Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Europa » Bosnia-Herzegovina » Mostar » DUBROVNIK EN LA YUGOSLAVIA DE 1990

Relato de viaje a Mostar - DUBROVNIK EN LA YUGOSLAVIA DE 1990

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Mostar. Si estás pensando irte de vacaciones a Mostar, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Mostar sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [4'5]

Accede para valorar

4,22222 / 5 (10 votos)
Usuario  
Enviado por: lolajimar (2843 lecturas)

Cuando le dijimos a la chica de la agencia de viajes que queríamos ir a Yugoslavia nos miró por encima de las gafas para asegurarse de que había entendido bien, ¿a Yugoslavia en invierno?, ¿Y qué  se os ha perdido allí?-

Pues aún no lo sabemos, pero seguro que alguna cosa interesante habrá.Una vez confirmado que era posible salir el día 21 de diciembre y regresar el día 4 de Enero, reservamos vuelo y estancia en Dubrovnik (“La Perla del Adriático”) durante las 2 semanas de Navidad. Ahora tocaba conseguir información del lugar, pero las guías entonces eran escasas, conseguimos encontrar en Alicante la guía Delta de Yugoslavia y un mapa de carreteras de Plaza & Janes que nos dieron una idea de en qué ocupar el tiempo que pasaríamos allí, teniendo en cuenta que era invierno y los días cortos. 

Día 1.- 21 D. EL VIAJE DE IDA
Nos tocó ir a Barcelona a coger el avión, en el aeropuerto recogimos la documentación y facturamos hasta Dubrovnik. Era la primera vez que salíamos de aquella manera y nos tocaba hacer 2 escalas: en Zagreb y en Belgrado y sin saber ni papa del idioma. Íbamos como niños con zapatos nuevos, nerviosos y observando todo lo que acontecía a nuestro alrededor.Aterrizamos en Zagreb y no tuvimos que bajar del avión, cosa que nos alegró. Nuevo despegue hasta Belgrado, aquí si nos bajamos y esperamos durante más de 2 horas; ya estábamos a punto de tomar el vuelo siguiente cuando nos dicen que hay que pagar las tasas en la otra parte del aeropuerto… Nos tocó correr, preguntar mil veces hasta que por fin conseguimos llegar al lugar correcto, tras suplicar, más con gestos que con palabras, nos dejan colarnos y nos aceptan los dólares, corrimos luego otra maratón para no perder el avión.Llegamos a Dubrovnik ya de noche, allí no había nadie esperándonos como nos habían asegurado en la agencia. Otro subidón de adrenalina. No se explicar cómo ni cuándo apareció un señor al que mostramos los documentos, nos hizo señas para que le siguiéramos hasta un cuarto donde estaban nuestras maletas, luego nos abrió la puerta de un taxi, habló con el taxista y tras una hora de viaje nos dejó en la puerta del Gran Hotel Park. Nos asignaron una habitación y nos pasaron al comedor donde nos habían guardado una cena fría, de allí nos fuimos a dormir.     

Día 2.- 22 D. Dubrovnik
Nos despertamos tarde y un poco confusos, la hora del desayuno había pasado. Satur se fue a buscar cambio y comprar algo que llevarnos a la boca. Volvió al rato con una millonada de dinares que había cambiado en una oficina de correos, zumo y pastelitos. Nos alistamos para ir a descubrir la ciudad y pronto nos dimos cuenta que los precios eran astronómicos: el billete de bus urbano valía 100000 dinares.Justo enfrente de la Puerta Pile, acceso a la ciudad vieja, estaba la oficina estatal de turismo Atlas (en aquel momento todo se coordinaba a través de ella pues las mayoristas no tenían representantes), allí conseguimos alguna información.Recorrimos muy despacito parte del centro amurallado de la Ciudad Patrimonio de la Humanidad, en aquellos momentos estaban terminando de restaurar las murallas. Entramos por la Puerta Pile y nos quedamos boquiabiertos al encontrarnos de frete el Fuerte de Onofrio, el Monasterio Franciscano y “Placa”, qué maravilla, cada rincón merecía una foto aunque entonces éramos más cautelosos disparando la máquina.Aquel año era el primero después de mucho tiempo que se celebraba oficialmente la Navidad y había fiesta en la calle, cantos y danzas folclóricas. Las iglesias estaban a reventar, nos llamó la atención ver a tanta gente joven en ellas. Visitamos la Iglesia-Convento de los Franciscanos y la Catedral; en la Plaza Luza había un escenario con música y bailes y en la Plaza del mercado muchos puestos de frutas variadas y flores. Comimos en la terraza de un bonito restaurante porque hacía un día espléndido. El dueño hablaba italiano y se enrolló a hablar con nosotros, nos explicó que no había mucho turismo aquel año por la agitada situación que se estaba produciendo en el país, Eslovenia quería la independencia y Croacia también. Nosotros ignorábamos que las cosas estuvieran tan mal como nos contaba, la verdad es que no teníamos mucha información al respecto.La sobremesa se extendió charlando con este hombre. Nosotros paseamos por las callejuelas cercanas hasta salir de las murallas y llegar a la parada del bus para volver al hotel y curiosear por los alrededores.En la cena nos dimos cuenta que éramos los únicos españoles allí. 

DÍA 3.- 23 D. DBRUVNIK
Después del desayuno nos alistamos para volver a seguir descubriendo rincones de “La Perla”. Compramos una guía de Dubrovnik en español que  encontramos en una librería junto a la oficina de Turismo y volvimos a entrar por Pile. Llegamos paseando hasta el puerto para admirar la ciudad de frente. Hacía un día soleado y apetecía el paseo, recorrimos el trazado por encima de las murallas  para admirar la ciudad vieja desde las alturas. Seguimos callejeando detenidamente tratando de saborear cada rincón hasta la hora de comer, cosa que hicimos en la pizzería París situada en una callejuela cercana a Prijeko. Salimos de la ciudad vieja por la Puerta de Ploce y bordeamos las murallas, en le recorrido pudimos observar que ya estaban casi terminadas de restaurar, apenas quedaba un poquito de la Torre Minceta. Había un gran cartel con el símbolo de La Unesco. El recorrido terminó en la Plaza Pile, de donde salía el bus para volver al hotel. *En abril del ’91 comenzó la guerra y unos meses después bombardearon Dubrovnik y destruyeron parte de aquellas Murallas, ese día lloré, en estos momentos que escribo (2008) todavía me emociono al recordarlo. 

DÍA 4.- 24 D. GRUZ Y LAPAD
Tomamos el bus que nos dejaría en Gruz, parte de la zona turística donde se asientan hoteles, tiendas, restaurantes y demás. Llegamos hasta el Hotel Petka que nosotros elegimos y que permanecía cerrado. Curioseamos las tiendas de recuerdos y compramos un casette de música folklórica, admiramos la bahía que ofrecía bonitas vistas con casas elegantes y una costa abrupta llena de vegetación y volvimos andando hasta la Península de Lapad que era donde se encontraba el hotel Park, un largo recorrido bordeando la bahía y parte de Península que nos dio una idea de la gran extensión y lo turística que era la zona. Derrotados, tras la caminata fuimos directamente a preguntar a recepción por un coche de alquiler, ellos encantados nos facilitaron todo lo necesario y finalmente contratamos por 2 días un W. Golf que costó 87$ = 1865000 Dinares, que traducido a pesetas eran unas 9000 x día ¡carísimo!Aquella noche, mapa en mano, preparamos la ruta de los 2 días siguientes.En la cena de Nochebuena cantaron villancicos en inglés y alemán. 

DÍA 5.- 25 D. KOTOR, CETINGE, P.N. LOVCEN
Salimos muy temprano hacia el sur. Justo un poco antes de llegar a Herceg-Novi entramos en Montenegro, paramos allí para admirar sus maltrechas murallas y descubrir lo que queda del Fuerte Español que levantaron unos paisanos hace muchos siglos y que aprovecharon después los turcos. Desde un mirador se ve como su silueta recorta la bahía que forma la costa en este lugar, poco más que destacar. Seguimos ruta bordeando la costa y poco a poco se va dibujando la “Boca de Kotor” como un embudo con la defensa de dos montañas, una a cada lado. Desde Kamerani, en un mirador que hay junto a la carretera se ve perfectamente. El día está gris y el paisaje parece todavía más temerario. Llegamos por fin a la zona más estrecha, allí dejamos la carretera principal, que continúa gracias a un ferry, y tomamos una secundaria que discurre por la misma orilla del agua en la margen izquierda y que permite admirar el fiordo  en toda su extensión. Seguimos despacito y paramos a cada rato para hacer fotos del paisaje y de los pueblos que van apareciendo: Risan y Perast desde donde se ven dos islitas, una natural que tiene un monasterio rodeado de árboles (Sveti Djordje “San Jorge”) y otra que es artificial construida para albergar una gran iglesia dedicada a la “Virgen de las Tijeras” (Gospa od Skrpjela) ¡Toma ya!El día se empeora, hace frío y llueve, lo más normal para esta época del año; pero claro, esto nos impide disfrutar del paseo por las poblaciones que encontramos en el camino, como nos sucedió en Kotor. Esta cuidad, declarada Patrimonio de la Humanidad, está rodeada por unas impresionantes murallas construidas en la escarpada montaña que cobija la villa. Desde abajo se ve cómo sobresale un templo con una gran torre.Iniciamos el ascenso que nos lleva a un punto alto desde donde hay unas impresionantes vistas de la poblada bahía que forma el fiordo, es un recorrido que no hay que perderse. La carretera en dirección a Cekonge se empina y aparece la nieve, bordeamos el Parque Nacional Lovcen, el cruce de la carretera que conduce a su interior está próximo a Cetinge. Nos adentramos unos kilómetros y encontramos verdaderas postales navideñas, está nevando y blanquean los tejados en las casas de las aldeas que nos vamos encontrando, el camino se vuelve peligroso y no llevamos cadenas, una lástima no poder seguir porque nos ha encantado lo que hemos visto pero a partir de aquí la carretera se estrecha y hay mucha nieve. Tenemos que descender a la carretera de la costa. Pasamos por las afueras de Cetinge sin detener el coche, buscando la carretera de Budva que desciende hasta la costa, nos acercamos hasta San Stefan, una islita rocosa y plagada de construcciones unida a tierra firme que se recorta en el plateado mar del atardecer, no entramos porque era tarde (hay que pagar para visitarla). Volvemos a Budva donde vimos esconderse el sol de aquel día tan ajetreado y tomamos la ruta de vuelta. Nos detuvimos en Tivat antes de tomar el ferry para cruzar “La Boca” y llegar tardísimo al hotel. Un día intenso, lástima que no nos acompañó el sol. 

DÍA 6.- 26 D. KORCULA, Mostar
Madrugamos para aprovechar el día, vamos hacia el norte dirección Split, al pasar Donta Osli tomamos el desvío a Ston, ciudad de corte medieval con calles empedradas y custodiada por unas murallas, que se encuentra justo en el istmo de unión de la Península de Peljesac. Cruzamos toda la península hasta Orebic donde está el embarcadero del ferry que nos lleva en unos 20 minutos a Korcula, la ciudad que da nombre a la isla y que vio nacer a Marco Polo, sólo por estar frente a su casa queríamos ir allí. Un casco viejo medieval rodeado de murallas, muy bien conservado y plagado de palacios, fortificaciones y edificios vistosos. La Casa de Marco Polo está en una callejuela cerca de la Catedral, sólo una placa en el exterior señala el lugar; pero estar frente a los muros que cobijaron a tan importante viajero nos emociona. Las aventuras de este personaje son tan extraordinarias…Desandamos el camino hasta Donta para tomar la carretera principal otra vez rumbo norte, en Opuzen desvío a la derecha hacia Mostar. A unos 10 kms del cruce salimos de Croacia y entramos en Bosnia-Herzegovina. La carretera acompaña al Río Neretva, que queda a nuestra izquierda en todo el recorrido, de cuando en cuando su cauce ofrece  bonitas vistas. Nos detenemos en Pocitelj a fotografiar una gran mezquita custodiada por el pueblo, que ha sido construido de forma escalonada sobre una colina, bonita panorámica del conjunto con minarete y cúpula destacando.Al acercarnos a Mostar vemos de lejos su Puente Viejo, símbolo de ciudad, que fue construido en el siglo XVI  con una curiosa argamasa en la que mezclaron sólo huevos y pelos de cabra; parece que el arquitecto confiaba poco en el ungüento y salió despavorido en cuanto concluyeron las obras, sin embargo supo mantenerse en pie hasta meses después de nuestra visita que fue bombardeado en aquella fatídica “Guerra de los Balcanes”.

Comenzamos el recorrido en la parte alta donde destaca la antigua iglesia ortodoxa, desde allí se ve casi toda la población, aquel barrio parece moderno, con edificios de estilo “Unión Soviética”: líneas rectas sin  ornamentación y poca gracia.Descendemos andando hasta llegar a una plaza que tiene instalado un mercado junto a una mezquita, allí compramos algo de fruta. La vestimenta de vendedores y compradores nos aseguran que estamos en el barrio musulmán. Nos gustó el colorido y el bullicio del bazar.Seguimos callejeando hasta el Puente Viejo, que cruzamos con emoción al saberlo tan “importante”, una vez en el otro lado nos pareció haber cambiado de ciudad, la calle principal ofrece un aspecto limpio, uniforme, numerosos escaparates y vistosos comercios.Cuando volvíamos a buscar el coche visitamos una iglesia rodeada de jardines, la de los franciscanos…*Al escribir sobre Mostar siento algo especial. Precisamente, para nosotros, lo más curioso y llamativo de la visita fue encontrar gente de culturas tan dispares conviviendo en paz. Nos recordaba al Toledo de las tres culturas. Ignorábamos entonces que aquel “detalle” era el principal motivo que desencadenaría una guerra que obligó a desplazarse a muchas personas para evitar la muerte. El nombre de esta cuidad lo hemos oído demasiadas veces, por desgracia, durante años.  

Nuestra intención era seguir e intentar llegar hasta Sarajevo pero era demasiado tarde y aquella noche teníamos que devolver el coche, así que, decidimos volver. Disfrutamos del atardecer en un paraje solitario de la bahía de Ston.    DÍA 7.- 27 D. Descanso en DubrovnikAmaneció un sol tímido entre nubes. Nos tomamos un día de relax con la intención de buscar por nuestra cuenta un coche de alquiler que nos resultara más económico. Salimos por la mañana en su busca y en una casa de alquiler, que quedaba cerca del hotel, contratamos un 4L para 3 días por un precio razonable: pagamos por todo el costo de un día del Golf.    Para celebrarlo nos fuimos a una terraza, que ya teníamos controlada, donde por 200 pelas al cambio, nos tomamos dos pivo “cerveza” y una docena de ostras. Aquel día comimos en un comedor popular recomendado por la guía, queríamos comprobar cómo funcionaba el “servicio social del este”. El precio resultó barato pero tuvimos rascar con fuerza en los platos restos de comida del día anterior, así y todo, el puré de patatas con bacalao, no estaba nada mal. Nos quedamos en la Ciudad Vieja hasta tarde para ver el ambiente y la iluminación nocturna. Un día sosegado y entrañable, en el que hablamos en español con una señora argentina que al escucharnos se acercó a nosotros. 

DÍA 8.- 28 D. TREBINGE, NIKSIC, TITOGRADO
Amaneció un día lluvioso. Apenas había amanecido cuando salimos del hotel  para recoger el coche. Tomamos dirección Trebinge, pero apenas salimos uno de los limpiaparabrisas se desprende y sale disparado a la cuneta, tuvimos que volver para que lo arreglaran. La solución fue rápida, lo amarraron con cinta adhesiva, no nos convencía mucho el remedio pero no había otra cosa. Habíamos recorrido unos pocos kilómetros cuando encontramos  un indicador que anunciaba que entrábamos en Bosnia-Herzegovina. El paisaje desolado que acompaña al camino es de rocas gastadas por la erosión. Nos cruzamos con una caravana de coches y camiones del ejército repletos de soldados, cosa que nos chocó, porque eran muchos. En cada cuartel, aeropuerto o edificio oficial había un gran cartel prohibiendo hacer fotos, cosa que nos intimidaba un poco.En la ciudad aparcamos junto a un gran parque desierto y, cobijados por paraguas, nos fuimos a recorrer el centro de la misma. La lluvia empobrecía aún más una ciudad sin sustancia pero, aún así, nosotros queríamos encontrarle algo que destacara. Cansados del paseo repusimos fuerzas en un pequeño bar-restaurante, grisáceo como el día, nos trajeron la carta pero estaba sólo en cirílico, así que, elegimos al azar lo que nos pareció; notamos que los precios eran menores que en Dubrovnik y que por allí andaban pocos viajeros.De Trebinge nos dirigimos a Niksic, poco que destacar del camino. Lo que nos llamó la atención fue ver muchas casas de reciente construcción sin terminar. Luego supimos que un terremoto asoló toda esta zona hasta la costa y mucha gente se quedó sin casa.

Sigue leyendo :

DUBROVNIK
DUBROVNIK, Placa
DUBROVNIK, desde el mirador
DUBROVNIK, callejuela
KOTOR, fiordo
P.N. LOUCEN
Camino a Mostar
Isla de KORCULA
MOSTAR
MOSTAR
LOUCEN en 4L
DUBROVNIK EN LA YUGOSLAVIA DE 1990
STON, camino a Korcula
P.N. DURMITOR
ATARDECER
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por MostarViajes a Mostar

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela