Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Asia » Japón » Tokio » En resumen... Tokio (y algunas cosas más)

Relato de viaje a Tokio - En resumen... Tokio (y algunas cosas más)

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Tokio. Si estás pensando irte de vacaciones a Tokio, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Tokio sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [4'5]

Accede para valorar

4,87478 / 5 (25 votos)
Usuario  
Enviado por: psolo008 (4853 lecturas)

Barajas-Heathrow-Narita-Chubu.

Un día de mareos y de descoloque general, pero era lo de menos. Volvíamos a Japón. Sinceramente, no se por donde empezar, así que directamente no empiezo, me salto el vuelo de 12 horas y los simpáticos registra mochilas sospechosas del peor aeropuerto de Europa, Heathrow. Una vez en Narita recogimos los Rail Pass y compramos los billetes de 2open day del metro y nos separamos, yo a Chubu, solito y ellos a Tokio. Así que otro vuelo más, esta vez, con la comodidad de volar en Japón donde los embarques son electrónicos, amables y a tiempo (cuanta amabilidad tenemos que aprender). Kilómetros mas hacia el sur, en una ciudad cerca de Nagoya me esperaba mi novia tras un año sin vernos (pongamos que las horas de internet no cuentan). Por el momento, una vez en chubu internacional airport, tren, luego otro y, luego,… y luego perdido en medio de la nada...

Gracias a el revisor de la estación me encontré (o al menos un poco), pero en el momento en el que quieres expresar tu gratitud te chocas con un: sorry no english, y la sonrisa de un señor uniformado que te acompaña hasta la línea correcta aunque tenga que atravesarse toda la estación y enseñarte a comprar un billete (y luchar contra las enormes fieras que son aquí los mosquitos). Es inútil, no va a entender que ya sabes cómo, que muchas gracias, no va a entender que te sorprendas al ver una estación tan enorme en medio de un bosque, pero es lógico; son pocos los revisores de Badajoz que hablen inglés.           

Por fin, Tajimi (Ta-Jí-mi, la pronunciación es mas importante de lo que parece) una ciudad sobre una charca. En medio del bosque crecen edificios y urbanizaciones entre el croar de las ranas. Nadie en casa, mi guía y yo, rodeados por un piso que podría ser de Madrid si no fuera por el papel corredero que separa las habitaciones y por las camas aplastadas contra el suelo. La cena recién traída de un convinient store, y la primera noche en Japón, una vez más, esta vez, con el croar de las ranas de fondo.             
Tajimi es una ciudad curiosa. Por la calle, gente normal que atraviesan los claros de acera entre la hierba de un sitio para otro; en casa, sin embargo, se pasean vecinas y amigos que me vienen a ver como a un mono de feria. Sólo mujeres, desde cuarentonas que tratan de explicarme en diez minutos, su afición por España, el buen tiempo y Barcelona, hasta compañeras de la universidad que son superfans de mister Rafael Nadal y como no, de Fernando Alonso, que por cierto es una amante de Tokio, o al menos eso aseguraban ellas. Con unas horas es suficiente, espero, pero luego llega la hora de la verdad, los padres (y la comida, claro). Él con bigote casi imperceptible y pelo muy atrasado y ella bajita y sacada de los años ochenta. Mi inglés nunca dio para mucho (y mi japonés menos), así que me limito a afirmar tenso, una y otra vez (está rico, el viaje bien, muy interesante, bonito trabajo, estudio ingeniería,…). Mis amigos andarán por Tokio y yo aquí, radiografiando a mi pesar (y bastante asustado) la sociedad nipona. Pasa la tarde en la casita de dos pisos y por fin nos marchamos, son momentos, que al menos los primeros minutos, no se los deseo a nadie, nunca sabes si están contentos o enfadados; ella muy servicial y sonriente, él callado y con alguna pregunta superficial, aunque luego todo fue mas o menos bien… Ya por la tarde recorremos el barrio residencial entre nubes de mosquitos, saludando a algún vecino (con las correspondientes presentaciones) y caminando por el que fue su colegio. Una barrio normal, tranquilo, con muchos jardines y árboles que dicen ser cerezos y donde muchos se conocen entre sí, coches los normales en esta situación, pero sobre todo muchas bicicletas; no me importaría vivir allí. Anochece tranquilamente, aquí parece que el tiempo va lento, en un cruce de carreteras dos chavales intentan buscar internet con un portátil (me recuerdan a alguien) como cazando moscas pero con un PC. Una vez en casa, televisión con programas de curiosidades y Nakamura, jugador del Celtic de Glasgow lanzando un córner contra moles de rugby francés. Es curioso- la digo – mi hermano es un seguidor de este equipo. Ella no se lo cree…, pero es la verdad.

             
Tajimi Station, por la mañana, por fin con guía, de fondo una charca inmensa con edificios pegados y gente que va al tren incansable tan pronto por la mañana. Con los Rail Pass que saqué en Narita, nos ahorramos el viaje ya que nadie se para a comprobar la identidad de éstos, sólo la ola de Hiroshige parece suficiente acreditación para que muestren su reverencia y te permitan el paso. Comienza por fin el viaje, mi tercera vez por estos lares.           

Sigue leyendo :

8:24 AM Tajimi Station
Sea usted bienvenido
Equilibrios
Horas de metro
En resumen... Tokio
Diálogo de besugos
Anochece
Duelo de titanes
Niños Adultos
Hora de gastar
Strange Mixture
Horas bajas
En resumen... Edo
The big Mori
Nocilla Nightlife
En resumen... Tokio (y algunas cosas más)
Bilbao, NY, y ahora esto
De camino al consumo
Big Brothers
Shibuya Nightlife
El laberinto del Chinotauro
Barios de cualquier lugar
Lost, perdido
Secretos ocultos
Good Luck
Altar, Contador y Bicicleta
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por TokioViajes a Tokio

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela