Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Asia » Thailandia » Bangkok » Caida al río Pai

Relato de viaje a Bangkok - Caida al río Pai

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Bangkok. Si estás pensando irte de vacaciones a Bangkok, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Bangkok sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [5]

Accede para valorar

:-( sin votos
Usuario  
Enviado por: Sacasonrisas (1580 lecturas)

De regreso a Mae Hong Son me encuentro por casualidad con Jon. Acudimos a un bar, donde le explico la bonita vivencia acontecida, bajo los sonidos de un grupo de música que ameniza el ambiente. No me encuentro nada inmerso en la terraza del local, al pensar que a escasos 30 Km los hay que no pueden hacerlo. Me despido por segunda vez de Jon para retirarme a mis aposentos, a la espera de consultar con la almohada, donde acudiré mañana.

La experiencia del día anterior me ha impactado tanto que decido visitar otra de las aldeas de Karen Padaung. Nueva moto alquilada para ir en busca de la nueva población. El camino de acceso está lleno de riachuelos por los que debo atravesar. Las aguas parecen algo más profundas que las de la jornada pasada. Voy avanzando con cuidado hasta que un trozo de musgo hace resbalar el ligero neumático de la moto, con tan mala suerte que me hace caer en las mismas aguas, poco profundas del riachuelo. Mi mente está en blanco antes de reaccionar de forma rápida, arrojando la bolsa con todo el material a unos secos matojos. La desesperada situación me hace levantar al instante la motocicleta para comprobar que no ha sufrido mayor daño que el de una pequeña rascada en la parte del motor. Retiro la motocicleta para aposentarla de lado en un árbol. Hay que comprobar como me ha quedado el material. Al abrir la ligera cremallera de la funda de la cámara compruebo que se ha mojado. La sensación que me invade es de lo más temerosa mientras apreto el botón de encendido ¡Verifico lo que me temía! El agua ha penetrado en el interior del aparato. La seco y reseco al sol deseando el milagro. La impresora también se ha mojado algo y no se enciende. Ahora son dos los milagros. Las hojas de papel no sufren daños al estar envueltas por plástico.
Espero media hora a que se sequen los artilúgios y la ropa, dando gracias como siempre a que la vida continúe. Aprieto los botones de encendido de la cámara y la impresora para cercionarme que el equipo ha fallecido.

No quiero preocuparme por algo inevitable. Este es uno de esos momentos malos, que hacen valorar las cosas más que nunca. Mi estado, irremediablemente, se encuentra por los suelos sin saber que hacer.
Solo hay un objetivo en mi mente. Regresar de urgencia a Mae Hong Son sin visitar la nueva aldea. Mi triste estado de ánimo empeoraría aún más sin poder serles de ninguna ayuda.

Me cambio de ropa en la pensión y me dirijo de inmediato a una pequeña tienda de fotografía para ver si pueden revisar el equipo. En la pequeña ciudad parece que no hay nada que hacer. No hay casa oficial ni expertos en el tema.
Sin el equipo me siento muy vacío. Es la primera vez que me doy cuenta que sin la cámara y la impresora no tengo ganas de hacer nada. El equipo ha resultado ser ya una prolongación de mi cuerpo.
Parece que lo más cercano donde me pueden revisar el equipo es en Bangkok, donde se encuentran las oficinas centrales para el análisis y recambio de piezas.

Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por BangkokViajes a Bangkok

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela