Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » África » Túnez » Tunez » BARCELONA TUNEZ SUR 2002

Relato de viaje a Tunez - BARCELONA TUNEZ SUR 2002

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Tunez. Si estás pensando irte de vacaciones a Tunez, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Tunez sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [3'5] [5]

Accede para valorar

3,5 / 5 (3 votos)
Usuario  
Enviado por: llacblau (8431 lecturas)

Hoy era el reencuentro con todos los participantes que ya se habían recuperado totalmente. Hubo personas que no salieron del refugio de su habitación en los tres días. De buena mañana, descansados y con ganas iniciamos el camino hacia la ciudad santa de Nefta, ya en el suroeste de Túnez. Antes íbamos a atravesar por su parte sur el Chott El Jerid por una pista bien marcada y bastante clara pero que tenia mucha tolê, ¡dichosa y odiosa tolê!. La parte final pasa lamiendo la zona más húmeda del chott y junto con el palmeral más grande de todo Túnez, que según dicen tiene 400.000 datileras, entre ellas están las mejores del mundo, bueno eso dicen los tunecinos.
Por el camino Abdallah nos explicaba una curiosidad y esta era que de las datileras se realiza un licor llamado licor de datilera. Este licor se realiza con la savia de la datilera, pero conlleva la muerte irremediable del árbol. Esta totalmente prohibido producir este licor, seguramente con la excusa de la prohibición de beber licor los musulmanes, pero creo que siendo la datilera uno de las bases de la economía local no debe ser rentable el sacrificio de un árbol por el beneficio de unas pocas botellas de licor.
No fue muy complicado seguir la ruta y por tanto fue muy placido en este aspecto. Nos encontramos con muy poca circulación y solo un Defender francés con toda la familia, niños incluidos, se cruzo con nosotros, aparte de algún vehículo del país, como los eternos Peugeots 506 pick-up cargados hasta los topes. Solamente el fuerte calor nos frenaba un poco nuestras aventuras fuera del refugio de los vehículos y su aire acondicionado.
A la hora de comer y después de haber realizado los últimos kilómetros por una rápida pista donde no era extraño alcanzar los 110 Km./h., buscamos el refugio del palmeral y sus sombrajos. Comer al exterior y con estas temperaturas, alrededor de los cuarenta y muchos grados, no es precisamente una labor demasiado agradable. Pero intentamos hacerla con la mejor de las caras, que no siempre quiere decir que se consiga. Hay quienes lo llevamos peor que otros. Yo creo que a mayor eficiencia del aire acondicionado de su coche, peor se lleva el tema del calor. Como si el cuerpo se acostumbrara al fresco y reclamara su bienestar.
Después de lo que nosotros llamamos comida y la gente fina llama almuerzo, iniciamos el camino hasta Nefta, donde íbamos a ver “La Corbeille ”, aunque antes nuestro inefable guía nos llevo hasta la cantera donde se sacan las mejores rosas del desierto. Parece ser que hay un pueblo berebere que se dedican a ello casi en exclusiva. Estas rosas del desierto se sacan de pozos a más de 20 metros de profundidad y son el resultado de las temperaturas extremas y de la presión. Están formadas por cristales lenticulares de yeso cuya disposición recuerda los pétalos de una rosa. Las hay pequeñas y poco definidas y de tamaño importante y con pétalos muy grandes y bien marcados. En Europa una buena rosa del desierto puede tener un precio importante, pero en Túnez son muy baratas. Las más pequeñas están amontonadas al exterior en las tiendas de souvenirs y ni las recogen al cerrar la tienda por la noche. El único problema nuestro, no era comprarlas, sino transportarlas, pues son muy delicadas y se marcan con golpes enseguida, perdiendo valor rápidamente. De todas formas todos compramos varias y las protegimos lo mejor posible. Nos aconsejaron un remedio casero para darles realce y era ni más ni menos que lavarlas con agua para sacarles la arena que tienen adherida y rociarlas con bebida de cola. Una vez secas, el azúcar que contiene, les da un brillo y un lustre espectacular.
La ciudad santa de Nefta esta situada en la orilla de una meseta y escalonada hacia el río. Sus blancas viviendas se esconden entre los inmensos palmerales para protegerse de los secos vientos cargados de arena que vienen del desierto. Es famosa por sus manantiales, minaretes y mezquitas. Varios de estos innumerables manantiales están en La Corbeille que no es más que una hondonada en forma de cesto, de ahí su nombre, regada por innumerables fuentes y con un gran numero de datileras y huertas. Hoy en día es usado como reclamo turístico, comprobando que parece ser más rentable como lugar de visitas que como lugar de cultivo. Evidentemente se ha realizado un mirador donde poder verlo con tranquilidad y de paso poder comprar “souvenirs” y beber bebidas friás. La verdad que es curioso el lugar, pero no enamora.
Desde Nefta nos dirigimos hacia el interior del desierto por una pista bien marcada, pero con bastante arena. Este hecho en lugar de fastidiarnos nos incentivo de valiente y con la excusa de la tôle que había circulamos a muy buena velocidad. ¡Como disfrutamos los conductores en estas circunstancias!
¿Qué a que íbamos hacia el interior del desierto? Pues a visitar los decorados que se construyeron ex profeso para algunas secuencias de la Guerra de las Galaxias. Estos decorados están en un llano de arena blanca barrido por los vientos secos. La verdad que el lugar no puede ser más inhóspito y el director consiguió, a ciencia cierta, encontrar un lugar idóneo para sus fines. La arena blanca y el cielo azul intenso le da un aire ciertamente de región inhóspita, inhabitable, extraterrestre en definitiva. Una vez en el lugar nos paseamos por las calles tanto mayores como pequeños, intentando emula a los protagonistas de la película. Pero lo que a casi todos nos llamaba la atención eran dos grandes dunas que había cerca de los decorados. Están dunas eran muy suaves por un lado, pero a sotavento la caída era de vértigo. Como ya estaba anocheciendo, hoy habría nocturna, no había demasiado tiempo disponible y casi todos, repito, nos dirigimos hacia la llamada de la arena. La cima estaba llena de vehículos todo terrenos de los operadores turísticos que traían a grupos y les maravillaban con los descensos por la gran duna. Nosotros no íbamos a ser menos y les acompañamos con nuestros vehículos en las subidas y bajadas. Finalmente reagrupamiento y hacia Tozeur, lugar donde íbamos a pernoctar las dos próximas noches. Pero había que llegar y la pista si bien era rápida, estaba plagada de la dichosa tôle y se nos hizo lenta y pesada, pues el coche no aceptaba de buen grado tanto suplicio. La oscuridad de la noche y el cansancio hizo el resto. Algunos compañeros más valientes se adelantaron, pero demasiado, por tanto no pudimos acortar por donde nuestro buen Abdallah nos indicaba. Así que tuvimos que ir hasta encontrar la carretera y volver por ella hacia atrás hasta Tozeur. Otra vez aparecieron tensiones y malentendidos que no ayudaban en nada al buen rollo del viaje.
Por fin llegamos al hotel de Tozeur. Este también fue uno de los hoteles que la agencia nos cambio por uno mejor. En este caso es el”Dar Cherait” un magnifico hotel de cinco estrellas. Tiene una especie de museo-parque temático que invita a conocer la vida tradicional en la ciudad y en el gran oasis que rodea la ciudad de Tozeur.

El Dar Cherait es un palacete legendario y joya arquitectónica del sur de Túnez, concebido como museo y complejo cultural. Se encuentra situado en el corazón del palmeral del Oasis de Tozeur. Habitaciones concebidas como únicas en su decoración, con tapices, alfombras y diversos trabajos artesanales tunecinos.
El aparcamiento para los vehículos era pequeño, pero finalmente todos nos fuimos ubicando y rápidamente el reparto de habitaciones y la cena. Esta transcurrió en un salón muy clásico y muy bien decorado. Parecía que estábamos alojados en un museo, haciendo honor a lo leído en la web del hotel.

Día 11 (23 de Agosto) Tozeur-Tozeur

Ya nos encontramos en la peculiar Tozeur, ciudad, cuya arquitectura difiere de los pueblos de los alrededores. Se característica por sus callejuelas y casas abovedadas, con una original disposición de ladrillos en dibujos geométricos. Es la capital del gigante oasis de datileras, en el cual, desde ayer estamos inmersos. Son innumerables los manantiales que surgen por doquier y que gracias al hábil sistema de acequias llega a todas partes y contribuye a una efectiva irrigación.
Esta ciudad también es famosa o mejor dicho, base de innumerables visitas muy conocidas como los oasis de montaña como Tamerza, Mides o Chebika. También esta cerca de Metlaoui y su famoso tren que serpentea por las Gorges du Selja. De manera que este era el plan del día, la visita de tan emblemáticos lugares.
Un grupo decidió ir a realizar el viaje en el tren también llamado popularmente el Lagarto Rojo. Este tren era el utilizado por un Pacha en sus excursiones por las gargantas. Así, hoy día es un confortable y pequeño tren de principios de siglo que debidamente restaurado, se encarga de pasear diariamente a los turistas por la espectacular garganta, por donde serpentea a muy baja velocidad, haciendo varias paradas para que se disfrute del monumental paisaje que nos ofrecen la simbiosis del río Selja con las montañas.
Al mediodía nos juntamos prácticamente todos los vehículos para realizar la ruta de los oasis de montaña. Desde Metlaoui iniciamos la aproximación con Abdallah de guía. Primero pasamos cerca de unas minas de fosfatos que nos complico un poco el encontrar el camino. Estaban de obras y estaba muy mal señalizado.
Pero al fin llegamos a Mides. El primero y más cercano a la frontera de Argelia de los oasis de montaña. Lo que queda del pueblo antiguo esta encaramado en lo alto de una pequeña meseta rodeado de profundas gargantas en tres de sus lados y con un sorprendente palmeral en el fondo. A las puertas esta lleno de tiendas de souvenirs y refrescos como todo lugar turístico que se precie. Para los habitantes de estos lugares la industria del turismo es prácticamente su método de subsistencia único.
El siguiente pueblo en visitar fue Tamerza, podríamos decir la capital de estos lares. El antiguo núcleo de viviendas esta abandonado y arrasado por la lluvia, como en Chenini. Pues las casas se construían con adobes y barro. Parece ser que grandes lluvias muy torrenciales lo dejaron todo destruido.¡Debió de ser terrible!. La ciudad esta rodeada de un oued, que debido a unos cortados bruscos en la roca cuaternaria forma unas cascadas muy bucólicas y forma unos de los paisajes más típicos del sur de Túnez.
Visitando estas ultimas cascadas había quien quería volver al hotel, pero Abdallah nos insistía que no nos partiéramos en varios grupos, casi suplicando me pedía que no lo permitiera. Después entendí que la policía turística le había avisado de que si no íbamos agrupados lo entenderían como una irresponsabilidad suya y podían tomarle represalias. De todas formas, ya no íbamos juntos desde la mañana por lo tanto no entendí tanto problema. Pero a veces la amabilidad de la policía turística llega a agobiar.
El siguiente oasis de montaña es Chebika y consiste en una garganta con un tupido palmeral de datileras regadas por innumerables fuentes que dan un inusitado verdor a todo el conjunto. Fuera de la garganta todo es un secarla inhábil para cualquier tipo de cultivo.
A los pies de esta zona montañosa discurren varios ríos de régimen estacional que desembocan en pequeños chotts. Al parecer cuando nosotros pasamos, en las montañas que hacen frontera con Argelia, habían caído fuertes tormentas que llenaron las ramblas y riachuelos de agua torrencial que habían ido río abajo, pero su intensidad no había sido tanta como para llegar a los chotts. Si veíamos los riachuelos llenos de barro pero nada más. Estas avenidas deben enriquecer los acuíferos que deben ser muy abundantes.
Finalmente el hotel y ha descansar que todos lo necesitábamos tanto para relajarse como para intentar que volviera el buen rollo.

Día 12 (24 de Agosto) Tozeur-Sbeitla-La Marsa
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por TunezViajes a Tunez

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela