpientes de trazos rojizos. Las más complejas estaban constituidas por impesionantes frescos muchos de ellos con las caras borradas víctimas del periodo intolerante. Algunas de esas iglesas estaban a nivel del suelo, pero, para llegar a otras, era necesario subir improvisidas escaleras de mecatubos pues se hallaban a metros de altura. Las iglesias estaban excavadas en roca como si se trataran de edificios levantdados en piedra. De hecho muchas de ellas estaban pintadas como quieriendo dar la impresion de estar construidas por bloques de piedra en vez de oradadas. Pero aún excavadas, eran fieles a la estrctura básica de las iglesias, en forma de cruz y con fuertes columnas, que en este caso no soportaban el peso de las cúpulas sino el peso de la montaña que habia sobe la cúpula. Incluso algunas de ellas tenían pequeñas ventanas o tragaluces que traían la luz al interior. Pero de entre todas ellas es la iglesia oscura la más impresionante. Fue precisamente la ausencia de ventanas y el intrincado aceso a través de un túnel lo que permitió a sus frescor perdurar en el tiempo. Una exhaustiva y trabajada restauración posterior ha conseguido dar al conjunto un aspecto impresionante. Los vivos y puros colores como los rojos y azules no han perdido su intensidad y se muestran con explendor bajo la luz de los focos. Las figuras representadas son de una calidad excelente y através de sus paredes, columnas y bóvedas se puede recorrer la historia de la biblia. Tuvimos la suerte de poder disfrutarla durante más de media hora en absoluta soledad, algo fundamental para una  iglesia que apenas tiene 15 metros cuadrados.

Tras finalizar la visita al museo al aire libre comenzamos a recorrer la curiosa orografia de Capadocia. Dos volcanes situados al este y el oeste fueron los que proveyeron de material al terreno gracias a una intensa actividad volcánica en el pasado. El aire y el agua se encargaron después de moldear la planicie durante siglos para crear lo que hoy día podemos contemplar; un paisaje que parece extraterrestre. Los numerosos valles que rodean Göreme pueden ser recorridos a pie con facilidad, y aunque no es fácil guiarse por ellos y podemos saltar de uno a otro sin darno cuenta, el castillo de Uçhisar y la montaña nos sirven de referencia para no desorientarnos y llegar con facilidad a Göreme. En esta primera incursión nos decantamos por las formaciones que quedan encima de la iglesia  Tokali que está a la salida del museo. Desde aquí es fácil ver el valle Rosa a un lado y el de Zelneal otro. El paisaje es tan extraño y lleno de detalles que es dificil describirlo. El agua a ersionado con faciidad grades zonas creado profundos barancos cuyas paredes en vez de ser profunciadas gragantas son suaves laderas de forma ondulada. Como si de un acordeón se tratase. Poco antes de llegar al valle Rosa pasamos por una planicie donde se erguian orgullosos imponentes formaciones cónicas, en cuyas puntas aún perduraban las rocas duras que habían permitido que la blanda roca que hay bajo de ellas no fuera arrastrada por la lluvia. Esta roca había perdurado a la acción del agua pero no así de la del viento que la había erosionado como si tuviese uñas con las que rasgar.
La lluvia y el hambre acortaron la visita poco antes de lo previsto. Ya en el hotel pasamos la mitad de la tarde en la zona común donde el hogar mantenía caliente la sala, y de paso a nosotros. Una cena tipicamente turca, sopa y cordero guisado con verduras, sirvió para acabar el día. El pueblo fuera de temporada parecía semiabandonado.

Göreme, 25 de febrero de 2009
Ya desde la cama las cortinas dejaban ver un cielo azul que auguraba un buen día de excursión por el sur de capadocia. Un par de globos aerostáticos surcaban el cielo. Su alto precio; 110 euros por persona, nos había hecho desistir. Dos euros por minuto era demasiado caro.
Tras el típico desayuno turco; huevo cocido, aceitunas, quesos, salami, mantequilla y miel, estábamos puntuales en la agencia de viajes para iniciar la excursión. Conformabamos un heterogéneo grupo de nacionalidades; franceses, polacos, estadounidenses, indios y autralianos. 12 personas dispuestas a pasar un buen día aunque siempre se mantuvieron las distancias excepto el estadounidense y el autraliano que se hicieron rápidamente "colegas". Tomamos rumbo a la ciudad subterranea de Kaymakli,aunque antes hicimos un alto en el camino para, desde un mirador, observar todo el paisaje de la capadocia, con interesante disertación geo-historico-politica de la zona por parte de nuestro guía.

Tras media hora de viaje llegábamos a Kaymakli5LT). Los antiguos habitantes del lugar descartaron la idea de fortificaciones como medio de defensa frente al enemigo y se decantaron por ciudades subterráneas donde podían desaparecer durante meses. De hecho los relatos de los pueblos que pasaron por éstas tierras siempre las describian como casi deshabitadas y carentes de defensas. Debajo de cada pueblo se iniciaba una ciudad subterránea constituida por decenas de kilómetros de túneles de tal modo que finalmenete se comunicaban entre sí pudiendose desplazar kilómetros sin tener que salir a la superficie. Estas ciudades que podían llegar a tener hasta más de 8 niveles se nutrían de oxigeno a través de larguisimas chimeneas y se defendían del enemigo pudiendo sellar los túneles mediante pesadas ruedas de molino o vertiendo agua o aceite hirviendo sobre los enemigos que quedaban atrapados en los túneles. Entre sus túnles se construian todo lo que una ciudad necesita; almacenes para alimento, establos, escuelas, habitaciones, iglesias. Uno de sus mayores problemas era que el agua se le pudría con facilidad así que terminaban sustituyéndola por vino o cerveza que aguantaba más tiempo. Incluso aprovechaban las aguas subterráneas como fuente para la higiene. Sus pasillos pueden llegar a ser claustrofóbicos y la mayor parte el tiempo has de permanecer agachado. Llevar un gorro no es mala idea pues además de protegerte del frío amortigua los coscorrones que inevitablemente sufrirás. Éramos lo únicos visitantes y en algunos momentos nos molestabamos entre nosotros en aquellas enanas estancias, así que no nos queríamos ni imaginar que puede ser eso en verano.

Sigue leyendo :

Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas
Capadocia, más allá de las hadas

Videos

Ciudades Subterranes, Valle De Ihlara Y Más
Capadocia. Museo Goreme
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por GöremeViajes a Göreme

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela