Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » Asia central » Georgia » Samtredia » LAS NUEVAS FRONTERAS

Relato de viaje a Samtredia - LAS NUEVAS FRONTERAS

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Samtredia. Si estás pensando irte de vacaciones a Samtredia, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Samtredia sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [5]

Accede para valorar

5 / 5 (3 votos)
Usuario  
Enviado por: Ruta de los Imperios (1779 lecturas)

© Crónica de Vicente Plédel

Dejar tras nosotros a Turquía fue fácil desde el punto de vista burocrático, apenas 20 minutos, pero no resulta tan fácil dejarla atrás en cuanto a lo que significa para nosotros: hospitalidad y cálidos sentimientos... pero Georgia nos tiene reservada gratas sorpresas en este sentido aunque no así en el aspecto policial...

A través de Georgia y Armenia iniciamos una etapa de "última hora". No figura ni siquiera en el programa de la web de LA RUTA DE LOS IMPERIOS, la idea nació justo antes de partir y gracias a los informes de nuestro amigo Jorge Ester, un intrépido viajero que ha realizado una gran ruta terrestre desde España a Thailandia.
Este tramo no estaba incluido porque cuando Georgia obtuvo la independencia de la ex-URSS (en 1.992 oficialmente) le estalló una cruenta guerra de secesión con dos de sus provincias (Abjasia y Osetia del Sur). La guerra había terminado "oficialmente" pero Georgia no pudo vencer a Abjasia y ésta se ha autodeclarado república independiente. Esa frontera es un polvorín con fuerzas militares por todos sitios y campos de minas por doquier. El conflicto con su otra provincia -Osetia del Sur- terminó de otro modo, volvió a formar parte del territorio georgiano (con unos estatutos autonómicos que permitieron la paz). Todo esto es la versión oficial de los noticiarios que veníamos siguiendo pero tras la guerra civil vino la anarquía, atentados, hundimiento de la economía, milicias provinciales, mafias, bandidismo, ... y en 1.997 eso dejó de interesar a los noticiarios y ya no hubo forma de saber que pasaba allí. No consideramos que el país pudiese recuperar algo de estabilidad para 1.999 así que desechamos la idea de cruzarla (al igual que hemos suprimido Irak y Afganistán). Una historia similar ocurre con Armenia pero eso pertenece a la siguiente etapa.
La idea volvió a nuestra cabeza cuando Jorge, a finales de 1.998, nos dio información actualizada sobre esos países. ¡Era posible cruzarlos! Iniciamos el estudio acelerado de Georgia y Armenia y quedaron incluidos en LA RUTA DE LOS IMPERIOS un mes antes de nuestra partida ... si no estallaban en guerra durante los 5 meses que tardaríamos en llegar. No ha sido así y dedicamos a Jorge esta crónica ya que fue él el que nos dio la idea de hacer este desvío.

La frontera georgiana, en Sarpi, nos recibía con un enorme cartel de "welcome" en ruso, turco y georgiano (disponen de un propio y exclusivo alfabeto que nada tiene que ver con los 13 alfabetos restantes existentes en el mundo). El insólito recorrido de esta ruta produce a veces algunas curiosidades dignas de mención. Por ejemplo, desde Turquía hasta Turkmenistán tenemos que cruzar 5 países ... ¡y cada uno con un alfabeto distinto! Turquía con el latino, Georgia con el georgiano, Armenia con el armenio, Irán con el alfabeto árabe y Turkmenistán con el cirílico que todavía siguen usando. Y si logramos llegar a China -¡y entrar!-, otro nuevo. Nada es sencillo en una ruta que da la vuelta al mundo.
Pero el "welcome" arropa la avidez de sus ambiciosas arcas, como podrían comprobar en breve nuestros bolsillos. Las sonrisas han dejado de dibujarse en los rostros de los funcionarios y policías, la seriedad se hace dueña del ambiente en cuanto pasamos la barrera que nos indica la salida de Turquía. En inmigración un cartel pone: "COMPUTER SERVICE. Todos los vehículos y visitantes extranjeros deben de inscribirse en inmigración y para la toma de datos los funcionarios utilizan un ordenador. La utilización de ese ordenador debe de ser abonada por los visitantes: 10 US$ (1.600 pts.) para inscribir un vehículo y 3 US$ (480 pts.) para inscribir a cada persona." Sobran los comentarios. Pagamos los 16 US$ (2.560 pts.) por el lujo del "Computer Service" y pasamos a la aduana.
En cuanto al registro del coche, nos metieron en una especie de hangar individual y lo cerraron. Un soldado comenzó a registrarlo por todos sus recovecos. Las típicas preguntas si llevábamos armas o drogas, pero no nos obligó a abrir caja por caja. De nuevo llega el sonido de la caja registradora, hay que volver a pagar, esta vez una tasa de tráfico por uso de sus carreteras de 33US$ (5.280 pts.). Doy un billete de 50 US$ y me redondean la factura a 40US$ (o sea 7US$ = 1.100 pts. de propina) porque "no tenía cambio" (¡menudo redondeo!). No tragué, para estos casos llevamos un montón de dólares en billetes pequeños, no le hizo gracia cuando recuperé mis 50 US$ y le di los 33 US$ exactos. Luego la declaración de moneda (tenemos que contar el dinero que llevamos y declararlo) y acto seguido querían un "recuerdito". Al principio querían dólares y empezamos a bromear con lo que habíamos recorrido desde Ceuta y lo que quedaba. Les caímos bien y una pegatina de la expedición pareció bastarles... sorprendentemente.
Nadie habla inglés, solo georgiano y ruso. Es difícil comunicarse pero los policías son muy hábiles para hacerse entender en cuestión de dinero, no así para explicar por qué se debe pagar ese dinero. En la última barrera, controlada por 5 policías que no se levantaban para nada, surgió una misteriosa tasa de 20US$ (3.600 pts.). No puedo aducir que no tengo dinero puesto que tienen acceso a mi declaración de moneda. Pido recibo (todo lo anterior ha sido con factura) y me dicen que no, que es una tasa sin recibo. Insisto y me lo explican así de claro con gestos: 20 US$ y abren la barrera, sin 20 US$ no abren la barrera. Contamos que no nos quieren abrir la barrera a otros funcionarios y aduaneros y nos dicen que ese es un tema de la policía, que ellos no están para nada. Y tuvimos que pagar el "peaje". La barrera se abrió pronta y eficazmente a golpe de esos dólares que entraron a toda velocidad en el bolsillo del que llevaba la voz cantante. Y creo que todavía tenemos que estar contentos porque no vieron ni el ordenador ni el resto del equipo, de lo contrario estoy seguro que empiezan a surgir misteriosas tasas por doquier.
Entrábamos en Georgia, "gamarjoba" (hola). Brillaba un día espléndido y nuestros bolsillos iban más ligeritos. Los bosques siguen poblando sugestiva y generosamente todo nuestro recorrido. Campos de té, pinos, rododendros, nogales, albaricoqueros, pinos... es increíble lo fértil que es toda esta zona que contrasta horriblemente con los clónicos edificios destartalados de chapa ondulada y hormigón. Incluso muchos bloques de viviendas estaban completamente recubiertos de la horrible chapa oxidada. Visión que se irá repitiendo por todo el país.
El asfalto es un continuo desafío donde debemos sortear sin descanso infernales socavones o baches camuflados, sin contar con la gran cantidad de ganado vacuno que se pasea tranquilamente en medio de la carretera con la parsimonia e indiferencia que les caracteriza. Los Niva y los Lada invaden el tráfico rodante como en sus tiempos lo hicieron los 600 o los 2 caballos en España. Los coches de marcas alemanas tan solo se lo pueden permitir unos pocos, muy pocos, la "élite".

BUENOS DÍAS, SEÑOR AGENTE

Sigue leyendo :

Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por SamtrediaViajes a Samtredia

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela