Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Australia y Pacífico sur » Filipinas » Iloilo » Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino

Relato de viaje a Iloilo - Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Iloilo. Si estás pensando irte de vacaciones a Iloilo, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Iloilo sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [5]

Accede para valorar

5 / 5 (1 votos)
Usuario  
Enviado por: Gortxu y Ra (1684 lecturas)

Iloilo 1-2-3 de Septiembre

Las sucesivas demoras en la entrega del equipaje nos obligaron a estar tres días en Iloilo. Aprovechamos también para comprar ropa. Al principio teniendo fe en que las maletas aparecieran, luego conscientes de que comprábamos la ropa que llevaríamos el resto del viaje. A pesar de ser una ciudad importante los centros comerciales carecían de muchas cosas que necesitaríamos en los dos meses de viaje que nos quedaban.

La ciudad no tenía el más mínimo interés no solo cultural sino también desde el punto de vista de ocio. Los días se sucedían sin pena ni gloria.  Los dedicábamos gran parte a buscar ropa adecuada y poco más, puesto que los centros comerciales estaban alejados unos de otros. Finalmente optamos por usar el taxi pues las carreras no pasaban de los 60php (30 la bajada de bandera más 2´5 por cada 300m). El tráfico era infernal y el ruido de las motos atronador. Día y noche el motor de explosión de dos cilindros se convertía en la banda sonora original de la ciudad. Andar por sus calles era no solo física sino también mentalmente agotador. El caótico tráfico ignoraba con absoluto desprecio os semáforos, los pasos de cebra... e incluso las aceras se convertían en improvisados carriles reversibles cuando el embotellamiento era mayúsculo. La contaminación era asfixiante. Los viejos motores de los jeeps y camiones quemaban mal el combustible generando nubes de contaminación que cubrían las calles. Parte de la tarde la dedicamos a internet con el fin de ponernos en contacto con Vueling y así esclarecer el-misterio-de-las-maletas-que-llegan-pero-no. El personal del hotel amablemente todos los días llamaba al aeropuerto preguntando por las maletas. Pero incluso a ellas les pasaban de una extensión a otra sin clarificarlas nada.

Los tres días de ruido, contaminación y sensación de pérdida de tiempo estaban haciendo mella en nuestra moral. Veíamos como los días se nos escapaban de las manos así como la posibilidad de recuperar las maletas. Vueling insistía en que el sistema les indicaba que las maletas estaban en Iloilo y los del aeropuerto negaban la mayor. Decidimos ir personalmente al aeropuerto para hablar con el encargado de equipajes de Philippines Airlines. Fuimos hasta el mayor centro comercial de la ciudad situado a las afueras, el SM City, donde había habilitada una terminal de autobuses. En ella paraban los jeepneys que recorrían las distintas zonas de la ciudad y pueblos adyacentes así como un “shuttlebus” al aeropuerto que salía a demanda aunque te aseguraban que llegabas 2 horas antes de la salida de tu vuelo aunque no estuviese completa la furgoneta. Había dos servicios el “VIP” algo más espacioso por 70php y el estándar por 50php que te apretujaban como sardinas. El viaje tan sólo duraba 25 minutos. Llegamos con ilusión al aeropuerto pero se esfumaron en cuanto vimos la cara del encargado al terminar de contarle nuestra historia. No tenía la más mínima intención de molestarse en averiguar el paradero de nuestras maletas. Miró a una esquina donde se amontonaban las maletas no reclamadas, preguntó con desgana tras la nube de humo de su cigarro- “¿Es alguna de esas? “No”-contestamos. “Pues entonces no está aquí”-zanjó. Lanzó un correo interno avisando del percance y nos despidió con una amplia sonrisa que a nosotros son sentó como un tiro, excusándose porque tenía que atender otras obligaciones.

Aún más desesperados volvimos a la ciudad y cenamos en la esquina de la calle, como venía siendo habitual, unos satay de pollo con salsa agridulce de tomate (un ketchup oriental). El precio irrisorio 10php por pincho, 10php por una SevenUp y 30 por una cerveza. Justo al lado del hotel había una tienda de internet por 20php/hora y que se había convertido en nuestro centro de operaciones para reclamar las maletas. Testeamos el correo, escribimos a familiares y amigos y comprobamos que el tiempo seguía siendo malo y que tras éste último tifón se aproximaban otros dos que volverían a asolar la isla de Luzon. Nosotros unos cientos de kilómetros más al sur estábamos a salvo del centro del tifón aunque no de sus coletazos. Teníamos asegurado el mal tiempo. Aquella temporada de tifones de Filipinas estaba siendo la peor en 40 años.

Sigue leyendo :

Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino
Filipinas II, sobre como dimos por muertas nuestras maletas y decidimos continuar camino

Videos

Recorrido
Iloilo
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Comentarios

  • Avatar de Rodríguez martes, 06 de abril de 2010 Rodríguez dice:

    Ya tenía ganas de leer vuestras andanzas filipinas...A ver como continúa! Me ronda la cabeza ir este año pero solo tengo 3 semanas y creo que será demasiado poco...

  • Avatar de Gortxu y Ra martes, 06 de abril de 2010 Gortxu y Ra dice:

    En esto de viajar ya sabes que el tiempo es relativo. Un país puedes verlo en una semana o en una vida.......
    Por supuesto no vamos a ser nosotros lo que digamos que tres semanas es suficiente, porque nosotros estuvimos seis y no nos lo pareció. Pero si te decides para nosotros (aunque no pudimos visitar la isla principal Luzon) lo mejor fue Palawan con diferencia. Incluso me atrevería a decir que merece un viaje de 21 días...jejejejeje

  • Avatar de Legazpi martes, 06 de abril de 2010 Legazpi dice:

    Realmente cada uno escribe según su experiencia...lástima q os saliera mal, q jugada tener mala suerte en el paraíso!!

  • Avatar de Gortxu y Ra miércoles, 07 de abril de 2010 Gortxu y Ra dice:

    Hola Legazpi!!
    No se ouede decir que nos saliera mal. Mal hubiera sido no poder disfrutar del país por problemas de salud o de otro tipo. Hasta de esto aprendimos que se puede viajar con la mitad de la mitad de cosas que llevamos en la mochila. Al principio fue frustrante más por la inoperancia deVueling que por la falta de maletas.
    Un saludo y que bello es viajar!!

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por IloiloViajes a Iloilo

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela