Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Europa » Islandia » Reykjavík » Islandia, un secreto en el confin de Europa

Relato de viaje a Reykjavík - Islandia, un secreto en el confin de Europa

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Reykjavík. Si estás pensando irte de vacaciones a Reykjavík, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Reykjavík sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [3'5] [5]

Accede para valorar

3,03333 / 5 (31 votos)
Usuario  
Enviado por: pana36 (2613 lecturas)

ISLANDIA, UN SECRETO EN EL CONFIN DE EUROPA

De niño despertaba mi imaginación viajera leyendo relatos de Julio Verne y sin duda sabía que algún día pisaría, vería y sentiría en mi corazón los sitios que describía en sus novelas, lugares muchas veces recónditos y a veces indomables pero que destilaban un encanto especial. Y precisamente Islandia, en el cono del volcán Snaefell situado en la península de Snaefellness, era donde el escritor francés situaba su novela Viaje al centro de la Tierra. Así que pasé del sueño infantil a la realidad y el 25 de julio del 2001 aterrizaba en Reykjavik, la pequeña capital del país y que dicho sea de paso es la más septentrional del mundo.

Reconozco de antemano que el viaje a Islandia superó todas mis expectativas previas. Allí, en el límite del Círculo Polar Ártico, sentí la fuerza de la naturaleza en estado puro, era como estar en una clase permanente de geología al aire libre. Implicó también encontrarme con lo más íntimo de mí, en medio de la inmensidad silenciosa y solitaria sin más. Significó a la vez apreciar el “modus vivendi” de una sociedad con un nivel de vida extraordinario que sabe aprovecharse de la energía que les ofrece su tierra. Pero sin duda Islandia colmó mi alma viajera, aquélla que simplemente se tiene o no, aquélla para la que ni el clima ni las condiciones del camino son un impedimento para llegar donde sea, pues la belleza salvaje y inhóspita de la isla me atrapó para siempre al igual que a muchos escritores que encontraron aquí el decorado ideal para sus sagas.

Ya estoy en Reykjavik, la puerta de entrada al país y donde habitan más de la mitad de los islandeses. Es una ciudad tranquila con unos habitantes amables y relajados aunque no hay puntos destacables a visitar como sucede en otras capitales europeas. Simplemente el mero hecho de pasear al lado del estanque Tjörnin repleto de distintas clases de aves y con las casas de colores a su alrededor es su mejor carta de presentación. Y quizás la iglesia Hallgrimskirkja, visible casi desde cualquier lugar, es su monumento más vanguardista. Careciendo como carece de atractivos históricos o arquitectónicos, decido irme a tomar unos baños a la piscina municipal, la auténtica pasión nacional. Repetiré esta costumbre en cada ciudad o pueblo que visite y recomiendo sin duda esta actividad para además de relajar los sentidos entablar conversación con los autóctonos y así conocer un poco más de cerca sus costumbres.

En Reykjavik compro el “Full Circle Passport”, un pase que permite viajar en autobús en una sola dirección alrededor de la costa por la conocida carretera Ring Road parando cuando se desee y sin límite de tiempo establecido. Decido empezar a viajar en dirección hacia el Sur y mi primera parada es Selfoss, desde donde alquilo una bici para ir a visitar el llamado “Triángulo de Oro” que está compuesto por tres atracciones de primer orden: Pingvellir, Gullfoss y Gesyr.

Sigue leyendo :

Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por ReykjavíkViajes a Reykjavík

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela