Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Europa » República Checa » Telc » Telc, una mirada a Moravia

Relato de viaje a Telc - Telc, una mirada a Moravia

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Telc. Si estás pensando irte de vacaciones a Telc, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Telc sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [5]

Accede para valorar

4 / 5 (2 votos)
Usuario  
Enviado por: janko (945 lecturas)

La plaza es el alma de las ciudades checas. Es ahí donde adquieren su personalidad  y carácter. Todo lo demás no es más que una ampliación de lo que en ellas se respira. De ahí que entre sí rivalicen por ver cuál cuenta con la más espléndida, la más bella, la más pintoresca… Y la verdad es que resulta difícil quedarse con una sola. Al menos hasta que se llega a Telc, una pequeña localidad que entra ya en Moravia aunque no esté nada lejos de la frontera bohemia. Valga en todo caso como apunte para reivindicar una región que, menos visitada que Bohemia, cuenta con atractivos que no le van a la zaga. Y lo mismo podría decirse de la vecina Eslovaquia, la parte desconocida y olvidada de aquella Checoslovaquia que desapareció en 1992.

Pero volvamos a Telc. Si echamos un vistazo al plano, su plaza nos llamará de inmediato la atención por su forma triangular e increíblemente alargada. Tres de sus lados están rodeados por casitas renacentistas con fachadas redondeadas, arcadas y esos tonos pastel tan característicos de la República Checa sin que le falte tampoco la columna de la Peste, tan típica en estas tierras como ex voto en agradecimiento al fin de la epidemia que las asoló a principios del siglo XVII. Y en el vértice más estrecho de esa plaza, un castillo, o por mejor decir palacio, cuya visita es un sorprendente viaje en el tiempo hasta la época del Renacimiento.

Fueron los Hradec, señores feudales de Telc, quienes lo levantaron y quienes también hicieron construir el otro toque distintivo de la población. Y es que tres de sus lados están rodeados por estanques piscícolas que separan el núcleo histórico del moderno, preservando así toda su atmósfera de forma milagrosa. Desde ellos, las vistas de la ciudad, los restos de sus bastiones y las torres de sus iglesias, como la del Sagrado Nombre de Jesús, la del Espíritu Santo o la de San Jacobo el Viejo, son imprescindibles. Como lo es también subir a la torre de este último templo para adquirir otra perspectiva de la plaza y sus alrededores. Se mire donde se mire, Telc se convierte en el lugar ideal para pasear la vista y hacer trabajar la máquina de fotos.

Pero la ciudad no es sólo una maravillosa colección de fachadas o un palacio espléndido de inexcusable visita. Tiene también otros atractivos más o menos escondidos, y uno de los más originales es la pequeña Galería Jan Zrzavy. Sita en el palacio, en ella se muestran algunas obras de este pintor, cuyo universo surrealista y de gran lirismo posee el mismo encanto frágil que la ciudad que lo acoge. Ha sido una escapada a Moravia, y larga, pues estamos a 175 kilómetros de Praga, pero sin duda ha valido la pena.

Telc, una mirada a Moravia
Telc, una mirada a Moravia
Telc, una mirada a Moravia
Telc, una mirada a Moravia
Telc, una mirada a Moravia
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela