Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Asia central » Kirguistán » Osh » Mercado de Osh, Kirguistán

Relato de viaje a Osh - Mercado de Osh, Kirguistán

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Osh. Si estás pensando irte de vacaciones a Osh, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Osh sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [4'5]

Accede para valorar

4,5 / 5 (3 votos)
Usuario  
Enviado por: Siriana (3184 lecturas)

Osh es la segunda ciudad más grande de Kirguistán. Con una antigüedad de más de 2.500 años, sus habitantes presumen de que es más antigua que Roma y varias leyendas atribuyen su fundación a Alejandro Magno o a Salomón. Sea como sea, Osh está estratégicamente situada en un cruce de caminos en medio de antiguas rutas comerciales, que han garantizado su existencia a lo largo de los siglos.

Uno de sus principales atractivos es el mercado, que se alarga casi un kilómetro junto al río. Y lo más fascinante, es que huele a leyenda: se halla en el mismo lugar en el que, hace más de dos mil años, los mercaderes que recorrían la Ruta de la Seda intercambiaban seda, jade, especias... También por estos caminos circuló cultura, religión e ideas, y fue así como el cristianismo llegó a Asia, el budismo se extendió de la India a China y el Islam hacia Asia Central.

El mercado se organiza de forma gremial, siguiendo las antiguas estructuras. Es un placer pasear por él, escudriñando los productos locales, algunos tan extraños como el kumys, leche fermentada de yegua, que dicen que es tan mala que hasta  Alejandro el Grande gritó al beberla: "Esto es lo peor que he probado en mi vida".

En el recinto interior hay decenas y decenas de puestos de verdura, que exhiben las sandías y los melones mas grandes que jamás haya visto. Más adelante se encuentran las paradas de ropa y calzado, plásticos y ollas, toda clase de cacharrería y esos deliciosos panes planos tan típicos de Asia Central -naan- escondidos bajo telas para conservarlos mejor. Se vende también comida preparada en forma de vinagretas, huevos, frutas secas y mucha uva: es la temporada.

¿Lo más divertido? La gente. Nos miran con extrañeza y luego sonríen. Se nota que por aquí no pasan muchos turistas. Se dejan hacer fotos, posan orgullosos detrás de sus frutas y ríen a carcajadas cuando se ven en la pantallita de la cámara.

Sigue leyendo :

Mercado de Osh, Kirguistán
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por OshViajes a Osh

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela