Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » África » Túnez » Tunez » BARCELONA TUNEZ SUR 2002

Relato de viaje a Tunez - BARCELONA TUNEZ SUR 2002

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Tunez. Si estás pensando irte de vacaciones a Tunez, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Tunez sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [3'5] [5]

Accede para valorar

3,5 / 5 (3 votos)
Usuario  
Enviado por: llacblau (8347 lecturas)

Hoy era el día en el cual nuestras miradas se posarían reiteradamente en las brújulas de nuestros vehículos. Empezaba nuestra vuelta a casa y por tanto el norte seria nuestra obsesión.
Salimos como siempre con problemas de puntualidad, pero iniciamos la marcha sin demora en cuanto todos estuvimos dispuestos. La primera ciudad en atravesar seria Gafsa, donde había un animado mercado y donde algún compañero paro a comprar algunos kilos de dátiles.
De camino nos dimos cuenta de que nos habíamos olvidado un anillo de oro en la habitación del hotel y este tenia un importante valor sentimental. Dándolo por perdido, Abdallah nos insistió que en Túnez no se perdía nada (¡). El se cuido de llamar al hotel y al rato el hotel confirmo la localización del anillo. Pero...¿cómo podemos recuperarlo?. Abdallah también tenia la solución y después de unas llamadas telefónicas consiguió que un compañero conductor de autocar turístico se lo trajese de Tozeur, para una vez en Hanmamet, sede de su central, nos lo enviara con otro conductor de autocar hasta el hotel Corintians.
Pero nuestra meta era visitar las ruinas de la antigua ciudad romana de Sufetula. Es esta una ciudad que los romanos fundaron en el siglo I d.C. y que los bizantinos ampliaron de forma importante edificando varias iglesias. Esta bastante bien conservada en muchas partes, y fácilmente se ve el gran esplendor del cual gozo. Como el día estaba gris la visita fue bastante agradable, por aquello del calor. Abdallah nos explico todos los detalles de todo el recinto, con un dominio por su parte, más que digno de tener en cuenta. En los alrededores hay vendedores que venden pequeñas estatuas como si fueran antigüedades romanas, cuando en realidad son de escayola con pintura y betún de judea que le da una apariencia envejecida. ¡La picaresca no solo es española.
Salimos de la visita y ya era hora de comer. Por lo tanto, como unos querían comer de pic nic y otros preferían buscar un restaurante de carretera, que si bien eran sencillos, la comida estaba bien condimentada y el precio muy razonable. De manera que decidimos dividirnos en dos grupos.
El grupo del restaurante decidió seguir hasta encontrar uno que colmara sus necesidades. Así fue cuando al rato se encontró uno donde nos preparaban carne de cordero a la brasa, ensaladas y todo regado por agua y bebida de cola. Claro que tampoco falto alguna botella de vino y de cava frescos de las neveras de nuestros coches. Todo ello por un precio que no superaba los 6 € por cabeza. Cuando estábamos en los postres llego el resto de los coches y decidieron no esperar y seguir viaje hacia el norte. ¡Bien! Ya los atraparíamos. Se quedo con nosotros algún coche más y después de pagar seguimos ruta. Se estableció, entonces, una carrera para ver si el segundo grupo era capaz de atrapar al primero.
Pero este segundo grupo tenia que dejar a nuestro guía Abdallah después de Kairouan, pues sus servicios llegaban a su fin y de esta manera se quedaba muy cerca de su casa. La despedida fue muy emotiva y estuvimos como 30 minutos entre abrazos, palabras, regalos y más abrazos. Todos los que estábamos en este grupo sentíamos que dejábamos un buen amigo, amable, cortes, leal y muy eficiente en su trabajo. El otro grupo no se despidió de él, pero hubo quien no lo lamento, lo cual dice muy poco a su favor. Aunque empezó como nuestro guía acabo siendo uno más del grupo. No conoce el desierto, pero es un gran guía y una gran persona.
Seguimos con la intención de atrapar al grupo de cabeza y llevarlos hasta el hotel de La Marsa. Es esta una zona de turismo de playa que esta al norte de Túnez capital. Poco antes de coger la autopista que viene de Monastir, importante centro de turismos de playa, empezamos a escucharlos por la emisora de radio. Bien, esto marcha y en poco rato más los atrapamos ya dentro de la autopista. Parece ser que no acababan de encontrar un ritmo cómodo para todos. Los adelantamos y ya todos juntos nos dirigimos hacia el ultimo hotel de todo el periplo. A la entrada de la capital cometo un error y me equivoco de salida. El resultado es que perdemos mucho tiempo para encontrar el buen camino y después de unas vueltas muy angustiosas, pues había mucho tráfico y los coches se separaban demasiado, llegando a perder el contacto con el coche de delante en muchas ocasiones. Además se hizo de noche y uno de los vehículos no podía ir con las luces encendidas por un corto circuito. O las luces o la emisora de radio, era su disyuntiva. Finalmente con los nervios a flor de pie llegamos al hotel Corintians de la Marsa.
Este era un magnifico hotel de 5 estrellas cerca de una playa y con una fantástica piscina. Las habitaciones eran geniales y el servicio de comida muy bueno. Tenia un bufet verdaderamente fantástico. Muy bien en todos los sentidos, pero.... ¡siempre existe un pero!.
Cuando en recepción confirmamos las dos noches nos dicen que solo esta pagada desde España, por la agencia una noche...¿Cómo....?. Vemos la reserva y efectivamente solo esta reservada una noche. Llamamos urgentemente al servicio de atención al cliente de la agencia de España y nos confirman el tema. Suerte que llevaba conmigo el pedido con el precio y con todas las noches bien explicitas. Este documento fue enviado por fax a España y al rato volvió otro con la autorización de la agencia haciéndose cargo de todos los gastos, reconociendo el error de ellos. ¡Uffffff...! De todas formas suerte que nos dimos cuenta a tiempo, porque el verdadero problema era que el hotel podría haber estado lleno, no habiendo posibilidad de una segunda noche. Aquí se explica rápido pero la angustia que pasamos yo y mi mujer sobre el tema no hay palabras para explicarlo. Por fin acababa un día que digamos empezó bien, se fue empeorando, se empeoro más y al final medianamente se arregló.

Día 13 (25 de Agosto) La Marsa-Túnez- La Goulette-Sidi Bou Said-La Marsa

Hoy es día libre. No hay nada en común y cada persona sola o por grupos puede decidir lo que desee. Unos se fueron hacia Sidi Bou Said, otros hasta Cartago y muchos hasta la Capital de Túnez y todos estuvimos en todas partes y algunos nos fuimos encontrando también por todas partes.
La capital con su medina fue uno de los puntos de más interés. El bullicio de las calles, las tiendas, el regateo, los bares con los clientes fumando las pipas de agua, en fin todo lo que conlleva una medina . Después decidimos ir ha comer a la ciudad portuaria de La Goulette, donde abundan los restaurantes donde el pescado es la base de sus cartas. Los productos servidos fueron de primera calidad, besugos, gambas, lubina y otros “delicatesen” acabaron en nuestros estómagos, pero el precio no era precisamente barato. Turismo obliga.
Después, nada mejor que una siesta en el frescor de la habitación, una piscina y otra vez de turismo. Esta vez hasta Sidi Bou Said, ciudad colgada en lo alto de un acantilado sobre el Mediterráneo. Muy turística y famosa por sus calles encaladas de blanco y sus ventanas azul. Es una autentica ciudad mediterránea y lo demuestra en cada una de sus calles.

Día 14 (26 de Agosto) La Marsa- La Goulette
Esto se acaba , hoy embarcamos para España, pero antes hemos tenido una alegría y a las 7 de la mañana nos avisan de recepción de que nos traen una carta. En ella está el añorado anillo. Abdallah ha cumplido una vez más. Gracias por todo.
A las 12 horas estamos citados en el muelle para embarcar, pero el día se levanto nublado y con lluvia intermitente, como si Túnez se quisiera despedir de nosotros mostrándonos otra cara desconocida hasta el día de hoy. El lugar de embarque es cerca de donde llegamos, pero hay un gentío impresionante, pues los ferries de Marsella y Génova están en el puerto también dispuestos a iniciar la vuelta a sus lugares de origen. Entre todo el descontrol iniciamos los tramites de embarque. Mojados y después de mil y un tropiezo pasamos hacia la frontera. Ahora corresponden los típicos tramites; rellenar impresos de salida de las personas, después los tramites de aduana con registro de algún vehículo y finalmente el barco, que se transforma en un relax, después de tanta gente, griterío y tensión.
Ahora nos quedan 24 horas de navegación que nos pueden servir de meditación y de análisis del viaje. Deberíamos pensar en lo mucho que nos hemos divertido, en lo que nos hemos enriquecido con nuestro contacto con otra cultura y también los problemas de convivencia que han surgido. Una vez relajados y serenados se demostrara que no eran más que el resultado del estrés que un viaje así conlleva y que por otra parte las relaciones humanas además de imprescindibles, tienen otra cara más lamentable, pero que no hacen sino equilibrar la vida de todos.
Si el viaje de ida fue muy tranquilo, el de vuelta se cobro la diferencia. El cielo estaba encapotado y amenazaba lluvia, la mar estaba revuelta y como la velocidad del barco se estableció en 18 nudos el barco se movía más de lo deseado por muchos. De todas formas no era más que la normalidad en un barco de este tamaño.
La tripulación volvió a demostrar una amabilidad exquisita y después de enterarse de que había dos compañeros que celebraban su cumpleaños decidieron con la complicidad de algunos de nosotros que les íbamos ha hacer una fiesta de cumpleaños sorpresa con pasteles incluidos. El cava lo pondríamos de nuestras ya exiguas provisiones. A la hora del postre aparecieron dos grandes pasteles, suficientes para los 56 miembros de nuestra excursión y para invitar a toda la tripulación y otros pasajeros. La verdad que seguramente no habrá otro viaje en barco en que hayamos sido tan bien tratados. Gracias en nombre de todos y esperamos que haya más ocasiones donde el Salambo y su tripulación sean nuestros acompañantes y anfitriones en otro viaje a Túnez y/o Libia.
La llegada a Barcelona siguió siendo gris a causa del tiempo fresco y lluvioso, como si el otoño se quisiera adelantar, pero también debido a que toda esta aventura se acababa. A pesar de todos los problemas habían sido unas buenas vacaciones y se había pasado bien, aunque había quien se empeñaba es ver lo contrario. Ahora pasarían los días e iríamos digiriendo todos los acontecimientos. Para que dentro de unas semanas, como mucho meses, casi todos volviéramos a desear otro viaje a la aventura.

Sigue leyendo :

Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por TunezViajes a Tunez

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela