Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Europa » Malta » Valletta » Una semana por Malta

Relato de viaje a Valletta - Una semana por Malta

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Valletta. Si estás pensando irte de vacaciones a Valletta, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Valletta sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [4'5]

Accede para valorar

4,375 / 5 (9 votos)
Usuario  
Enviado por: somosnomadas (8307 lecturas)

Teníamos una semana de vacaciones y nos apetecía pasar unos días de relax, sin mucho ajetreo. Como nunca habíamos estado en ninguna isla del Mediterráneo, finalmente nos decidimos por Malta.Malta es un archipiélago situado en medio del Mediterráneo, entre Italia y Libia, formado por tres islas, Malta, Gozo y la pequeña Comino. La elección resultó ser todo un acierto, porque tuvimos un tiempo genial, que nos permitió incluso hacer snorkel en unas aguas cristalinas de un color espectacular. Y es que una de las cosas con las que nos quedamos de Malta fue con el color del mar que baña sus escarpadas costas. Era de un azul que nunca antes habíamos visto.

09/10/2008: Nuestro vuelo de Ryanair sale a las 12:30 horas de Manises. Como sacamos la tarjeta de embarque desde casa, los trámites en el aeropuerto son rápidos. Puntualmente despegamos y en dos horas estamos aterrizando en el pequeño aeropuerto de Luqa. Habíamos reservado un coche de alquiler con Avis, así que buscamos sus oficinas en la terminal de llegadas. Reservándolo por su web nos salió por 143 €, los siete días, fue lo mejor que encontramos.Tenían nuestro pequeño "Picanto" preparado, por lo que en un momento estábamos dentro del coche y preparados para poner rumbo al hotel, no sin antes familiarizarse un poquito con el puesto de conducción, ya que en Malta se conduce por la izquierda. Iba a ser nuestra primera experiencia conduciendo de esta manera. La verdad es que al principio es un poco lío, aunque luego acabas acostumbrándote. Y es que en ese coche todo estaba al revés, jajaja, no sólo el volante y la palanca de cambios, sino los intermitentes, las luces, etc... 

El hotel lo habíamos reservado desde la página Choose Malta. Era el Mediterranea Hotel & Suites, en St. Paul's Bay, y nos salió por 40 € la doble con desayuno. No estaba mal, aunque de las 4 estrellas que tenía, alguna le sobraba. LLegamos con el coche sin problemas. Malta es una isla muy pequeña, siendo la mayor distancia entre noroeste y sureste de unos 27 kilómetros. Lo primero que llama la atención es el paisaje, muy árido en toda la isla. La construcción es toda muy homogenéa, de un color miel intenso en todos y cada uno de los pueblecitos que visitaremos. Malta carece casi de playas de arena, siendo la mayoría de bahías rocosas, pero adaptadas para el baño. Eso si, lo que más nos llamó la atención fueron sus aguas, limpias, cristalinas y de un color como nunca habíamos visto en el mediterráneo, similares a cualquier playa del mar caribe o del índico. Me acordé un montón de mis amigos Fabri y Javi, grandes aficionados al snorkel. Me prometí volver con ellos algún fin de semana para perdernos por alguna de sus calitas desiertas.El hotel, como ya he dicho estaba en St. Paul's Bay. Se trata de una localidad de costa, al norte de La Valleta. St. Paul's Bay, Bugibba y Qwara son localidades tranquilas donde el turismo es más relajado y se puede descansar. En cambio en Peaceville, St. Julian's y Sliema hay mucho mas ambiente. Allí se concentra toda la fiesta de la isla, y por lo tanto del país. De todas formas al tratarse del mes de octubre, la cosa no estaba mal, pero no quiero ni pensar lo que tiene que ser en pleno mes de agosto con hordas de guiris tomando cerveza y cantando por la calle.Una vez en el hotel, nos acomodamos en la habitación y nos vamos a comer al restaurante Bay Side, en el paseo marítimo, muy cerca de Bugibba Square.
Era bastante tarde, así que nos tomamos un par de hamburguesas, eso sí con unas cervezas maltesas de la marca Cisk, muy buenas. Después de comer paramos en un puesto ambulante de helados y nos metemos para el cuerpo unos pedazos de helados por 2 €. Esa tarde la dedicamos a conocer un poco la zona de costa de Bugibba y nos vamos a la cama prontito con la intención de madrugar al día siguiente para empezar a conocer la isla.

10/10/2008: Comenzamos el día desayunando en el buffet del hotel. Después de reponer fuerzas tomamos la carretera de la costa dirección norte y paramos por Mellieha. Allí visitamos la cueva de "Our Lady of Victory", patrona local. Volvemos a tomar la carretera número 1 y pasamos por la playa de Ghadira, al norte de Mellieha, que es la playa más extensa de todo el país, donde van los malteses a tomar el sol y prácticar toda clase deportes naúticos. LLegamos hasta la pequeña península de Marfa, desde donde parten los ferrys hacia Gozo y Comino. Y en Marfa nos tomamos un refrigerio en Paradise Bay, una playita preciosa con unas aguas cristalinas. Nos prometemos volver al final de la semana para relajarnos al sol y hacer snorkel.Comemos en Golden Bay, otra playa de arena de las pocas que hay en Malta. Lo hacemos en el restaurante "Apple's eye" ,y pedimos algo de pasta y una pizza calzone, y es que estamos muy cerca de Italia y eso se nota en la gastronomía.
Esa tarde visitamos las localidades de Ghammar y Manikata. Después vamos a Mdina, donde damos un paseito por sus calles. Mdina es una pequeña ciudad amurallada, situada en una meseta, en el centro de Malta. Por su situación estratégica para defenderse, fue la antigua capital de Malta, quedando en la actualidad únicamente alguna residencia de nobles y gente pudiente. En Mdina nos tomamos un trocito de tarta de chocolate, nueces y manzana, acompañada de un vino tinto maltés de reserva muy bueno, ummmmm. Lo hacemos en la terraza de la cafetería Fontanella, con unas estupendas vistas de La Valleta y del Estadio Nacional.Esa noche paseamos por el paseo marítimo de Sliema y nos tomamos unos zumos en un Mr. Juice.

11/10/2008: Después desayunar en el hotel nos dirigimos a Mdina. Hacemos una visita mas intensa que el día anterior. Visitamos la Catedral de St. Paul ( entrada 2,50 €) e incluye también la visita a su museo. Después visitamos el museo de Historia Natural (entrada 2 €). Éste nos resulta mas entretenido que el anterior, incluyendo especies de aves y mamíferos habitantes de las islas. Tras la visita a Mdina, conducimos hasta Ta Qali, un pequeño poblado muy cerca de Mdina donde se vende toda clase de artesanía local. La verdad es que ni llegamos a bajarnos del coche, y enseguida enfilamos carretera hacia la costa noroeste, concretamente hacia la localidad de Dingli. Allí, por una carretera bien indicada se llega hasta "Dingi Cliffs", que con sus 270 metros de altitud, es el punto más alto del país. La vista desde los acantilados es una pasada y la carretera que va bordeando la costa es auténtica de verdad, sólo cabe un coche. Comemos en el restaurante "Bobby land", en los mismos acantilados. Valle se pide pasta y yo la especialidad de la casa: conejo al ajillo en salsa maltesa, plato estrella del país. Lo sirven acompañado de una ensalada maltesa con tomates deshidratados y unas patatas al horno buenísimas. Tengo que confesar que fue la mejor comida del viaje, así que amigos viajeros, si vais a Malta, os aconsejo este restaurante, merece la pena, además los postres son caseros y están muy bien.
Después de comer conducimos por la carretera de la costa hasta llegar a Hagar Qim y Mnadjra, templos megalíticos del año 3000 antes de Cristo. Tras perder un rato en estos templos seguimos conduciendo hacia el sur y pasamos por las tranquilas localidades de Zurnieg, Siggiewi, Qrendi, Mgabba y Zebbug, donde realmente parece que se hubiera parado el tiempo. Son localidades rurales, con su placita, su iglesia y sus pastizzerias. Esa noche cenamos en Peaceville, en el "Bella Napoli", un animado restaurante italiano con unos camareros muy cachondos que no paran de cantar y animar la velada. Como es sábado nos vamos a tomar unas copas a la zona de pubs de Peaceville, centro neurálgico de la marcha en Malta. Son dos o tres calles llenas de pubs atiborradas de guiris y maltesas con ganas de fiesta. Después de dar una vueltecilla nos quedamos en el "Plush" un animado pub con sillones y cachimbas incluídas donde había un ambiente majete. Así que después de tomar unos cuantos mojitos bailando desde el último éxito de Madonna hasta las clasicas de Bob Marley, sobre las 4 de la mañana nos retiramos a la cama.

Sigue leyendo :

Puerto pesquero de Marsaxlokk
Catedral de St. Paul, Mdina
Vista de La Valleta desde Vittoriosa
Paradise Bay
 Azure Window
Autobús maltés en Ghammar
 Vittoriosa
Popeye Village
Acantilados de Dingli
El coche que nos dieron en Avis
   St. Paul's Bay
Republic street, La Valleta
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por VallettaViajes a Valletta

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela