Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Asia » Vietnam » Hanoi » BUENOS DÍAS VIETNAM

Relato de viaje a Hanoi - BUENOS DÍAS VIETNAM

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Hanoi. Si estás pensando irte de vacaciones a Hanoi, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Hanoi sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [4'5]

Accede para valorar

4,75 / 5 (5 votos)
Usuario  
Enviado por: Nuria Trotamundos (5225 lecturas)

© Nuria Millet Gallego

Una buena forma de ver Vietnam es desde una bicicleta. Se pueden alquilar fácilmente por unos cuantos dongs, la moneda local. El paisaje sorprende por su variedad. Desde el ambiente de montaña de bosque tipo alpino de Dalat, hasta la costa tropical de Nha Trang, donde bañarse en las aguas del Mar del Sur de China. De las terrazas de arroz en el delta del Mekong, donde trabajan juntos hombres y bueyes, al ambiente marinero de Danang y Hai Pong, llenos de barcos pesqueros pintados de azul y rojo en los que ondea la omnipresente bandera roja con la estrella amarilla. De las tranquilas calles con arboledas y tráfico de bicicletas, a las grandes avenidas repletas de motos y coches.

De las brumas entre las piedras antiguas de la ciudad imperial de Hué, que hablan de los tiempos de los emperadores, a las brumas entre los peñascos de la fantástica bahía Halong. También forman parte del paisaje los cientos de pagodas en las que viven monjes budistas, las ancianas con la boca roja por mascar betel, y los viejos de largas barbas blancas, que ofrendan varitas de incienso en los templos. Y en todas partes, un denominador común: cientos de miles de sombreros cónicos, bajo los que se esconden los ojos oblicuos, tímidos y sonrientes de los vietnamitas.

Un paseo en barca por el río Saigón, el río Mekong, el río Perfume, el río Cai o el Mar de la China, dicen mucho de Vietnam. En las orillas del río Saigón se levantan palafitos hechos con tablones de maderas viejas y uralitas que empobrecen aún más su aspecto. Se ve gente asomada a las ventanas, hombres y mujeres lavándose el pelo, o con sus cuerpos enjabonados, niños pequeños jugando en las aguas del río, viejos en una tumbona mirando el pasar de las barcas. Esas barcazas cruzan cada día ante sus ojos, transportando enormes pilas de cocos, madera cortada o tinajas  de barro, hojas de palmera o bicicletas.

La bahía de Halong es una de las maravillas naturales de Vietnam. Su nombre significa “donde el dragón descendió al océano”. Juncos chinos de velas rojizas se deslizan por las verdes aguas del Golfo de Tonkín. Cada vez hay menos juncos, pero todavía puede verse su silueta recortada contra el fondo de los peñascos. Hay unas tres mil islas recubiertas de vegetación, que esconden playas y grutas creadas por el viento. El dueño de un comercio de Hai Pong desde donde puede alquilarse un barco para recorrer la bahía, enseña orgulloso su fotografía junto a la actriz Catherine Deneuve, con menos glamour del que hace gala en la película Indochina.

Sigue leyendo :

MUJER VIETNAMITA
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Comentarios

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por HanoiViajes a Hanoi

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela