Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Europa » Suecia » Estocolmo » Fin de semana en Estocolmo

Relato de viaje a Estocolmo - Fin de semana en Estocolmo

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Estocolmo. Si estás pensando irte de vacaciones a Estocolmo, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Estocolmo sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [4'5]

Accede para valorar

4,2 / 5 (6 votos)
Usuario  
Enviado por: somosnomadas (5130 lecturas)

Nos decidimos por Estocolmo básicamente por tres cosas: porque nos daba igual para este fin de semana ir a cualquier capital europea, porque nunca habíamos estado en ningún país tan al norte del globo y porque el vuelo con ryanair desde Valencia nos salió por 10 €.

Era la primera escapada fuera de España con los Muzzi, y como casi todo lo que hacemos con ellos, surgíó de repente, sin planear, que es como salen bien las cosas, por lo menos eso dicen, y yo lo confirmo. Aún me acuerdo de aquel viernes del mes de enero tomando una copa con los Muzzi y los Regalado, después de una cena, en el centro de Castellón, cuando surgió la idea de ir a Andorra a esquiar a la mañana siguiente. Bueno, mejor dicho, al rato..., porque a las 5 de la mañana estábamos ya en el coche rumbo a Soldeu (ahora GrandValira). Menudo fin de semana de esquí  y de buen tiempo. Bueno, que me enrollo..., sobre este viaje comentar que Suecia cumplió todas nuestras expectativas como país moderno y avanzado, y Estocolmo como una de las ciudades europeas más bonitas de las que hemos visitado. 

22/02/2008:
A las 19:30 h. sale nuestro vuelo desde Manises, por lo que después de comer, tranquilamente, pasamos a recoger a Fabri y a Elena, y nos vamos en el coche para Valencia. El vuelo Valencia/Estocolmo lo compramos en diciembre y nos salió por 10 € i/v, tasas incluidas. Con tiempo y sin tener que estar sujeto a determinadas fechas se pueden comprar vuelos a estos precios. Una vez más, sin duda, Ryanair es la más económica con diferencia. También para escapadas de fin de semana hay que aprovechar el "Check on line" que ofrece su página web, puesto que facturas comodamente desde casa, a coste cero, y encima tienes preferencia para embarcar en el avión. Y digo sólo para fines de semana, porque el único requisito es no facturar equipaje, o sea, subir únicamente una maleta de cabina por pasajero. En la zona de embarque del aeropuerto me encuentro a Pablo, mi fisioterapeuta, que se va a pasar el fin de semana a Estocolmo con su mujer y unos amigos, volando en el mismo avión que nosotros. Que jodidamente pequeño es el mundo, me recuerda a cuando en el 2006, viniendo de Bangkok hacia Madrid con la Thai, escucho: Callejaaaaa!!!, nada, una compañera de trabajo con la que compartí destino hace años y que venía de Tailandia en el mismo avión.
Despegamos puntualmente de Manises y después de dos horas y media aterrizamos en el pequeño aeropuerto de Skavsta. El aterrizaje fue un poquito brusco, no sabemos si por culpa del piloto o de lo helada que estaría la pista de aterrizaje, en fin, el típico aterrizaje que parece que vas dando botes. Skavsta es un cómodo aeropuerto situado a poco más de una hora en carretera de Estocolmo. Con la diferencia horaria (Suecia 1 hora + que en España) son las 23:00 h., así que tenemos que coger un autobús enseguida para que no se haga demasiado tarde. Como no hemos facturado equipaje, los trámites son rápidos. En la misma terminal, justo al lado de las cintas por donde sale el equipaje facturado, hay unos cajeros automáticos de la compañía Flygbussarna. Hay que hacer un poco de cola y con la tarjeta en un momento compras los billetes para Estocolmo. Aconsejo sacarlos de i/v, que al cambio salen por 26 € por cabeza. La verdad es que a veces piensas que el mundo funciona al revés, cuesta más del doble el trayecto desde el aeropuerto a Estocolmo, que el vuelo desde Valencia. Ah!!, se me olvidaba comentar como está el cambio de la corona sueca. Actualmente está a 1€=9,35 SEK. Después de comprar el billete de autobús, sólo hay que salir de la terminal y coger el primer autobús que veas con el logo de la compañía. Éstos según se van llenando, van saliendo para Estocolmo. No hay que preocuparse por los horarios de autobuses, porque están sincronizados con los vuelos que van aterrizando, así que amigos viajeros, tranquilos, que nadie se quedará en tierra. Además para los más comodones tambien hay taxis. Llegamos a la capital de Suecia después de poquito más de una hora circulando por una autopista sin nada de tráfico. En la Cityterminalen nos situamos enseguida con la PDA con navegador de Fabri, y nos pensamos el ir dando un paseo hasta la pensión, pero aunque no queda muy lejos, entre lo avanzada de la hora y la rasquita que cae, preferimos coger un taxi, como no, de la marca Volvo, como la mayoría de los coches que se ven por la calle.

En menos de diez minutos llegamos a la calle Hornsgatan, donde está nuestra pensión, Pensionat Oden Sodermalm, justo encima de un bar de copas, que como es viernes está de bote en bote. Hay que ver lo altas que son las suecas, que así, vestidas de fiesta, con sus tacones me sacan una cabeza, y no es que yo sea bajito. Como estamos cansados del viaje, nos vamos a la habitación enseguida. Sobre la pensión, comentar que las habitaciones están aceptables, incluye el desayuno que te lo preparas tú mismo en una cocina bastante decente, y que nos salió por 120 € la noche la habitación doble con TV y baño incluido. No es precisamente barato, pero Europa es lo que tiene.

23/02/2008: Hoy nos levantamos con la intención de patearnos la ciudad. La pensión está en el barrio de Sodermalm, por lo que después de desayunar, y tras un breve paseo de tan solo cinco minutos, llegamos hasta Gamla Stan, que es el centro de Estocolmo y donde están la mayoría de museos y lugares para visitar de la ciudad. Gamla Stan es una de las cientos de islas que conforman la ciudad. Tras recorrer la calle Vasterlanggatan, que está atiborrada de tiendas y restaurantes, decidimos alquilar unas bicicletas. Hace frío, pero como hace un día soleado queremos aprovechar para hacer alguna rutilla, y la bicicleta nos da mayor campo de acción. Las alquilamos en Cykel Sport, en la calle Stora Nygatan, y nos salieron a unos 13 € cada una. Además, Estocolmo está llena de carriles bici, por lo que es muy fácil y cómodo moverse de esta manera. Aconsejados por el chaval que nos alquila las bicicletas nos vamos pedalendo hacia la pequeña isla de Skeppsholmen y la enorme isla Djurgarden. En esta última está el Museo Vasa, un barco del siglo XVII que se hundió nada más botarlo. Actualmente es el museo más visitado de toda Suecia. En ésta última isla hay un parque inmenso por el que da gusto circular con la bicicleta. Por todos lados hay gente haciendo deporte, paseando, montando a caballo, y no se ve un papel en el suelo. Además, estamos rodeados de praderas verdes, vemos patos, cisnes, etc..., una preciosidad, vamos.
Después de la palicilla de la bicicleta volvemos hasta Gamla Stan para devolverlas, ya que al ser sábado, la tienda cierra a las 15:30 h. Comemos en un pizzería de la animada calle Vasterlanggatan. Después tomamos un cafelito y algo dulce en un café de la calle Yxsmedsgrand regentado por un griego muy cachondo.Esa tarde paseamos por Gamla Stan y la zona de Hamngatan, una zona más moderna y llena de centros comerciales. Después de entretenernos un rato viendo como patina la gente sobre hielo en plena calle, en el Kungstrad Garden, ponemos rumbo a la pensión, y es que empieza a refrescar de verdad (en esta época, en Suecia anochece sobre las 16:00 h.). En la misma calle Hornsgatan, y de camino a la pensión, descubrimos el restaurante belga "Akkura", un local con muy buena pinta, por lo que entramos a tomar una cerveza antes de llegar a la habitación. Hay muy buen ambiente, por lo que decidimos volver a cenar. Así que después de una reconfortante ducha de agua caliente y otro par de cervezas "Hell", estamos sentados delante de unas cacerolas de buenísimos mejillones y unos inmensos platos de patatas fritas, ummmm, nos pusimos las botas. Después de la cena nos vamos a descansar, cayendo rendidos enseguida.

24/02/2008: Hoy está nublado y tiene pinta de ponerse a llover en cualquier momento. Después de desayunar en la cómoda cocina de la pensión, decidimos ir hasta una oficina de información turística. Vamos paseando hasta una que está en el Kungstrad Garden. Allí nos dan algo de información y nos orientan sobre lo que hacer hoy. Pasamos por el Palacio Real para ver el cambio de guardia. Visitamos el Ayuntamiento de Estocolmo. El edificio del Ayuntamiento es una de las imágenes más típicas de la ciudad. Construido por completo en ladrillo, está a orillas de uno de los muchos canales de la ciudad. Después cojemos el metro en la parada de Gamla Stan (billete = 13 coronas) para ir hasta la zona sur de Sodermalm(parada de Hornstul). El señor de la oficina de turismo nos ha aconsejado visitar en esta zona, "The Street",  un animado mercado de fin de semana. Pero se ve que el hombre no tenía su día porque después de llegar hasta allí, resulta estar cerrado. Volvemos a coger el metro y nos vamos al Soho (parada de Skanstull), una zona llena de restaurantes y tiendas, donde al final comemos en un restaurante asiático. El encargado es un chino de Hong Kong, que está un poco "pillao", aunque al final resulta ser enrrollao. Se tira toda la comida pegando voces como "Welcome to Stockholm!!!" ó "Beautiful girl!!!"...., en fin, que hay gente pa tó. Después de comer y patearnos el Soho, nos vamos a la calle Drottningg, donde están los centros y galerias comerciales más modernas. Compramos algun recuerdo y nos vamos a pegarnos una duchita a la pensión. Como todavía es pronto para cenar, decidimos dar la última vueltecilla por el casco antiguo de Gamla Stan. Hoy para cenar repetimos el restaurante belga de ayer, donde volvemos a disfrutar de unos mejillones cojonudos. Esta noche hay una actuación de un grupo de rock local y hay mucho ambiente. De allí nos vamos a la cama que estamos derrotados.

Sigue leyendo :

Isla de Djurgarden
Ayuntamiento de Estocolmo
Vistas desde Gamla Stan
Con las bicicletas
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por EstocolmoViajes a Estocolmo

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela