Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Asia » Thailandia » Ko Phangan » Ko Tao, La pequeña y sensual tailandesa del sur

Relato de viaje a Ko Phangan - Ko Tao, La pequeña y sensual tailandesa del sur

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Ko Phangan. Si estás pensando irte de vacaciones a Ko Phangan, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Ko Phangan sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [5]

Accede para valorar

5 / 5 (1 votos)
Usuario  
Enviado por: kunstbert (2673 lecturas)

No recuerdo el nombre de la población desde la que a las 9 de la mañana iba a salir el ferry que debía llevarme a Ko Tao. Lo que si recuerdo es que en la agencia de viajes de Bangkok me habían vendido un billete de autocar algo más caro para no tener que llegar cuatro horas antes y verme obligado a esperar en los toscos asientos de madera del muelle de un pueblo todavía dormido. Pero ahí estaba yo a las 5 de la madrugada en un callejón, tan enojado por haber accedido a pagar en vano ese plus de puntualidad, que ni siquiera trataba de evitar el insistente ladrido de ese perro que, tras una verja, por mi causa parecía querer despertar a todo el vecindario.

Había tan pocas cosas que hacer, que tratar de averiguar las razones del intempestivo vociferio canino me tuvo absorto durante varios minutos, hasta que vi a un par de animadas jovencitas tailandesas del pasaje doblar la esquina y echar a andar por la única oscura y desierta calle que se veía. Discretamente, me dejé llevar tras su estela por la curiosidad del caminante solitario para terminar descubriendo, unos quinientos metros más abajo, las razones del escándalo que aquel chucho había armado en plena noche. Lo entendí mientras desayunaba un exquisito estofado picante con arroz, en un madrugador establecimiento que, de no ser por las 4 mesas alineadas que percibí desde fuera, bien hubiera podido ser la casa de la hospitalaria señora que me lo sirvió, con su canoso pelo enmarañado por la reciente almohada y su expresión adormilada; Mi autocar había sido la primera oportunidad de negocio en la localidad todavía a oscuras, y el perro, cual gallo matutino, lo había estado anunciando a los cuatro vientos.

           
Compartí también con esas chicas la terraza del ferry, con las que apenas llegué a cruzar un par de sonrisas y algunas miradas furtivas desde unas filas de asientos más atrás, mientras disfrutaba del fantástico paisaje marino, con tupidas islas verdes y plateados peces voladores que parecían no querer volver nunca más a sumergirse en el agua.

           
El pequeño puerto de Ko Tao apareció en el horizonte materializando un sueño antes tan solo imaginado. El deseo de experimentar, emulando a Gauguin, cómo sería la vida pintando cuadros en una apacible isla, había permanecido tanto tiempo creciendo en mi cabeza, que todo cuanto veía iba encajando en mi viaje como las últimas piezas de un puzzle a punto de terminar. Después de dos meses y medio recorriendo la India, Laos y Tailandia, la decisión de regresar a España al cabo de dos semanas estaba ya tomada, así que tan solo me quedaba aprovechar mi estancia en ese lugar, como una última lección antes de ponerme a imaginar futuros nuevos sueños tropicales más prolongados.

Durante mis primeros días de estancia en la isla, cada noche, cuando regresaba a mi bungalow, a las afueras de la pequeña localidad turística donde me había alojado, las  “Ladybar’s” me gritaban desde la barra de su local para que me acercara a ellas. Era el último establecimiento abierto antes de penetrar en la negrura del camino, hacia la entrada trasera del jardín de arena, palmeras y diminutas cabañas de madera donde me alojaba. Un “falang” solitario, sin duda, les debía parecer presa fácil, pero este, ignoraba repetidamente su llamada. Hasta que una noche, por fin, me decidí a corresponder a la insistencia de las únicas personas a las que, de alguna manera, parecía importarles mi presencia en la isla.

Sigue leyendo :

ko tao 1
ko tao 2
ko tao 3
ko tao 4
ko tao 5
ko tao 6
ko tao 7
ko tao 8
ko tao 9
ko tao 10
Ko Tao, La pequeña y sensual tailandesa del sur
Ko Tao, La pequeña y sensual tailandesa del sur
Ko Tao, La pequeña y sensual tailandesa del sur
Ko Tao, La pequeña y sensual tailandesa del sur
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por Ko PhanganViajes a Ko Phangan

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela