Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » América central y Caribe » Guatemala » Panajachel » YO FUI FELIZ...

Relato de viaje a Panajachel - YO FUI FELIZ...

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Panajachel. Si estás pensando irte de vacaciones a Panajachel, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Panajachel sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [5]

Accede para valorar

5 / 5 (4 votos)
Usuario  
Enviado por: ropavieja (1191 lecturas)

Extraido de mi libro: OTROS MUNDOS, OTRAS MIRADAS.
Las mujeres de Guatemala hilan, tejen y bordan sus huipiles: existen más de medio millar de vestidos diferentes. Son muchas las etnias: quiches, mames, tzutuhiles. Cakchiqueles... y cada una viste de forma diferente. Esto lo pude observar en san Pedro de la Laguna, a orillas del lago Atitlán. Otro aspecto que me sorprendió bastante, fueron las treinta iglesias que conté, casi todas evangelistas, para una población de apenas nueve mil habitantes. Una forma más de tener controlados ideológicamente a los indios, sobretodo en estos lugares donde la guerrilla era muy fuerte, hasta que se firmó el tratado de paz.

Debo cruzar otra vez el lago Atitlán para dirigirme a Panajachel. En su lámina de agua se reflejan los tres volcanes que lo protegen. Existe un fuerte oleaje y la embarcación es algo precaria, así que cuando desembarco estoy totalmente mojado, el agua también ha llegado hasta el último rincón de mi mochila. Mi etapa siguiente es Livingston. Remontando el río Dulce llego a esta pequeña localidad frente al mar Caribe. Es la única forma de llegar hasta aquí, también por mar claro; una húmeda y espesa selva lo rodea. Está poblada por los Garífunas, pueblo afrocaribe cuya mezcla cultural es muy interesante..., y sensual. Aunque hablan castellano, conservan su idioma, y su música mestiza. Llevan una vida tranquila disfrutando de su pequeño paraíso, viviendo en chozas de madera junto a las palmeras diseminadas a lo largo de kilómetros de playas exóticas. También lo habitan algunos criollos que poseen pequeños establecimientos hoteleros. Existen sobresalientes edificios de madera con balcones de encaje.

Algunos extranjeros de orígenes muy distintos que recalaron en Livingston se quedaron para siempre. Este poder de atracción también se reflejó en mí, y no es para menos, la tentación es muy fuerte. Aún sin comodidades, sin lujos, la calidad de vida es envidiable.

Para terminar quiero dar a conocer una estremecedora queja maya de la que tuve conocimiento durante mi estancia en estas tierras: “La llegada del cristianismo fue la llegada de la tristeza, el principio de nuestra miseria, la incoación de nuestros padecimientos. Los intrusos nos enseñaron el miedo y vinieron para marchitar nuestras flores. Para que sólo su flor viviese, pisotearon las nuestras".

Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Comentarios

  • Avatar de falca viernes, 12 de marzo de 2010 falca dice:

    Me gustan mucho tus diarios porque además de los viajes muestran que los viajes no son sólo los lugares. Que buenos son esos momentos en que uno piensa: soy felíz, este momento es perfecto. Abrazos!!

  • Avatar de ropavieja domingo, 14 de marzo de 2010 ropavieja dice:

    Así es, como en todo, se evoluciona. Las cosas las veo de esa manera, Mi meta es llegar a donde has llegado otros compañeros de viaje, por alguno de ellos tengo sana envidia, son actitudes ante los distintos momentos de un viaje, que resultan incomprensibles todavía para la mayoría de las personas. Abrazos, salud.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por PanajachelViajes a Panajachel

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela