Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Europa » Malta » Valletta » Unos dias en Malta en coche

Relato de viaje a Valletta - Unos dias en Malta en coche

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Valletta. Si estás pensando irte de vacaciones a Valletta, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Valletta sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [4'5]

Accede para valorar

4,25 / 5 (5 votos)
Usuario  
Enviado por: cernaia25 (10973 lecturas)

Si las distancias son cortas en la isla de Malta, en Gozo aun más, así que después de 10 minutos en coche llegamos al Azure Windows. Con una buena botella de agua bajamos paseamos por la zona, donde ese día alguna estrella pakistaní estaba rodando un spot publicitario. Las imágenes que se encuentran en este lugar son muy bonitas, tienes la sensación que camina por la luna ya que todo el suelo es de roca amarilla y negra decoradas con cristales de sal. Desde aquí también se ve el Fungusrock, lugar de acceso prohibido ya que en el crecen setas alucinógenas. Como hacia calor, mucho calor, nos bajamos hasta el pie del Azure Windows. Es fácil llegar, ya están hechos los escalones en las piedras y merece la pena, ya que las vistas son aun más impresionantes y el fresquito que le das a los pies también. Aquí el agua era cristalina.

Como nos apetecía un poco de descanso, y estirarnos en la playa, nos dirigimos a Ramlabay, un de las pocas playas de Gozo y Malta en general. La curiosidad es que la arena en amarilla rojiza y que si sufres de los pies tienes que tener cuidado por nada más llegar al agua la arena desaparece y todo son piedras. Con el cansancio en el cuerpo del sol de todo el día cogimos rumbo hacia el ferry. Por el camino cogimos provisiones en un super. Si sois de comprar comida y llevarla, es bastante fácil, ya que en todos los pueblos por pequeños que sean, siempre encontrareis colmados y supers y sino paradas ambulantes de fruta y verdura.

El atardecer nos acompañó en nuestro viaje vuelta, tranquilidad, brisa y coches de alquiler en el ferry fueron nuestros acompañantes.Ya en nuestro último día en Malta nos dedicamos a gastar toda la gasolina que habíamos puesto demás en el coche ya que con confianza de hacer kilómetros llenamos el depósito y la verdad Malta no es tan grande. Nuestro primer destino Mgarr, un pequeño pueblo que da acceso a una playita bastante bonita. Pero lo que nos llamó la atención de este lugar y el motivo de nuestra visita, fue la iglesia, que tiene forma de huevo. Desde aquí nos fuimos a ha echar un vistazo a Goldenbay, una playa turística por excelencia. Duramos 10 minutos. Después de esta visita relámpago, nos dirigimos a Buggiba y Qawra. En las guía estas dos ciudades las pintan como un Gandia o Lloret, así que no íbamos muy predispuesto. Pero como todo en la vida no hay que tener muchos prejuicios y nada más llegar nos llevamos una grata sorpresa. Es un lugar tranquilo, con su paseo marítimo muy bonito, obviamente con sus tiendas de objetos varios y restaurantes en terrazas con vistas al mar. Lo más sorprendente los precios. Aquí compramos nuestros regalitos de rigor, a precios megabaratos y comimos unos platazos de pasta con marisco por sólo 5 euros, y eso que elegimos el más caro de la carta. En Malta el concepto plato se amplía y te sirven muchas cosas en platos ensaladeras. La comida nos costó 15 euros los dos, y con vistas y brisa marina. Como el paseo era muy largo cogimos el coche para verlo todo y casualidades de la vida o palpito nos paramos en una lugar donde había unas antiguas casitas de pescadores en una especie de bahía ya saliendo de la ciudad. El agua en este lugar era espectacular, y cubría hasta la cintura, perfecto para un bañito tranquilo. Aquí encontramos grupos de malteses haciendo su picnic y resfrescádose, por ahora el mejor sitio para bañarse tranquilo, y eso que estábamos en lugar urbano.

Fresquitos nos fuimos a Mosta un pueblo situado en el centro de la isla y que tiene una iglesia muy bonita y anécdota de la segunda guerra mundial incorporada. La verdad que no nos decepción. El pueblo en si en muy auténtico, con sus viajecitos en la calle charlando, viendo a los turistas y los posibles accidente de coche en una rotonda infernal. La iglesia tampoco decepción. Es muy grande y con su cúpula totalmente redonda. Una amable señora nos explico la historia de la iglesia y nos mostró el agujero por donde entro una bomba alemana hace ya 50 años sin llegar a explotar cuando había unos 300 lugareños en su interior. Por si eres un poco escéptico guardan la bomba también dentro de la iglesia y se pude tocar. Para quemar más gasolina nos fuimos a Digli a ver los acantilados. No son muy espectaculares y pero son un buen sitio para descansar en un banquito y contemplar el atardecer.

Cronometrando nuestro tiempo antes de coger el avión nos fuimos a ver los jardines de San Antonio, que estaban junto a nuestro hotel. No están mal, pero bueno, vive el presidente de Malta.Bueno nuestro viaje se acababa , solo faltaba una buena merienda que nos hicimos en Qormi, donde nos pusieron directamente la cafetera entera al pedir solo dos cafés, para así tomarnos lo que quisiéramos.Con nuestro cochecito en el aeropuerto y con una devolución sencilla, parking para rentacar y llaves en unos buzones muy bien indicados nos dispusimos a descansar hasta que saliera nuestro vuelo.
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por VallettaViajes a Valletta

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela