Estás en:» Inicio » Relatos de viaje » África » Marruecos » Marrakech » Los sentidos de Marrakech

Relato de viaje a Marrakech - Los sentidos de Marrakech

Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Marrakech. Si estás pensando irte de vacaciones a Marrakech, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Marrakech sea más interesante y barato.
Votación:[1] [2] [3] [4] [5]

Accede para valorar

5 / 5 (1 votos)
Usuario  
Enviado por: LLORENÇ (3202 lecturas)

LOS SENTIDOS DE Marrakech Quizá todo empezó hace casi 100 años, cuando las caravanas comerciales que cruzaban el desierto, establecieron un punto  de descanso, a mitad de camino hacia los puertos del mediterráneo. Quizás, Marrakech, convertida por 3 veces en capital de su país, sea uno de esos lugares que con tan solo nombrarlo, nos transporta a una cascada de sensaciones.

Quizás todo siguió con un vuelo desde Barcelona, y con un alojamiento sacado de cualquier cuento de las 1001 noches. El Riad Aubrac, en pleno centro de la Medina, y a 5 minutos del centro neurálgico de la ciudad, es un establecimiento poco convencional, donde las habitaciones no tienen llave, y por todas las estancias se respira un aroma de incienso embriagador.

OLORES. Marrakech es una macedonia de olores. El humo de los puestos de comida ambulante, inundan cada milímetro del aire. Cuesta distinguir, y tampoco merece la pena  intentarlo demasiado, percibir los cientos de aromas que terminan impregnándose en la ropa. Si se quiere experimentar una fuerte emoción aromática, vale la pena acercarse a las curtidurías, donde las pieles son tratadas igual que hace siglos. Siempre habrá un voluntario que se ofrecerá a acompañarnos, a cambio de alguna pequeña propina. Las curtidurías, son una experiencia  aromática, repugnantemente única. Las pieles de oveja o de camello, son bañadas en una pequeña piscina con un agua mezclada con excrementos de paloma, y los operarios se dedican a impregnarlas con semejante tratamiento. Mención aparte merecen los tintes naturales que se emplean, y que ni siquiera las ramas de menta que le dan a uno al entrar, consiguen disfrazar el olor del lugar. A prueba de olfatos sensibles. Para terminar el recorrido por los curtidores, inebitablemente se acaba en una tienda de alfombras, donde tras el obsequio de un té, se iniciara la venta de un sinfín de alfombras de todos los colores y tamaños inimaginables.

Marrakech, es olor a azafrán, a comino, a especias. Marrakech es olor a sudor. Marrakech tiene el aroma de un té a la menta, de verduras en las aceras, de frutas en las calles…

SABORES. No se pasa hambre en Marrakech. Hay que tener amplitud de miras, y estómagos poco delicados. Si se quiere saborear el Marrakech autentico, se puede empezar a degustarlo en un puesto de comida nocturno en la Plaza Djemaa El Fna . Brochetas de diferentes carnes, verduras, pescados, frutas. Tan bien puestas, que parece que estén allí de adorno. No hay que pensar en cómo se cocinan, en cómo se preparan. Si el frio aprieta, siempre habrá un puesto donde un tazo de sopa caliente, hará reaccionar al cuerpo. Zumos de naranja natural, recién exprimidos por menos de medio euro. Tazones de caracoles con salsa picante, servidos a la manera marroquí. Tajines, el plato estrella de cualquier restaurante, calientes, copiosos…Marrakech es islámico. El alcohol cuesta de encontrar, dentro de La Medina, aunque si se quiere imitar a Alfred Hitchock, y “El hombre que sabía demasiado”, el restaurante Dar Essalam, nos ofrecerá una cerveza, una actuación, y mientras, nosotros, podremos intentar averiguar en qué mesa, se rodó parte de esta película. Marrakech sabe a carne, a fruta, a zumos de naranja, a pan…

Sigue leyendo :

Contrastes de Marrakech
El mejor supermercado
Preparados para la comida
Plaza Djemaa El Fna
Plaza Djemaa El Fna
Acrobatas
atardecer en la Plaza
Anochecer
Las mil y una lamparas
Riad Aubrac
Riad Aubrac
Riad Aubrac
Las calles de La Medina
Dentista
Calles de Marrakech
La plaza de dia...vacia
Calesas y La Kutubia
La Kutubia
Puertas de entrada o de salida
Entre las palmeras, la Kutubia
Las murallas
Gran Teatro Nacional
La Menara
La Menara
Avenida Mohamed VI
Calles de Marrakech
Calles de Marrakech
Esperando las calesas
Jardines de Majorelle
Jardines Majorelle
Jardines Majorelle
Jardines Majorelle
Homenaje a Ives Saint-Laurent
Entrada al jardin
Camellos entre palmeras
Palmeras entre camellos
La Kutubia al atardecer
Entre banderas
Restaurante Dar Essalam
Interior del restaurante
Bailarina
Bailarines
Especias
Curtidores
Raspando la piel
Curtidores
Bañando las pieles
Curtidurias
Curtidurias
Pon este relato en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe un relato sobre tu viaje.

Escribe un comentario

Para poder escribir un comentario tienes que estar identificado ¡entra!

Viajar por MarrakechViajes a Marrakech

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela