Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Europa » Reino Unido » Londres » Sobre el día que Vueling nos perdió las maletas y se desentendió para siempre (Filipinas I)

Relato de viaje a Londres - Sobre el día que Vueling nos perdió las maletas y se desentendió para siempre (Filipinas I)

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Londres. Si estás pensando irte de vacaciones a Londres, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Londres sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [5]

Accede para valorar

4 / 5 (1 votos)
Usuario  
Enviado por: Gortxu y Ra (2884 lecturas)

Bilbao, 29 de Septiembre. Se equivocaron. Decidieron abrir los cuatro mostradores de facturación indistintamente para el vuelo de Málaga y Londres y se equivocaron. Nos entregaron el pasaje a Londres pero cuando nuestras maletas corrían por la cinta sin fin su destino era ya equivocado. La azafata las había facturado a Málaga. Hasta entonces ni creíamos posible que un pasajero se embarcara a un destino y que su maleta, asociada a ese billete, pudiese facturarse a un sitio diferente. Pero parece ser que sí. O al menos Vueling es capaz de hacerlo. Nosotros ni nos dimos cuenta

Así que una vez en la Terminal 3 de Londres las mochilas no aparecieron. Fuimos a hacer la pertinente reclamación. Tan pronto como el operario cogió los billetes se percató del error: “Sus maletas han sido facturadas a Málaga”- nos dijo en un claro inglés. Era cierto en código que figura al anverso de los billetes era AGP y no LHR. Rellenamos el PRI. Estábamos preocupados porque al día siguiente debíamos tomar el vuelo que nos llevase a tierras Filipinas. “Es posible que mañana estén aquí sobre las 10 de la mañana.”- nos tranquilizó- “incluso esta noche”-nos mintió. Aunque Vueling opera diariamente desde Heathrow varios vuelos al día carece de mostrador propio en el aeródromo, así que el operario nos acompañó hasta el mostrador de Iberia (su matriz) para que nos suministrara un “kit” de aseo básico para pasar la noche. El aeropuerto está perfectamente conectado con el centro de la ciudad gracias al metro. La línea Piccadilly te planta en el corazón de Londres en apenas 45 minutos por 4 libras del ala. El Yin era el retraso del equipaje el Yan poder pasar el día en Londres sin tener que cargar con los 15 kilos de maletas. Lo que entonces no sabíamos era que Yin se iba a comer a Yan.

El albergue Piccadilly Circus se encuentra a escasos 200 metros de la parada de metro. Cinco plantas cuadrangulares dan para muchas camas así que dos plantas las mantenían cerradas por falta de ocupación. El albergue estaba limpio, todo un triunfo para este país, y aunque no ofrecía muchos extras sin que terciara por medio la señora Libra esterlina lo cierto es que las 12 liras que pagamos por cama era todo una ganga.

Definitivamente nos gusta Londres. La ciudad la conocimos a regañadientes hacia varios años cuando se inició el boom de las “low cost” por el irrisorio precio de 2 euros. Más tarde el aeropuerto de Bilbao cambió de política y denegó las subvenciones a las aerolíneas e Easyjet se marchó del aeropuerto. Pero lo cierto es que el pastel era demasiado jugoso y terminó volviendo a unos precios algo más altos y a aeropuertos secundarios de la periferia de Londres. La tarde llegaba a su fin y a pesar de que el sol se había escondido la temperatura era muy agradable. Tanto foráneos como londinenses tomaban las calles mientras comía, bebían o simplemente paseaban.

Hacía años que no paseábamos por Londres y de lo primero que nos dimos cuenta fue de la efectividad de la tasa de acceso al centro de Londres para los vehículos a motor. El tráfico en la ciudad se había reducido considerablemente. Taxis y autobuses eran casi los únicos vehículos que se veían circular. Esto hacía mucho más agradable el paseo. Recorrimos el barrio chino y nos dimos cuenta de lo provinciano y pequeño que es Bilbao. No se trataba de un complejo de inferioridad, puesto que no cambiaríamos la calidad de vida de una ciudad pequeña como Bilbao por megalópolis como Londres. Pero eso no es óbice para reconocer que la historia y la actualidad visitan más frecuentemente Londres que el “botxo”.

Sigue leyendo :

Sobre el día que Vueling nos perdió las maletas y se desentendió para siempre (Filipinas I)
Sobre el día que Vueling nos perdió las maletas y se desentendió para siempre (Filipinas I)
Sobre el día que Vueling nos perdió las maletas y se desentendió para siempre (Filipinas I)
Sobre el día que Vueling nos perdió las maletas y se desentendió para siempre (Filipinas I)
Sobre el día que Vueling nos perdió las maletas y se desentendió para siempre (Filipinas I)
Sobre el día que Vueling nos perdió las maletas y se desentendió para siempre (Filipinas I)
Sobre el día que Vueling nos perdió las maletas y se desentendió para siempre (Filipinas I)
Sobre el día que Vueling nos perdió las maletas y se desentendió para siempre (Filipinas I)
Sobre el día que Vueling nos perdió las maletas y se desentendió para siempre (Filipinas I)
Sobre el día que Vueling nos perdió las maletas y se desentendió para siempre (Filipinas I)
Sobre el día que Vueling nos perdió las maletas y se desentendió para siempre (Filipinas I)
Sobre el día que Vueling nos perdió las maletas y se desentendió para siempre (Filipinas I)
Sobre el día que Vueling nos perdió las maletas y se desentendió para siempre (Filipinas I)

Videos

Filipinas
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por LondresViajes a Londres

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela