Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » América central y Caribe » Costa Rica » Alajuela » VOLCANES TICOS

Relato de viaje a Alajuela - VOLCANES TICOS

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Alajuela. Si estás pensando irte de vacaciones a Alajuela, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Alajuela sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [5]

Accede para valorar

5 / 5 (1 votos)
Usuario  
Enviado por: Nuria Trotamundos (1889 lecturas)

Costa Rica es tierra de volcanes. Muchos de ellos activos. Rosa Regás y Pedro Molina Temboury escribieron sobre ellos y sobre los volcanes dormidos de Centroamérica. El volcán Poás , de 2702m. de altura tiene una laguna azul zafiro en el interior de su cráter, de 1,3km. de diámetro y 300m. de profundidad, y su última erupción fue en 1953, aunque en 1989 se cerró porque expulsó gran cantidad de cenizas.

Las guías aconsejaban visitarlo a primera hora por la capa de nubes que se forma a su alrededor. Optamos por ir con el autobús público que salía a las nueve de la mañana, y aunque el trayecto desde Alajuela fue corto, sólo 37 km, lo encontramos envuelto en una neblina que no se despejó en toda la mañana. Cuestión de suerte y climatología. Aunque no pudimos ver la laguna de su cráter, los senderos del parque, rodeados de verde vegetación, merecían el viaje. Helechos, musgos y hojas gigantescas que recibían el nombre de “paraguas de los pobres”.


El volcán El Arenal tenía 1700m. de altura y su última erupción fue en 1990. Fallecieron dos turistas y un guía por las emanaciones tóxicas. Para llegar cogimos una furgoneta y una barca atravesando la laguna Arenal. La Fortuna era la población base para visitarlo; desde cualquiera de sus calles asomaba imponente el volcán. Aunque no vimos ríos de lava ardiente, desde el porche y la piscina del hotel, de categoría sencilla, veíamos el cono perfecto del volcán, todo un lujo.

Al atardecer dimos un fantástico paseo a caballo por los alrededores. Con una mano cogíamos las riendas y con la otra nos agarrábamos a la silla Mi caballo se llamaba Tito y era mansito, pero cuando le daba por trotar era tremendo y mi espalda se quejaba. El camino tenia desniveles y cruzamos varios riachuelos.

Por la noche nos bañamos en las piscinas naturales de aguas termales que llamaban Hot Springs, un capricho de la naturaleza de aguas templadas, entre jardines paradisíacos.

Sigue leyendo :

VOLCANES TICOS
VOLCANES TICOS
VOLCANES TICOS
VOLCANES TICOS
VOLCANES TICOS
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por AlajuelaViajes a Alajuela

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela