Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Australia y Pacífico sur » Filipinas » Manila » Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos

Relato de viaje a Manila - Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Manila. Si estás pensando irte de vacaciones a Manila, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Manila sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [5]

Accede para valorar

5 / 5 (1 votos)
Usuario  
Enviado por: Gortxu y Ra (2146 lecturas)

El Nido, 19 de septiembre. Lo más interesante de El Nido es la exploración de las islas que conforman el archipiélago de Bacuit. Los touroperadores lo dividen en cuatro grupos para recorrerlo en varias excursiones diarias. El precio varia en función de la cercanía o la lejanía de las mismas. Al precio, que es igual en todas las compañías, se le añaden 100php si se quiere comida y 100php más si se alquila máscara y tubo, las aletas no son necesarias pues no hay corrientes y además así se preserva mejor el coral.

Iniciamos la exploración por el Tour A. La excursión la conformábamos seis personas en una de las bancas más rápidas del puerto. Desde el principio no hubo sintonía  entre nosotros, y hablamos más bien poco. Con puntualidad a las nueve el motor de la banca comenzó su rápido traqueteo y el patrón puso rumbo a la primera isla, Miniloc, que guardaba dos de los paisajes más interesantes del archipiélago el “pequeño” y el “gran lago”. Cuarenta minutos más tarde nos encontrábamos en la entrada del “small lagoon”. Es tan pequeña que las bankas deben quedarse fuera. Uno a uno pasamos buceando por una estrecha abertura en la roca que escondía una pequeña laguna, del tamaño de medio campo de fútbol, delimitada por una enorme pared circular de roca viva. El agua confinada y la intensa radiación solar creaba fuertes corrientes termoclimas que o bien te dejaban helado o bien te hacía sudar. Estas corrientes eran perfectamente visibles mientras buceábamos. La laguna no era muy profunda y el fondo arenoso se veía salpicado de coral con una intensa vida marítima. La laguna terminaba en una pequeña gruta no más grande que un salón y con una altura máxima de 4 metros. No pudimos disfrutar la visita con plenitud pues coincidimos con un enorme grupo de coreanos que tenían tomada la laguna por sus kayaks.

Bordeando la isla y muy cerca de la anterior laguna se encuentra la “big lagoon”. En esta ocasión la banka sí podía acceder al interior aunque debía hacerlo con gran tiento pues la entrada tenía muy poca profundidad y la anchura justa para dos bankas. Su tamaño era mucho mayor, como cuatro campos de fútbol. A ritmo lento para poder disfrutar del paisaje la barca recorrió todo el perímetro y cercano al acantilado, tan cerca que parecían más altos y abruptos. La fuerte luz del mediodía hacía resaltar los colores. La laguna tomaba diferentes tonos de azul en función de su profundidad, desde verde turquesa para los fondos arenosos y poco profundos hasta el azul más oscuro para las zonas profundas pero también había cabida para infinidad de tonalidades de verdes y azules. Colores y tonos a los que no podíamos poner nombre pero que nos resultaban igual de bellos.

Continuamos viaje hacia la Simisu island donde paramos para comer y hace “snorkel”. La variedad tanto del coral como de los peces era grande. Peces loro, cirujano, trompeta, globo, barracudas....anémonas, pólipos, pepinos de mar, gorgonias, corales blandos y duros de infinidad de colores donde el rojo y el azul cobalto brillaba intensamente. Las islas que desde la lejanía parecían enormes tótems petrificados, al acercarse descubríamos que lejos de ser piedras lisas estaban llenas de grietas y aristas. Cada una de ellas contaba una historia diferente. Tifones, tormentas, vendavales, marejadas.....habían dejado a lo largo de los siglos su propia historia. Agua y viento se alían para moldear cada centímetro de roca sin que hubiese un solo espacio para la tregua. Las rocas se alzaban con imponentes formas picudas semejantes a agujas, con aristas tan afiladas que era imposible tan siquiera tocarlas. Cada roca que el mar había separado de sus hermanas parecía salida de la mismísima tierra de Mordor. No era difícil imaginarse que uno se encontraba frente a la miniatura de las tierras oscuras, aunque por ellas, en vez de ogros y caballeros, eran cangrejos y caracolillos los que se veían correr por su superficie. Ni el más tétrico escultor hubiese podido nunca imaginar tal cantidad y variedad de aristas, surcos, agujas, puntas....una caída accidental por uno de esos acantilados era una muerte segura.

Finalizamos en la playa de los “7 commands” donde mientras  tomábamos coco hablamos con el guía sobre la vida en El Nido.

Sigue leyendo :

Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos
Filipinas IX, sobre cómo conocimos el paraíso y descubrimos sus secretos

Videos

El Nido III
El Nido II
El Nido I
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Comentarios

  • Avatar de Rodríguez sábado, 08 de mayo de 2010 Rodríguez dice:

    Impresionante esta galeria de imagenes recien llegada del paraiso! Saludos,

  • Avatar de cristina59 domingo, 09 de mayo de 2010 cristina59 dice:

    Precioso lugar para visitr. Saludos.

  • Avatar de Legazpi viernes, 18 de junio de 2010 Legazpi dice:

    Brillante diARIO Y HERMOSAS fotos. Sin duda un destino al q ir antes de la llegada masiva de gente. Es de los mas cercano al paraiso...

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por ManilaViajes a Manila

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela