Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Asia » Japón » Tokio » UNA BODA SINTOISTA

Relato de viaje a Tokio - UNA BODA SINTOISTA

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Tokio. Si estás pensando irte de vacaciones a Tokio, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Tokio sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [5]

Accede para valorar

5 / 5 (1 votos)
Usuario  
Enviado por: Nuria Trotamundos (3419 lecturas)

En la isla de Mijayima no había maternidades ni cementerios, ya que estaba prohibido dar a luz o morir allí. No pude evitar pensar que eran curiosas prohibiciones. Tampoco se podían talar árboles y los ciervos, considerados animales sagrados, paseaban a sus anchas por la isla. Lo que no estaba prohibido eran las bodas.

Tuvimos la suerte de encontrar la celebración de una boda sintoísta en el Santuario de Itsukushima. El sintoísmo es la religión originaria del Japón y venera a los kami, los espíritus de la naturaleza. Está considerada la segunda religión del país, después del Budismo. Aunque en realidad los japoneses practican un sincretismo, una simultaneidad de ambas religiones. Algo difícil de comprender para los occidentales creyentes que adoptan una sola religión.

El santuario era un templo atípico: estaba junto al mar y construido alrededor de un muelle, con pabellones pintados de Naranja y blanco, llenos de incensarios de piedra y bronce verde. La novia vestía un kimono blanco nacarado con una capucha rígida muy abultada, de forma circular. Su cara asomaba diminuta de las formas de la capucha, como si fuera un pétalo de una flor extraña. Tres sacerdotes y dos mujeres jóvenes con largas trenzas en la espalda, oficiaban la ceremonia.

Los sacerdotes también tenían un curioso sombrero con forma de bombín. Tocaron música de flauta, ofrecieron a los novios un cuenco de té, el símbolo de lo que compartirían en el futuro, pronunciaron unas palabras y luego se sentaron en una mesa alargada con los padres de los novios. Después se retiraron a otros aposentos más privados.La novia se sabía observada por unos extranjeros y no pudo evitar una tímida sonrisa ante nuestra curiosidad. Era la mirada de occidente sobre el misterio oriental. © Copyright 2010 Nuria Millet Gallego

BODA SINTOISTA
BODA SINTOISTA (JAPÓN)
BODA SINTOISTA (JAPÓN)
BODA SINTOISTA (JAPÓN)
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Comentarios

  • Avatar de Dunia miércoles, 02 de junio de 2010 Dunia dice:

    Preciosa "leyenda" y magnífico lugar; la Isla de Miyajima con el santuario de Itsukushima. Recordarlo me pone los pelos de punta, aún recuerdo como los ciervos caminaban por las aceras, delante de los numerosos templos rodeados de frondosos bosques. Los caminos para hacer caminatas en esta zona son una magnífica opción, pero ver una boda en directo, no tiene precio. Felicidades.

  • Avatar de Nuria Trotamundos martes, 08 de junio de 2010 Nuria Trotamundos dice:

    Bienvenida Dunia. Es verdad que los ciervos estaban por todas partes, y mordisqueaban todo lo comestible que encontraban...hasta le robaban las galletas a los niños. Compartimos el buen recuerdo. Gracias y un abrazo.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por TokioViajes a Tokio

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela