Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Asia » Japón » Tokio » LOS MONOS DE JIGOKUDANI

Relato de viaje a Tokio - LOS MONOS DE JIGOKUDANI

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Tokio. Si estás pensando irte de vacaciones a Tokio, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Tokio sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [5]

Accede para valorar

5 / 5 (2 votos)
Usuario  
Enviado por: Nuria Trotamundos (2092 lecturas)

Japón es un país volcánico, por lo que tiene numerosos baños termales. Son baños tradicionales que reciben el nombre de onsen. Me resultó curioso comprobar que hasta los monos tenían su propio onsen natural. Desde Nagano cogimos un tren hasta Yudanaka, un trayecto de una hora. Y en Yudanaka un autobús nos llevó en diez minutos al área del Parque de Jigokudani. Caminamos envueltos en niebla a través de un sendero en el bosque, durante dos kilómetros.

Las brumas le daban un aire fantasmagórico. Al rato salió algún mono a recibirnos.La poza termal era una piscina de agua caliente rodeada de piedras, junto a un río. Del agua emanaba un vapor blanquecino que se confundía con la niebla. Cuando llegamos había un grupo de  monos en la poza, ocupados en comer unas pequeñas semillas que recogían del fondo con sus negras manos. Tenían el pelo rubio blanquinoso, la cara muy roja y los ojos brillantes. Nos miraban fijamente pero luego giraban la cara y seguían ocupados en sus quehaceres. Si te interponías en su camino, se volvían agresivos, gruñían y enseñaban los dientes, por lo que les cedíamos el paso amablemente.De cerca se veía que la nariz estaba aplanada, casi no tenían cartílago.

Se veían muchos por los alrededores, bajaban de la montaña y se movían constantemente. Los vimos grandes y pequeños, madres amamantando y transportando a sus crías, parejas acurrucadas, machos grandes y solitarios. Su mirada era casi humana. Leímos que era una colonia de doscientos macacos, de una especie de los más inteligentes. Eran conocidos como los “monos de nieve” porque durante cuatro meses vivían rodeados de nieve. El río bajaba con fuerza, con chorros de espuma blanca, y sus aguas estaban heladas. Los monos preferían las aguas calientes de la poza, que les ayudaban a soportar la dureza del invierno japonés. Pensé que no había mejor muestra de inteligencia y de adaptación al medio que esa. © Copyright 2010 Nuria Millet Gallego

MONOS DE JIGOKUDANI  (JAPÓN)
MONOS DE JIGOKUDANI  (JAPÓN)
MONOS DE JIGOKUDANI  (JAPÓN)
MONOS DE JIGOKUDANI  (JAPÓN)
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Comentarios

  • Avatar de Rodríguez lunes, 10 de mayo de 2010 Rodríguez dice:

    Nuria, la tercera foto es alucinante!! Nagano ciudad y region me gusto mucho, ojala pueda volver pronto a relajarme en un onsen...

  • Avatar de Nuria Trotamundos miércoles, 12 de mayo de 2010 Nuria Trotamundos dice:

    Hola José Luis. Ya leí tu relato sobre Nagano y el templo Zenko-ji, que también vimos. Ahora que he vuelto a la rutina del trabajo me pido el mismo deseo que tú, volver pronto a relajarme en un onsen humeante.
    Por cierto, no me llegó el aviso del comentario al mail como otras veces...
    Gracias y abrazos.

  • Avatar de Altair58 domingo, 16 de mayo de 2010 Altair58 dice:

    Nuria ya tengo ganas de ver el reportaje completo de Japón y por supuesto que cuando vaya me acercaré a ver a los "monos de nieve" porque solo los he visto en los documentales. ¡Qué bonito debe el camino cubierto de niebla!

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por TokioViajes a Tokio

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela