Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Australia y Pacífico sur » Filipinas » Sipalay » Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.

Relato de viaje a Sipalay - Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Sipalay. Si estás pensando irte de vacaciones a Sipalay, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Sipalay sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [5]

Accede para valorar

5 / 5 (2 votos)
Usuario  
Enviado por: Gortxu y Ra (2490 lecturas)

A la mañana temprano, tras el desayuno, embarcamos para trasladarnos a la playa de Alubihod. La noche había sido movida. La lluvia y el viento nos despertaron en varias ocasiones. Apenas salimos de la bahía la mar nos avisó con dos fuertes golpes que aquel no iba a ser un viaje placentero. El viento soplaba intensamente y a su paso arrugaba la superficie del mar creando olas lo suficientemente altas como para bambolear la banka y rodar de un lado a otro al mínimo descuido. Salir hacia mar abierto fue sencillo pues tomábamos las olas perpendicularmente lo que no suponía un riesgo para la integridad de la banka. El problema vino cuando tuvimos que girar a babor para encarar la costa, pues en ese momento las olas nos golpeaban lateralmente haciendonos zozobrar peligrosamente  Que la situación se había complicado, no era una sensación tan solo nuestra ya que patrón y grumete, que hasta entonces habían estado charlado animadamente dejaron de hacerlo, y se centraron en el control del timón. No fueron más de 20 minutos pero en varias ocasiones temimos por la integridad de la barca ya que el fuerte oleaje amenazaba con pasar sobre ella y ladearla hasta niveles peligrosos. Este tipo de barcas son enormemente estrechas y basta un golpe de mar para que el agua inunde todo el interior y la hunda en el fondo. Afortunadamente conseguimos encarar lateralmente la playa de tal forma que las olas nos daban por popa. La propia corriente nos ayudó a llegar a la playa rápida y velozmente.  Aún con el miedo en el cuerpo nos dirigimos a la recepción de “Raymen Beach Resort” para preguntar si tardaría mucho en llegar un jeepney que nos llevara hasta el puerto de Jordan. Era una pregunta estúpida de unos estúpidos turistas en un país como aquel, dónde tan siquiera se puede asegurar si mañana saldrá el sol. La recepcionista ante tan absurda pregunta nos ignoró y habló con uno de los operarios que estaban trabajando en la ampliación del hotel. Consiguió que nos subiera a ambos en su motocicleta hasta el cruce con la carretera principal por 40php. Menos mal que alguien miraba por nosotros.

El viaje no fue nada cómodo para Raúl ya que todo el trayecto era una pronunciada pendiente lo que hacía que la mochila le tirase para atrás debiendo contrarrestar el peso forzando la espalda. Por no decir nada de lo de los pies al aire. Esa es la pega de usar un 46.

Enlazamos rápidamente con el jeepney que por 30php/pax nos condujo en apenas una hora de nuevo al puerto de Jordan. Como un lugareño más aguantamos el tipo en el interior del jeepney, pero no podíamos quejarnos pues íbamos en el interior del coche algo que agradecimos cuando sin avisar cayó una chaparrada impresionante.

Tras dejar de nuevo constancia en un libro a donde repatriar nuestros cadáveres en caso de naufragio subimos al barco y 20´ más tarde ya estábamos de nuevo en Iloilo. En un jeepney nos acercamos de nuevo al Century Hotel para saber si las maletas habían llegado. Evidentemente, no. Mientras desayunábamos la recepcionista amablemente llamó al aeropuerto para informarse. Tras unos minutos al aparato nos comentó que le habían recomendado que fuéramos al aeropuerto y preguntásemos por el supervisor de la PAL en el aeropuerto de Iloilo. Aquello parecía el día de la marmota. Pero no queríamos que se dijera que no habíamos puesto empeño en localizar las maletas así que armados de paciencia nos fuimos de nuevo al aeropuerto. Nos atendió un individuo distinto a la última vez, pero quizás fuera por un virus o por influencia cultural, el caso es que puso el mismo poco empeño que su compañero días antes. Amablemente nos explicó que ni en la terminal de pasajeros ni en la de cargo habían llegado nuestras maletas. ¿Y para decirnos eso nos hacían ir hasta allí?!!.Para evitar hacer el viaje en balde le pedimos que nos diera un justificante donde se reflejara que en el día de hoy las maletas no habían llegado a su aeropuerto puesto que Vueling nos aseguraba que estaban allí. A partir de ese momento toda amabilidad y sonrisa desaparecieron de su cara. Se negó a hacer dicho papel y ante nuestra insistencia se disculpó diciendo que debía consultarlo con su jefe. Nunca más se supo de él. 20´ y cuatro palabrotas en alto más tarde, que placer eso de insultar sin que te entiendan, decidimos envainar nuestras espadas y  replegando la bandera admitimos que habíamos perdido la batalla. Habíamos vuelto a perder un día más en Iloilo ya que era demasiado tarde para salir de la ciudad rumbo a Sipalay.

Iloilo-Sipalay, 7 de septiembre

Sigue leyendo :

Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.
Filipinas IV, sobre como llegamos a Sipalay y el tifón nos expulsó.

Videos

De Iloilo a Dumaguete
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por SipalayViajes a Sipalay

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela