Estás en:» Inicio » Que ver » Sudamérica » Chile » Antofagasta » Una ciudad minera

Que ver en Antofagasta, Chile - Una ciudad minera

Opiniones sobre Una ciudad minera. Descubre la experiencia de nuestros usuarios en su viaje a Antofagasta. Si estás pensando irte de vacaciones a Antofagasta, encuentra la experiencia de nuestros viajeros, y comparte la tuya. Nuestro objetivo es que para ti, viajar a Antofagasta sea más interesante y barato.
Usuario  
Enviado por: entropia
ANTOFAGASTA La frase “donde el desierto termina en el mar” es la que más se escucha cuando alguien intenta explicar cómo es esta hermosa y fascinante ciudad. Antofagasta es una de las más bellas ciudades de Chile. Capital de la II Región del país, ocupa una amplia franja marina que, sumada a la presencia inmediata del desierto y la cordillera de la Costa, le aporta una belleza singular pocas veces vista en una gran urbe. Antofagasta cobija en su interior a casi 300 mil habitantes que se dedican a actividades comerciales, industriales y turísticas. Ubicada a 1.364 kilómetros al norte de Santiago de Chile y a 2.381 de la ciudad de Puerto Montt, posee uno de los puertos más importantes de la región del desierto, el que permite exportar al mundo el cobre proveniente de las minas de Chuquicamata y La Escondida. La imagen que la hizo famosa en el mundo es la de La Portada. Se trata de un hermoso arco de piedra natural que se encuentra dentro del océano y que la naturaleza se encargó de tallar de manera perfecta. Declarada “Monumento Natural”, hoy es visitada por miles de turistas que se acercan a tomar fotografías de su singular belleza. Las extensas y variadas playas son otro de los atractivos de la ciudad. Entre las más destacadas aparecen Juan López, la isla Santa María, Mejillones y el singular balneario Hornitos, un verdadero paraíso para el relax y el descanso. Todo esto bañado por las singulares aguas frías del Pacífico. Un rápido city tour nos permite recorrer el barrio histórico con el viejo puerto, la ex-aduana y la vieja gobernación, además de la estación del ferrocarril y los desgastados, pero aún en pie, muelles de madera. La plaza Colón, con su vieja torre del reloj y su quiosco de retreta, se lleva la mirada de todos los visitantes que se sientan para orientarse. Lo mismo pasa con el hito que marca el Trópico de Capricornio, que se encuentra en las afueras de la ciudad. La municipalidad, la iglesia catedral San José, el teatro municipal y la Casa de la Cultura rodean la plaza. Allí nace el paseo peatonal Arturo Pratt, que con sus malls es uno de los sitios más bellos de la ciudad. Al sur se encuentran las famosas ruinas de Huanchaca. Hoy, este lugar es admirado por turistas de todo el mundo. Su actividad minera la hace la ciudad de mayor despliegue en cuanto a habitantes como en construcciones edilicias o en cuanto a costos de hotelería, transporte, universidades. Es la ciudad más cara de Chile. La ruta que corre paralela al mar desde Antofagasta hasta Tocopilla es una de las más bellas que tiene Chile. Permite conocer cientos de caletas de pescadores con el mar de un lado y el desierto del otro. Resulta inolvidable a la hora en que se pone el sol.
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Usuario  
Enviado por: entropia
ANTOFAGASTA Llegar hasta allí significó una larga travesía. Cruzar el Paso de Jama. Tanta grandeza majestuosa y tanta soledad. Resulta increíble enterarse de que esta conjunción sea capaz de poseer tanta riqueza, la que por ahora otorga ingresos más que importantes a este país hermano y especialmente a esta región minera por excelencia. Atravesar el paso de Jama a bordo de un camión -gracias a la amabilidad de Aldo-, me permitió observar un sinnúmero de accidentes geográficos que de otra forma hubieran resultado desapercibidos. Los trastornos de la altura fueron mitigados por los tés de coca y pupusa que me suministraron en Susques, que queda a 3.675 metros sobre el nivel del mar. Luego, avistar el Salar de Olarz, el Volcán Licancabur, la Laguna Verde, las llamas ramoneando el pobre vegetal que tapiza el suelo. Llegar a San Pedro de Atacama, un pueblecito detenido en el tiempo y donde habita la famosa Miss Chile, momia de larga data. Seguir viaje hasta Calama y esperar que Samuel pasara por mí para hacerme recorrer Santa Elena, el deshabitado pueblo de Chacabuco y su triste historia reciente. Antofagasta es el desierto acariciando el mar. Un acontecer inimaginable, pero real. Antofagasta, sus amaneceres y atardeceres. Sus casas trepadas a los cerros, las más humildes y las más lujosas. Una tierra que desde remotos tiempos ha debido ganarle a los desafíos del desierto.
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Usuario  
Enviado por: entropia
ANTOFAGASTA Llegar hasta allí significó una larga travesía. Cruzar el Paso de Jama. Tanta grandeza majestuosa y tanta soledad. Resulta increíble enterarse de que esta conjunción sea capaz de poseer tanta riqueza, la que por ahora otorga ingresos más que importantes a este país hermano y especialmente a esta región minera por excelencia. Atravesar el paso de Jama a bordo de un camión -gracias a la amabilidad de Aldo-, me permitió observar un sinnúmero de accidentes geográficos que de otra forma hubieran resultado desapercibidos. Los trastornos de la altura fueron mitigados por los tés de coca y pupusa que me suministraron en Susques, que queda a 3.675 metros sobre el nivel del mar. Luego, avistar el Salar de Olarz, el Volcán Licancabur, la Laguna Verde, las llamas ramoneando el pobre vegetal que tapiza el suelo. Llegar a San Pedro de Atacama, un pueblecito detenido en el tiempo y donde habita la famosa Miss Chile, momia de larga data. Seguir viaje hasta Calama y esperar que Samuel pasara por mí para hacerme recorrer Santa Elena, el deshabitado pueblo de Chacabuco y su triste historia reciente. Antofagasta es el desierto acariciando el mar. Un acontecer inimaginable, pero real. Antofagasta, sus amaneceres y atardeceres. Sus casas trepadas a los cerros, las más humildes y las más lujosas. Una tierra que desde remotos tiempos ha debido ganarle a los desafíos del desierto.
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Usuario  
Enviado por: entropia
BARRIO SUR Al sur de la ciudad, rodeada de hermosos jardines, las residencias de la gente mas pudiente de la ciudad, asociada a la alta jerarquía minera. En gran cantidad profesionales o empleados jerarquizados de estas compañías. Un lugar donde poseer un jardín es toda una exquisitez, dado que el agua dulce es un bien altamente preciado y que el grueso de la población paga a altos precios. A excepción de estos habitantes que poseen piscinas y sueldos acordes para poder costearla. Otra contradicción de esta ciudad minera. El barrio sur es el de menor poder adquisitivo. Y la salida hacia Mejillones e Iquique.
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Usuario  
Enviado por: entropia
ATARDACERES EN ANTOFAGASTA Ver caer el sol sobre el Pacífico, resultará un momento imperceptible para algunos. Para mí es un momento de agonía melancólico. Es ese preciso instante donde un día mas de la vida pasa ante tus ojos.
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Usuario  
Enviado por: entropia
FEROCARRILES DE ANTOFAGASTAS 183 Esta forma de transporte se sigue usando en la actualidad y es la base de trasnporte de la industria minera. Se han remozado antiguos galpones, ubicados hoy en la zona céntrica de la ciudad. La Compañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta era una sociedad anónima, con domicilio societario en el puerto de Valparaíso. Sus accionistas fundadores eran la británica Gibbs & Cia y los chilenos Agustín Edwards Ossandón y Francisco Puelma. José Santos Ossa no participó en ella pues tenía otros planes de negocios mineros. Hacia 1878 su gerente era el británico George Hicks. Tenía un capital nominal de $ 2.500.000, dividido en 2.500 acciones de $ 1.000 pesos. Su principal accionista era el chileno Agustín Edwards con el 42,16% del capital accionario (1.054 acciones) Un sector qeu hoy queda casi en el casco céntrico de la ciudad ha sido rediseñado para quedar a corde al inusitado crecimiento de este sector de la ciudad.
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Usuario  
Enviado por: entropia
Playa Paraíso Rescatando espacio al mar para el espacimiento En Antofagasta preguntando un poco más sobre esta playa que se suma al ya tradicional “Balneario”: se trata de la “Paraíso”, playa artificial construida con fondos del plan Bicentenario, Municipales y del GORE de Antofagasta, y que fuera entregada en enero de 2006. En resumen, ha costado $5.400 millones de pesos para que la ciudad cuente con un servicio de este tipo sobre su rivera. Constituye una hermosa obra de ingeniería que transformó el sector denominado “El Carboncillo”, rellenando con rocas, dragando el fondo marino, retirando la arena contaminada e inyectando arena limpia en la playa, donde el Arqueólogo Ángel Durán (antofagastino neto y vecino desde niño del sector) solía jugar con sus amigos y visitar el antiguo emisario que desaguaba las alcantarillas de la ciudad. Hoy es un hermoso paraje para que todas lsa familias puedan disfrutar de un espacio de esparcimiento junto al mar.
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Una ciudad minera
Pon esta opinión en tu página web:
Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Imprimir Imprimir | ContactarContactar con el autor | Facebook Delicious Fresqui Google Menéame myspace Tecnorati Yahoo

¿Has estado aquí? Escribe una opinión sobre tu viaje o sube una fotografía.

Que ver en Antofagasta

Ocio en Antofagasta

Hoteles en Antofagasta

HERRAMIENTAS
para viajeros y bloggers
RSS
todas las novedades
NEWSLETTER
novedades en tu correo
DVIAG
nuestra revista digital
GUÍAS
nuestras guías
BLOG
Viajeros Mirayvuela