Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Europa » Turquía » Estambul » Un sueño llamado Estambul

Relato de viaje a Estambul - Un sueño llamado Estambul

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Estambul. Si estás pensando irte de vacaciones a Estambul, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Estambul sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [3'5] [5]

Accede para valorar

3,9272 / 5 (29 votos)
Usuario  
Enviado por: LLORENÇ (2111 lecturas)

UN SUEÑO LLAMADO Estambul

El canto del “muetzi” me despierta de golpe. Un aroma de especias invade toda la habitación, en el mismo momento que el sol empieza a acariciar las aguas del Bósforo. Estambul me ha atrapado. Me ha sumergido en un sueño, en una mezcla de culturas y de ambientes que difícilmente encontraré en ningún otro lugar. Paseo por el barrio viejo de la ciudad, Sultanhahmet, lleno de turistas como yo intentando adivinar donde está la pasión turca. La imponente Mezquita Azul, la única de la ciudad con seis minaretes, se muestra delante de mí. Llena de fieles, de curiosos y de turistas despistados esperando encontrar todos los tópicos del mundo islámico. Dentro, luz, sencillez y sensación de tranquilidad. Perderme su visita habría estado un sacrilegio. Y frente a ella, Aya Sofía. Poco queda de su antiguo esplendor. Destruida y vuelta a edificar, tan solo es ahora un gran museo de mosaicos y pinturas en sus paredes. Aún así, tiene algo que te hace soñar. Es difícil decidirse en que lado me detendré a descansar, pues mi mirada intenta captar todos los rincones de un pasado que aun vive. Cerca, descubro un lugar encantador: la Cisterna de la Basílica. Depósito de agua para los tiempos de guerra, convertidos ahora en un espectáculo de luz y sonido. Tengo hambre y la oferta gastronómica de la antigua Bizancio es inmensa. Me acerco a uno de los muchos restaurantes donde la clientela es lugareña. Apuesta segura. Bueno y barato. Los Shawarmas, son una buena opción si no se dispone de mucho tiempo o dinero. Me acerco al Gran Bazar y creo que me pierdo. Mil y una alfombras, luces que iluminan aún estando apagadas, bisutería para todos los bolsillos, juegos de té, de café, y todo lo que una persona pudiera necesitar, me lo ofrecen las más de 4000 tiendas que hay en este caos organizado de calles. Los vendedores me hablan en castellano, en catalán, en euskera y en cualquier idioma que les dé dinero. El tiempo pasa volando y se me escurre de la misma manera que las liras turcas se quedan en las tiendas. Aún así me acercó al Bazar de las especias : Azafrán, Comino, Orégano y Viagra natural. Pruebo las delicias turcas, y empiezo a entender lo que es quedarse prendado de un sabor. Cae la tarde. Me subo en un ferry y hago un mini crucero por el Bósforo . Me bajo en el barrio de Beksitas. La ciudad más occidental y bulliciosa se muestra delante de mí. Casi no hay turistas, a no ser que me acerque a la plaza Taskin, una milla de oro en tiendas a la turca ... pero no busco comercios; quiero conocer el otro mundo. Otro ferry me lleva hasta Asia, hasta el barrio de Üskudar. Todo cambia aquí. De pronto los ojos grandes y seductores de las chicas turcas, se han escondido detrás de los pañuelos y las túnicas. Estoy en otro continente, dentro de la misma ciudad. Regreso al barrio viejo. La puesta de sol me da unos colores que no sabía que existían. Las últimas luces del día, iluminan la Mezquita imperial de Suleymaniye, la más grande de la ciudad.Los aledaños de los muelles se llenan de vendedores de cualquier cosa en medio de los puestos de bocadillos de pescado. La auténtica pasión turca. Escasea el tiempo, y deseo perderme en un baño turco, donde la decoración me recordará escenas de varias películas, y pienso en el Harén del Topkapi. Ya no quedan odaliscas en los aposentos privados de los sultanes. Tampoco el Orient Express se detiene ya en la estación. Al tumbarme en la cama de mi hotel, me he despertado. Estaba en un sueño, pero un sueño real. Estambul es un sueño que hay que vivirlo, aunque la pasión turca siga estando en cada esquina de la ciudad.

Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Comentarios

  • Avatar de escapadadefinde lunes, 01 de marzo de 2010 escapadadefinde dice:

    ¿Un sueño estambul?...Tal como lo describes seguro que sí.
    ¿Otro sueño?....escribir diarios así.
    Un saludo.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por EstambulViajes a Estambul

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela