Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Europa » España » León » Egipto: majestuoso y vestido de Sol (II parte: El Cairo)

Relato de viaje a León - Egipto: majestuoso y vestido de Sol (II parte: El Cairo)

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a León. Si estás pensando irte de vacaciones a León, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a León sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [5]

Accede para valorar

:-( sin votos
Usuario  
Enviado por: Zulay (762 lecturas)

© Yovanina Navalo

Llegamos a media noche a El Cairo y fuimos directo al hotel. Pensaba que ya había utilizado todas mis expresiones y sinónimos de grandeza, magnifico, extraordinario y demás, pero no era así, aun quedaban por ver otras maravillas de este histórico país, que no podía imaginar. Estaba hospedada en un hotel en la propia vía de las Pirámides y desde la ventana de la habitación y desde el restaurante del último piso podía verlas. Esta es otra experiencia extraordinaria: las pirámides y al esfinge. Muy temprano al día siguiente partimos a una visita panorámica y a visitar todo el complejo de las Pirámides y la Esfinge en la meseta de Gizeh. Al llegar el autobús al altiplano de la pirámides, todo el paisaje quedó obnubilado por la presencia poderosa que tienen las pirámides. Estos gigantescos triángulos (no se que decir en esta parte) de piedra que siempre soñé visitar estaban ante mí listos para ser explorados, tocados y una vez más ser objeto de adoración por más y nuevos visitantes. El guía nos dio como siempre una buena introducción y salimos al encuentro. Subimos los escalones permitidos, tocamos esas piedras casi tan antiguas como la civilización, que son parte de la historia de la humanidad. Las rodeamos para experimentar el tamaño y por supuesto nos tomamos las reglamentarias fotos. No podía dejar de tomar fotos. Lo siguiente fue entrar en la pirámide, lo hicimos en la segunda y fue todo un evento. Teníamos que bajar por una rampa muy estrecha, muy agachados hasta un rellano en donde nos estiramos y proseguimos igualmente agachados una vez más. Hubo quienes se retiraron. En el nuevo recorrido tuvimos que ascender por el pasillo estrecho y luego otro rellano y luego otro pasillo más largo hasta llegar a la cámara del faraón del que solo se conserva el sarcófago de piedra después de tantos saqueos. El aire estaba muy enrarecido y era pesado respirar. El estar dentro y ser consiente de lo que representa esta maravilla de la ingeniería en la que toneladas de piedra están colocadas estratégicamente para conformar todo el conjunto no tiene palabras para describir esta sensación. Estuvimos un rato y luego salimos utilizando la misma vía de entrada. Después fuimos llevados al único sitio desde el cual se divisan las tres pirámides. Más fotos. Por ultimo fuimos a la esfinge. Se ve pequeña a la distancia y con su pose majestuosa. Nos acercamos a ella de frente, en un momento estábamos por la parte de las patas del cuerpo de León, pero en esta área no se puede pasar y luego dando un rodeo quedamos casi a un costado y a la altura de los hombros y la cabeza. Desde este sitio se veía con mayor claridad los detalles de cara y cuerpo. El sol era abrasador pero no puedes apartar tu mirada de la esfinge y todo pierde importancia. Sientes que hablas con ella. Luego nos arrancaron de este magnifico lugar al cual regresé otro día. En la excursión visitamos un sitio especializado en fabricar papiros al estilo antiguo y una perfumería. Comimos en un restaurante típico y nos regresamos al hotel. En la noche visitamos el famoso bazar Khan El Khalili. Recorrimos sus calles, comercios y puestos de comida. Lo que realmente le gusta al egipcio es regatear los precios y lo hacen con mucha destreza, debes aprender a hacerlo o quedaras pagando precios mas altos. Esa y todas las noches en El Cairo fuimos a este bazar y tomamos té en el famoso Bazar de los Espejos, un restaurante muy antiguo y tradicional. El Museo Egipcio de Antigüedades es lo máximo. Solo que no puede tomar fotos. No es como los museos occidentales, sino que carecen de cierta organización lo cual le da un toque de originalidad. Me pesa que algunas piezas no sabré nunca lo que significaban o su procedencia, ya que no tenían ningún tipo de inscripción. Pero fuera de esto, ver de cerca las estatuas, sarcófagos, estelas, todo tipo de artículos y momias de reyes, reinas, hijos, animales como gatos, cocodrilos, serpientes y aves, entre otras cosas y todo tipo de objetos inimaginables. Prendas de oro y de todo tipo de piedras preciosas y el punto culminante: todos los objetos de la tumba de rey Tutankhamon. Me impresión sobre manera las mascaras funerarias de oro macizo y piedras preciosas que he visto cientos de veces en documentales y revistas. Estuve como 3 horas a mis anchas en este museo creado pro el francés Mariette, al cual le han dedicado un lindo espacio en los jardines de la entrada al museo. En los alrededores de la entrada hay algunas piezas históricas como preámbulo a lo que se encuentra dentro. Recorrer El Cairo es increíblemente abrumador. Esta ciudad de casi 18 millones de personas es realmente impresionante. Hay mucha polución, es tráfico es terrible, pero tiene un encanto irresistible. Caminar por sus calles al atardecer bordeando el río Nilo, es algo indescriptible. Cuando viajo suelo sumergirme en lo que ofrece el lugar y el Cairo te ofrece tanto que ver, oír, sentir y experimentar. Mezclarse con la vida cotidiana de los lugareños, es una de las cosas que mas disfruto en mis viajes. De los puentes que cruzan el Nilo, el de Los Leones es el mas hermoso. La Torre del Cairo es de una arquitectura sencilla y hermosa. A simple vista El Cairo parece tener mucha influencia occidental, pero al mirar de cerca se nota lo autóctona que es esta ciudad. Las letras en los anuncios están en árabe, muy pocas vi en otro idioma; las mujeres con sus velos típicos de la religión que profesan, los hombres con sus vestidos tradicionales, el llamado a la oración desde las mezquitas. Comer resultó muy económico en los restaurantes cerca del museo, alrededor de 2 a 3 euros una comida completa. Hay mucho que hacer y por conocer en el Cairo, ya que es una ciudad muy grande. Confieso que fui al metro pero no lo llegue a usar porque no entendía nada. También visitamos La Ciudadela de Saladino sitio obligado al que se debe ir en esta ciudad. En los alrededores se pueden ver montañas de tierra suelta que el viento levanta. La Mezquita de Alabastro es una de las arquitecturas mas lindas que he visto en la vida. En total visite como 5 mezquitas en todo el viaje, pero esta es realmente impresionante. Los patios en la entrada, la fuente, pero sobre todo el decorado del techo es lo sublime. El lugar hacia donde rezan, no se el significado de los elementos religiosos del Islam, pero el conjunto que conforma una mezquita es en verdad muy elaborado y hermoso. El último día en el Cairo caminamos por los alrededores del hotel, en la vía de las pirámides, despidiéndonos de todo. Siento que cuando conoces un sitio que realmente querías visitar es una satisfacción enorme, pero cuando ese lugar supera tus expectativas es realmente extraordinaria la experiencia. Es lo que siento con Egipto. Haber podido entrar en contacto, aunque por pocos días, con este increíble país y su historia es toda una vivencia. Que lo disfruten.

Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por LeónViajes a León

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela